Programas electorales 2016: El programa del PSOE en Defensa

Pedro+S%C3%A1nchez+a+Burjassot.+Foto%3A+Jos%C3%A9+Soler+%28ACN%29.

La Veu del País Valencià

Fuente:  PSOE

El programa electoral del PSOE para estas nuevas elecciones de 2016 cuenta con 387 páginas de densa lectura, en las que aborda el tema de la defensa de una manera inespecífica (seguridad ciudadana vinculada al terrorismo yihadista, apoyo al sector militar-industrial) y específica (relativa tanto a los ejércitos como a la política exterior).

1) Medidas inespecíficas relacionadas con la seguridad y defensa

a) Terrorismo yihadista.

Aborda esta materia dentro del capítulo de «seguridad» y propone (pág 114) diversas medidas:

  • Incrementar los efectivos dedicados a la lucha contra el terrorismo yihadista.
  • Reorientar la estrategia contra el terrorismo para hacer frente al terrorismo internacional y a las formas más violentas.
  • Restablecer el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), unificándolo con el Plan de Protección y Prevención antiterrorista.
  • Restablecer instrumentos jurídicos, policiales, educativos y sociales capaces de prevenir la actuación delictiva y combatirla con eficacia para proteger a la ciudadanía y preservar la tranquilidad social.
Aunque el abordaje no es, como se ve, específicamente militar, lo cierto es que el enfoque general forma parte de la estrategia de seguridad nacional y cuenta con aparataje de la política de defensa.
b) Política de apoyo al sector militar-industrial
Posteriormente, dentro del bloque económico del programa del PSOE, titulado»UNA ECONOMÍA AL SERVICIO DEL BIENESTAR DE LA CIUDADANIA» aborda de nuevo y de forma inespecífica otro de los componentes de la política de defensa. La consolidación de un sector militar-industrial potente y altamente exportador.
Para ello, con el fin de conseguir «una economía 4.0 más productiva» plantea la necesidad de impulsar muy decididamente las políticas de I+D+i y un potente sector económico e industrial basado en la I+D+i (pág 157). Este sector se pretende que cuente con un importante impulso público en materia de estímulos, subvenciones, normativa y apoyos fiscales.
Después de esta especie de gran frontispicio de intenciones, aborda directamente las medidas encaminadas a la potenciación de un complejo militar-industiral potente. Concretamente lo desarrolla en el apartado dedicado a los «sectores» vertebradores de la nueva economía «4.0» y lo designa con el título «4.6 Industria aeroespacial, Naval y de Defensa» que desarrolla en las páginas  224 a 226.
El PSOE parte de la idea de que la industria militar puede ser uno de los nuevos escenarios industriualizadores de España y un tirón para la economía. Lo afirman con rotundidad:
La industria de defensa y seguridad es un sector de alta tecnologíacon incorporación masiva de  componentes digitales que puede servir de referencia en el proceso de reindustrialización.
El apoyo a ese sector y a su adaptación a la nueva situación es una cuestión relevante tanto por lo que se refiere a  la  Política de Seguridad y la Defensa como al desarrollo general del país
y
En el contexto de los procesos de integración de la industria europea de la defensa España debe proteger sus activos industriales y tecnológicos en ambos sectores dado el impacto que estos tienen en las capacidades militares necesarias para nuestra seguridad, en la generación de empleo directo e indirecto de alta cualificación en amplias zonas  de Andalucía, Galicia, Murcia, Castilla la Mancha o Madrid, así como en la actividad  económica de numerosas PYMEs con alto valor tecnológico.
Y para conseguir este fortalecimiento de la idea de un polo militar-industrial «motor» de la economía, desarrollan tres ejes de medidas:
  • Racionalizar los recursos públicos destinados a defensa para optimizar las inversiones y los recursos ya dispuestos.
  • Desarrollar el polo militar industrial ansiado por el PP y el PSOE (en realidad lo dicen con más verborrea: » desarrollar una base industrial capaz de satisfacer de
    modo autónomo las necesidades esenciales de la defensa y la seguridad»).
  • Elaborar un plan industrial que fortaleza al sector e incluya diversas medidas destinadas a privilegiar esta industria y enfocarla a la «competitividad internacional» (venta de armas) que se detallan en el programa (pags. 225 y 226).

2) Medidas específicas: El papel de los ejércitos y la visión del mundo.

Son  dos los aspectos que abordan la política de defensa y seguridad de forma específica. El primero relativo a la política de «paz» y el papel de España en el mundo, y el segundo relativo a la política de defensa y los ejércitos que se desea tener.

a) La visión de España en el Mundo.

El PSOE propone, en primer lugar, que España adquiera un compromiso en la paz y estabilidad internacional y la gobernanza de un mundo conflictuado, promoviendo un impulso a la política exterior tanto en defensa de los intereses de los españoles (específicamente habla de sus empresas y del conjunto de la sociedad civil) como de la sostenibilidad y los derechos humanos.

Se fijan como meta conseguir una política exterior guiada por seis grandes objetivos:

• la construcción de la paz y la seguridad;
• la defensa de los derechos humanos;
• la lucha contra la pobreza y la desigualdad;
• la creación de un sistema económico justo y sostenible, enfatizando la lucha internacional contra la corrupción, el blanqueo,
la evasión y los paraísos fiscales;
• la preservación del medio ambiente;
• el avance de los intereses de España como Estado plural y de su ciudadanía.
Se plantean una serie de desafíos que coinciden con los que ya se planteaban en el anterior programa electoral, como gran parte de esta primera visión general.
Para llevar adelante esta política proponen (pgs. 350 y 351) las tradicionales apuestas por reformar el Consejo de seguridad de la ONU, apoyar las labores de desarme (convencional y nuclear) y las iniciativas contra la proliferación de armas y contra la guerra de Naciones Unidas, así como impulsar la progresiva sustitución del concepto de seguridad militar por el de seguridad humana, el diálogo con Rusia y el diálogo multicultural, la lucha contra la pobreza, etc.
Detrás de esta gran panoplia de buenos deseos, se sitúa la idea de paz y seguridad que quiere promover el PSOE: una idea más cercana a la seguridad humana y al acuerdo entre los estados
Más tarde, a partir de la página 348 del programa, será donde nos vamos a olvidar de los grandes ideales que plagan el texto para centrarnos en las medidas concretas que lo aterrizan y que tienen que ver con dar a Europa un «liderazgo» (incluso militar) en la gobernanza mundial y crar un ejército europeo que consagre la cara militar de la Unión:
b) Promover un ejército europeo
Dice en concreto
La Unión Europea debe dar pasos efectivos para ser, también, una Alianza defensiva, para poder dar una respuesta inmediata en caso de amenazas o agresiones a la integridad territorial de los Estados Miembros. El objetivo es, a medio plazo, caminar  hacia unas Fuerzas Armadas Europeas, capaces de garantizar, por sí mismas, la seguridad colectiva de la Unión Europea y de sus Estados Miembros.
y
Una defensa común eficaz refuerza el pilar europeo de la OTAN  al tiempo que mejora la capacidad de la Unión Europea de actuar de forma autónoma
Este objetivo comprende varias medidas (paginas 351 y 352) que se encaminan a una verdadera remilitarización de la política de la UE:
    • Desarrollar una Politica Común de Seguridad y Defensa europea que vaya caminando hacia un ejército europeo.
    • Activar la cooperación estructurada permanente del Tratado de la Unión (un mecanismo de refuerzo de la cooperación militar de los países de la UE que lo deseen)
    • Que la UE se convierta en proveedor principal de seguridad de su vecindad
    • Que la UE forme parte como tal de la estructura de  mando de la OTAN
    • Actualizar la estrategia de seguridad de la UE
    • Constituir un Cuartel General de Operaciones europeo con capacidad de planear y dirigir  operaciones civiles y militares.
    • Impulsar el uso compartido de recursos militares de los países de la UE
    • Crear un «centro de excelencia de seguridad«
    • Fortalecer la Agencia Europea de Defensa  y ampliar sus medios y objetivos
    • Revisar el reparto de costes que recargan a los países de la UE más comprometidos con las operaciones militares (que paguen menos).

c) El ejército español.

Los socialistas quieren unas fuerzas armadas bien dotadas y que jueguen en la primera división militar. Lo dicen a su modo (pág 349):

Los y las socialistas queremos unas Fuerzas Armadas con  los recursos humanos y materiales suficientes para desarrollar sus operaciones y cooperar con nuestros socios y aliados
Pretenden además que sean proporcionadas a las capacidades económicas del país, transparentes en su gestión y actuación, cercanas a la sociedad y profesionales cien por cien.
En lineas generales no se desvían de lo que tradicionalmente han venido diciendo respecto al modelo de ejército que conocemos y han contribuido a consolidar, aunque se han olvidado en este catálogo de parabienes de añadir el tremendo intervencionismo que forma parte del enfoque de dichas fuerzas armadas y de toda la problemática referida a las puertas giratorias de la política de defensa y de la endémica corrupción y despilfarro de la que con cierta asiduidad se hace eco la prensa.
Para conseguir este ejército profesional y bien dotado proponen (pág 352 y 353) varias medidas de refuerzo del militarismo:
  • Un plan de reestructuración de la defensa para fijar las capacidades que se requieren hasta 2025 (cuadros de mando, efectivos, personal civil, reservistas).
  • Desarrollar la promoción interna de los militares de carrera.
  • Dotar a los soldados de tropa y marinería de una carrera militar completa
  • Modificar el régimen disciplinario para someterlo al garantismo legal.
  • Aprobar una ley de Programación presupuestaria plurianual de la defensa que consagre la exagerada compra de armas que ahora se hace de tapadillo
  • Un sistema de reinserción laboral para los soldados que terminan el contrato con las fuerzas armadas.
  • Desarrollar la industria militar española
  • Fomentar la cultura de la defensa, haciendo acuerdos de colaboración con el mundo de la cultura, la educación y la sociedad civil.
  • Potenciar el papel de la mujer en las FAS
  • Facilitar la conciliación de la vida familiar y personal de los militares
  • Reformar la jurisdicción militar
  • Velar por el cumplimiento de los acuerdos internacionales de venta de armas.

3 Lo que no dice el programa:

Asombrosamente el programa del PSOE no aborda grandes problemas de la política de defensa, como por ejemplo si pretenden aumentar o no el gasto militar,  las puertas giratorias, el gasto militar oculto, la enorme deuda militar o el despilfarro. Nada de las bases o del escudo antimisiles de EEUU.

 

4) Lo que decía el PSOE en las primeras elecciones de 2016.

En lineas generales la propuesta del PSOE es muy similar a la que presentaron hace unos meses.

SI en algo podemos observar cambios es en el mayor y más especificado impulso al polo militar industrial español y al ejército europeo como objetivo a conseguir a medio plazo.

En resumen, parece que los atisbos dubitativos del PSOE que parecía irse desprendiendo, al menos en parte, de su sector más promilitarista, y apuntando por control público, transparencia y moderación de lo militar, después del actual programa y de las recientes afirmaciones en pro del aumento del gasto militar por parte del ministrable Borell, quedan despejados: Parece que los halcones y los partidarios de las puertas giratorias han ganado de nuevo la partida.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed