El coste de lo militar: en Turquía el golpe de Estado les cuesta 90.000 millones de €, por lo menos

Imagen de ippnw Deustchland

Fuente: Público.

Lo militar no suele ser criticado en nuestra sociedad. Se tiene como algo inherente, incuestionable, y por lo tanto, nadie repara en sus gastos.

Nos cuenta Público que el golpe de Estado les está costando a los turcos, por ahora, 90.000 millones de €.

La cifra es abrumadora pero, seguramente nos venga bien compararla con otras similares para poder hacernos una idea de cuál es su verdadero volumen:

  •  En su día (2011) se barajó que el rescate de Portugal costaría entre 60.000 y 80.000 millones de €, y que podría llegar a costar 90.000 millones de €.
  • También se barajó la cifra de 90.000 millones de € para el rescate de Irlanda.
  • El FMI estimaba que Grecia necesitaría 90.000 millones de € para su tercer rescate.
  • 90.000 millones de € es el dinero que Europa destina a ayuda al desarrollo.
  • El sector de la alimentación y bebidas fue el primer sector económico en España en 2014 al facturar 90.000 millones de €.
  • El sector tic y de contenidos audiovisuales alcanzó en España los 90.000 millones de € en 2015.

El destrozo bancario y político que sumió en la crisis a Portugal, Irlanda y Grecia tuvo miles de páginas en los periódicos, miles de horas en los noticiarios de las televisiones.  Sin embargo, un desastre similar en cuantía económica como el golpe de Estado de Turquía no va a sufrir las mismas valoraciones, ni casi nadie va a ponderar su impacto económico para los turcos, menos ahora que el contragolpe de Erdogán parece que lo ocupa todo (y no sabemos tampoco el coste que va a tener para los turcos).

Vamos por partes:

En aspecto militar es donde se han producido ese gran agujero económico:

«Si consideramos todos esos aviones de guerra, helicópteros, armas, bombas y edificios dañados, el coste es de 300.000 millones de liras (unos 100.000 millones de dólares) como mínimo, según nuestros cálculos iniciales»

Es decir, los 90.000 millones de €.

Pero, además, está claro que va a haber que asumir otros costes derivados del golpe y que afectarán a otros sectores de la economía:

se sumarán «varios costes a medio plazo» derivados, por ejemplo, de cancelaciones de encargos desde el exterior o de viajes de turistas, explicó el ministro, según el cual los golpistas «han creado una imagen de Turquía como si fuera del Tercer Mundo».

Reconoció asimismo que en el sector turístico se producirán cancelaciones por parte de los más de tres millones de funcionarios turcos a quienes el gobierno ha suspendido sus vacaciones anuales. Según el ministro, ya se ha registrado un millón de cancelaciones de reservas. La asonada y sus consecuencias es un golpe más para el turismo turco, debilitado ya por varios ataques terroristas y un boicot durante meses de Rusia a raíz del derribo de un caza ruso por parte de Turquía en noviembre pasado, levantado hace pocos días.

También en el mundo financiero los costes de lo militar son graves:

Por otro lado, Tüfenkci se congratuló de que a pesar de la tensa situación creada tras el golpe se pudo evitar cerrar bancos y bolsas, y aseguró que no hubo grandes fugas de capital extranjero. La agencia de calificación crediticia Standard and Poor’s (S&P) degradó no obstante, el pasado día 20, la solvencia de Turquía y la deuda a largo plazo del país, tanto en moneda local como extranjera, en un escalón, hasta dejarla en el bono basura o grado especulativo. La agencia ve riesgos para la futura capacidad de pago del país porque considera que a raíz del golpe se está polarizando el escenario político y deteriorando los equilibrios institucionales.

El golpismo es carísimo a los intereses de las sociedades, y no sólo en lo político, también en lo económico. Pero el golpismo es solo una cara del militarismo, una verdadera ruina social.

Una razón de más para prevenirnos de todo militarismo.

 

 

 

 

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed