El ayuntamiento de Zaragoza tiene que ofrecer datos de la realidad militar para poder debatir con datos

Imagen de Juanedc

Fuente: Heraldo.

La noticia es de finales de mayo de 2008, y deja bien a las claras que lo que para otros es un honor para nosotros es un deshonor:

El comandante militar de Zaragoza y Teruel, el general de división Juan Pinto, entregó ayer al alcalde de la capital aragonesa, Juan Alberto Belloch, el premio “General Palafox”, un galardón con el que se reconoce la “permanente colaboración y generosa e inestimable ayuda” de la institución con el Ejército español.

El general Pinto seguía recordando:

las “excelentes relaciones” que la guarnición de Zaragoza -integrada actualmente por más de 10.000 militares- mantiene desde hace más de dos siglos con los aragoneses, y reconoció que el Ayuntamiento ha acumulado “hechos sobrados” para recibir el primer premio “General Palafox”. Como ejemplo de esta colaboración, el general se refirió a la cesión de edificios e instalaciones municipales para actos militares o a las facilidades concedidas para la organización de eventos como la Carrera del Ebro. “Durante los últimos años, se han dado además muestras de afecto mutuo, como la concesión de la medalla de la ciudad al Regimiento de Caballería Numancia 9”, recordó el comandante militar.

Estas palabras fueron respondidas por Belloch de la siguiente forma:

Durante su discurso, el alcalde de Zaragoza reconoció que recibió la noticia de la concesión del galardón con “cierta sorpresa”. “En esta ciudad, la colaboración con las Fuerzas Armadas es espontánea y natural, y forma parte de la cotidianidad”, dijo. Para Juan Alberto Belloch, “es grato que te premien por hacer algo que para nosotros es un deber, porque las Fuerzas Armadas son una parte integrante de la realidad de la ciudad de Zaragoza”.

En fin, este era y es el PSOE, contentísimo y colaboradorcísimo con los militares.

7 años después, en la misma fuente encontramos una entrevista con el nuevo alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve:

Algunos militares mueren por la patria. Concejales y alcaldes es menos frecuente. ¿Por qué el Ayuntamiento de Zaragoza no estuvo representado en la Academia General Militar? ¿Son prejuicios de los lejanos tiempos cuando usted defendía a los insumisos? ¿Piensa que el Ejército no ha cambiado? (Pedro Velilla)

Desde el equipo de gobierno se decidió no participar en actos protocolarios, como ha sido la ya anunciada determinación de no acudir con invitaciones reservadas a los palcos de espectáculos deportivos y culturales. Entendemos que este tipo de actos alejan a los representantes de la ciudadanía. Sin embargo, esto no representa ningún obstáculo para que queramos mantener una relación cordial con cualquier institución, y con esta en concreto, por la que preguntas, Pedro. Desde luego que mantendremos esa cordial relación en el caso del Ejército o el Ministerio de Defensa ya que, además, nos facilita el poder solucionar temas que afectan a la ciudad, como la bolsa de viviendas, los ruidos que puedan causar los aviones, o el uso de determinadas instalaciones deportivas y recreativas. Gracias por tu interés, un saludo.

Santisteve, de buenas formas, ponía de relieve algunas de las cuestiones polémicas en la relación civiles-militares:

  • bolsa de viviendas,
  • ruidos de los aviones,
  • uso de instalaciones deportivas y recreativas.

Otro ciudadano comentaba:

Sectario. No va a la Academia porque se “aleja” del pueblo. Sabe cuantos Zaragozanos viven del Ejército?
No, no tiene ni idea, no se preocupe,  yo se lo digo, más de 30.000, de todas las clases sociales. Que no hay nada más democrático que la excelencia que sale de los centros militares de Aragón.

Al margen del tono de la contestación, si sumamos los 10.000 soldados de la guarnición de Zaragoza con estos 30.000 empleos que dice, sin dar datos de sus fuentes, el comentarista, sumarían una militarización de Zaragoza de 40.000 personas, un 5’7 %.

¿El que haya muchos militares en Zaragoza es positivo?  Seguro que muchos pensarán que sí, que ellos crean empleo indirecto, riqueza, porque consumen, etc.  Pero habría que hacerse esa pregunta con más rigor:  ¿el empleo que crean es de calidad, es ético, es el que se necesita?

¿Asumen los militares de Zaragoza un compromiso serio con la ciudadanía para hacerse cargo de los problemas que generan:  viviendas, ruidos, uso de instalaciones deportivas, … ?

O, acaso, externalizan todas estas molestias los militares y las han de pagar los ciudadanos zaragozanos.

Hay otro problema, muy grave, creado por el militarismo en Zaragoza.  Lo denunciábamos en noviembre pasado, poseen más de 350 millones de metros cuadrados de la superficie de Zaragoza (provincia), algo más de 1/3 de la provincia que, dicho sea de paso, está sometida a la idea de “interés para la defensa” y los usos de la misma “restringidos” y sometidos a autorización militar.

Además, estos datos sobre los bienes militares son imprecisos porque carecen de la ubicación exacta y del valor de mercado.  Así no podemos saber si los militares están actuando como especuladores o no.

Porque lo que sí que publicamos fue que hay 7 locales en venta, por parte de los militares, en Zaragoza y que su valor supera los 4’19 millones de €.

Pero no sólo es esto la parte de la realidad militar que hay que esclarecer.  También es importantísimo hablar de otros temas como el pago de impuestos y tasas, como remarcábamos en nuestro informe sobre Elecciones Municipales y Autonómicas y Militarismo.

LA NECESIDAD DE HABLAR DEL MILITARISMO EN ZARAGOZA CON DATOS.

Santiesteve tiene la oportunidad en su mano.  Puede conseguir que el debate se haga de una manera más objetiva y real, y también más útil para la ciudadanía

Tantos militares en Zaragoza y tanto terreno militar en Zaragoza nos hacen poder considerarles como si de un barrio más se tratase.

Y cuando se habla de un barrio se hace con datos en las manos, el ayuntamiento ofrece datos sobre la realidad, se estudia qué pros y qué contras tiene el barrio, cuáles son sus déficits, sus necesidades, se planifica cómo intervenir en ellos en un periodo de 4 años (una legislatura) y se someten los planes a información de los ciudadanos para que puedan alegar y proponer.

Quizá este sería uno de los primeros trabajos que podría realizar el consistorio de Zaragoza para poder ir teniendo un debate sobre lo militar basado en datos y no sólo en opiniones: hacer una radiografía sincera de la realidad militar en Zaragoza, de su magnitud, de sus dimensiones, de su impacto, de los beneficios y perjuicios que generan, de las oportunidades que abren a la vida de los zaragozanos y de las que cierran…  Es la primera necesidad si queremos tener un debate objetivo.

Si no se hace, todo seguirá igual y sólo se podrá hablar desde las opiniones, y los militares seguirán escondidos y disfrutando de sus privilegios ancestrales.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed