Ante el riesgo del Brexit, ¿mayor integración militar?

YOUR+VOTE+IS+WORTHLESS+%26+HISTORY+FORGOTTEN

Jeremy Segrott

Fuente: El País

Para la representante de la élite ultraliberal que, con diversas denominaciones más o menos manipuladoras, gobierna Europa en nombre del ideario liberal-socialdemócrata imperante, Federica Mogherini, la solución al desafío del brexit consiste en disciplinar a la Europa más conformistamente sumisa y corderil y conseguir, mediante el acuerdo de élites asumido como propio por los de abajo, una mayor integración militar de los socios de la UE.

Mogherini llega a su conclusión dando un tremendo salto argumental en el vacío lógico al partir de la idea de que

“Vivimos tiempos de crisis existencial, dentro de la UE y más allá. Nuestra Unión está bajo amenaza»

para concluir que entonces el remedio es integración militar.

Podría haber afirmado, con igual contundencia lógica, que el remedio es comer yogur, ver menos la tele o cagar duro. Todo vale y todo tiene la misma razonabilidad que lo explicado por la «alta representante» susodicha.

Para los intereses creados de la élite europea todo lleva a la misma conclusión: si todo va bien, se necesita militarismo. Si va mal, se necesita militarismo, que ni fu ni fa, militarismo al canto. Siempre militarismo como solución a todo.

Pero, frente a la mierda (con perdón, que hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre) de argumento, nosotros más bien decimos que la integración militar que predican los señores de la guerra es una mala integración, porque sus fines son la dominación y el mayor poder de los pocos, y sus consecuencias el esquilmamiento de los pueblos europeos para sostener la aventura militar que solo beneficia a unos cuantos, y la dominación exterior de un montón de pueblos a los que se entiende como botín y despojo de guerra.

De necesitarse en Europa una integración mayor, será la de los derechos, la de las aspiraciones compartidas de justicia social y de bienestar justo, la de los ideales y los valores, la de la causa de la paz, antagónica de la de la guerra y el azote del militarismo que ya padecimos con creces en el siglo XX por los predecesores de los chorizos de ahora.

Mogherini, Merkel, Hollande, Rajoy, … los otros halcones del cotarro: si la mayoríua de los europeos no se sienten atraídos por ese proyecto europeo que representa el planteamiento de los «europeístas», tal vez es porque os han visto el plumero. Porque ven en vuestro proyecto el mismo germen de racismo, de nacionalismo burdo, de militarismo prepotente y peligroso, de sumisión a un orden desquiciado, de horror vestido de oropel, que representáis y retroalimentáis sutilmente y porque esa Europa fortaleza sólo os vale a vosotros, a los instalados, y a los lacayos que vocean patrioterismo y guerras, pues su cabeza es tan incapaz de pensar la libertad de los pueblos como la vuestra.

La Europa cimentada en los ejércitos se llama militarismo. No sabemos si os suena. A nosotros mucho y muy feo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed