La afinidad militar de PP, Ciudadanos y PSOE ¿clave para el nuevo gobierno?

Jorge+Amado

Landahlauts

Fuente: Infodefensa

Si hacemos caso de lo que propone el medio de difusión de los intereses de la industria militar española, Infodefensa, el Documento con el que el PP quiere seducir a Ciudadanos y PSOE para que le ayuden a gobernar otra legislatura incorpora propuestas para fortalecer el polo militar y los intereses financieros del militarismo.

Llama, en primer lugar, la atención que este sea un punto del pacto que se propone cuando, en la opinión pública, el tema militar/militarista es silenciado, pasa desapercibido y parece que ni existe.

Sin embargo, que forme parte de los puntos de dicho pacto resulta, cuando menos, muy llamativo y algo esclarecedor.

Dice el pacto, según refiere Infodefensa, que hay que buscar un marco estable a la financiación del gasto militar a corto, medio y largo plazo, lo que traducido al idioma normalizado de la gente de a pié quiere decir que quieren garantizarse pasta y más pasta para ahora y para siempre en inversiones en militarismo.

Llama la atención la justificación que hace el PP; una justificación que, de no ser porque la consideran compartida, no realizarían, porque les saldrían de inmediato a contradecirla: «existe coincidencia con PSOE y Ciudadanos» al respecto, destacándose entre los aspectos de este consenso de piedra aspectos variopintos como:

1.- El intervencionismo en el que nos hemos embarcado con la argucia de las «misiones internacionales de paz»

2.- Asegurar el nivel de gasto y privilegios militares actuales en lo que llaman «necesidades de personal y movilidad de las FAS» (no se plantean, por ejemplo, que sobran militares a mansalva, o el despropósito de contar con 1´7 efectivos por cada mando, contra toda lógica.

3.- Realizar una nueva ley de seguridad nacional que nos imponga nuevos compromisos y cargas indelebles con el aparato de defensa y preparación de la guerra

4.- La manida «lucha contra el terrorismo», ahora reconvertida en nuevo discurso sobre el «enemigo» para justificar el militarismo brutal que padecemos y parece que se quiere reforzar

5.- Y mimar mucho más la industria militar con la retórica argumentación de ampliar la competitividad y eficacia de este «sector estratégico»

Más o menos la vieja idea de la casta de sacar adelante su programa de máximos en militarismo y de que la política de defensa es una política de estado que no admite variaciones ni críticas y que hay que resguardar y proteger incluso de las veleidades democráticas de una población «desinformada» y «poco comprometida con la defensa».

Total, que pretenden cerrar la posibilidad de todo debate acerca de qué  entendemos por seguridad (si seguridad militar o seguridad humana) o sobre qué queremos defender (si esos valores difusos y patrióticos que la casta pretende ser tan dignos de valor o cosas más mundanas como la calidad de la sanidad, la educación, el derecho a trabajo y otros logros sociales escatimados por estos «defensores» de pacotilla); pretenden impedir toda crítica a las puertas giratorias de la defensa o al gasto y deuda militar a la que nos han arrastrado estas políticas.

Y es que esta pretensión del PP, al parecer con la aquiescencia de Ciudadanos y PSOE, nos hurta la soberanía en materia de defensa, nos «sobrerepresenta» en función de una supuesta legitimidad que nadie les ha otorgado en esta materia y que ha servido para que los de arriba nos impongan, con sus políticas de lucro y de defensa de sus intereses exclusivos, nuestro empobrecimiento y dependencia de lo más nefasto del militarismo.

Quieren cerrar el debate, antes de que lo haya, porque no quieren debate ni cuestionamiento de sus malas políticas, sino resignación y miedo, como hasta ahora, para que puedan seguir haciendo lo que les venga en gana.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed