Programa electoral 2016 del PP sobre Defensa

Imagen de European People´s Party

Fuente:  Programa Electoral del Partido Popular.

Esta vez el Partido Popular si se ha trabajado su programa electoral.  Son 223 páginas.

El PP concreta y desarrolla bastante las líneas generales de Defensa para el periodo 2016-2020.

Pero el Partido Popular es el Partido Popular y lo hace todo a su manera.  Se olvida de caracterizar cuáles han sido las dificultades que hemos atravesado en materia de Defensa:

  • Puertas giratorias,
  • Nula participación parlamentaria y social en la definición de la política de Defensa,
  • Descontrol en el gasto militar
  • Descontrol de la deuda militar
  • Despilfarro
  • Ocultamiento de la mayor parte del gasto militar, más de 25.000 millones de €
  • Necesidad de una auditoría independiente,
  • Intervencionismo,
  • Seguidismo de la política militarista de EE.UU. y la OTAN.
  • Etc.

Tiene unas 39  medidas sobre el tema de Defensa:

Un primer grupo de medidas viene encabezada por la siguiente sentencia optimista y triunfadora:

España es hoy uno de los países más seguros del mundo.  Queremos consolidad esta posición que garantiza la libertad y el bienestar de los ciudadanos.

Aquí se aúnan propuestas que tienen que ver con lo militar, pero también con la función específica de la policía y con la de la Guardia Civil, que entremezcla lo militar y lo civil.  Ponemos (respetando el numeral de las propuestas del PP, las medidas que tienen que ver más con la política de Defensa):

1.-  El compromiso del Partido Popular es firme para que el terrorismo y quienes lo apoyan no consigan nunca la impunidad.

2.-  Impulsaremos un programa específico para potenciar el personal y los medios tecnológicos de los Servicios de Información de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, priorizando el desarrollo del I+D en nuevas tecnologías al servicio de la lucha contra el terrorismo.

3.-  Impulsaremos el pleno desarrollo de la estrategia de prevención de la radicalización, trabajando tanto a nivel nacional como internacional, en los diferentes ámbitos priorizando el área formativa-educativa y la sensibilización social, así como en el sistema penitenciario.

4.-  Incrementaremos los recursos policiales destinados a seguir mejorando los niveles de seguridad en nuestras calles, mediante la reorganización de las plantillas de la Policía Nacional y la Guardia Civil y el aumento de sus efectivos. Destinaremos a este fin al menos en 3.000 efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil, actualmente ocupados en labores burocráticas y de custodia estática de edificios institucionales

5.-  Desarrollaremos un plan de modernización y adecuación de la red de infraestructuras de seguridad del Estado en los próximos cuatro años, para elevar la calidad de las instalaciones en donde Policías Nacionales y Guardias Civiles trabajan, cada día, al servicio de todos los españoles. En todas las actuaciones se pondrá especial atención a los criterios de eficiencia energética y de accesibilidad.

6.-  Intensificaremos las campañas de información al ciudadano en materia de seguridad, al tiempo que incrementaremos la prevención y optimizaremos los tiempos de respuesta policial.

7.-  Continuaremos la tarea emprendida durante esta legislatura para mejorar la seguridad en el ámbito rural y en las explotaciones agrícolas y ganaderas.

8.-  Acercaremos aún más la figura de los Policías y Guardias Civiles a las personas mayores, con el propósito de detectar situaciones de vulnerabilidad y actuar, en su caso, en auxilio de las personas que pudiesen encontrarse en esa situación. Para ello, intensificaremos la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con los agentes sociales y sanitarios que se hallen el entorno más próximo de cada persona mayor.

9.-  Promoveremos una cultura integral de ciberseguridad, orientada especialmente a proteger a los colectivos más vulnerables en el ámbito digital, frente a prácticas como el ciberacoso y el “grooming” – en el caso de los menores–. Para este fin, reforzaremos los planes de prevención, tanto en los entornos físicos como en el ámbito digital. Asimismo, reforzaremos las unidades operativas especializadas de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

11.-  En la lucha contra la delincuencia organizada, potenciaremos las Unidades dedicadas a su combate y, de manera especial, seguiremos fomentando la investigación de los delitos de corrupción para exterminar esta práctica de nuestra democracia.

 

Luego hay otro apartado que se llama:  Seguridad Nacional:  un proyecto compartido por todos y para todos.

En este apartado tienen cabida 10 medidas, las clásicas de Defensa Nacional, eso sí, sin definir concretamente cuáles son los riesgos y las amenazas a las que nos tenemos que enfrentar, con lo cual consiguen poder decir cualquier cosa que les apetezca sin poder ser juzgada su coherencia.

Comienzan a hablar de Seguridad Marítima y siguen potenciando el tema de la ciberseguridad.  Proponen seguir avanzado por la vía del recién creado Consejo de Seguridad Nacional y en el desarrollo de la Ley de Seguridad Nacional, a la que consideran hito histórico.

Proponen constituir una Comisión mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional y, más novedoso, proponen crear una Conferencia Sectorial de Seguridad Nacional para que las Autonomías contribuyan a la Defensa.

Como siempre, acaban hablando de cultura de Seguridad Nacional cercana al ciudadano, para lograr su implicación activa como requisito indispensable para el disfrute de la libertad, los derechos, la Justicia, el bienestar y el progreso.  Fina manera de decirnos que la Defensa es previa a la justicia, la libertad y los derechos, es decir, que lo militar es prioritario.

21.-  Continuaremos trabajando en una respuesta eficaz a los diferentes riesgos y amenazas de carácter transversal, y muchas veces de naturaleza transnacional, que pueden poner en riesgo los derechos y libertades de los ciudadanos o socavar las bases de nuestro Estado.

22.-  En esta legislatura se han dado pasos decisivos al dotar a España de un Consejo de Seguridad Nacional que asegura una aproximación integral a los retos globales. Avanzaremos en esta línea con el Consejero de Seguridad Nacional, una autoridad dependiente directamente del Presidente del Gobierno y encargada de reforzar la coordinación para ofrecer mejores respuestas a estos desafíos.

23.-  En el terreno de la Seguridad Marítima, seguiremos desarrollando estructuras que faciliten la integración, coordinación y cooperación de todos los actores implicados y lleven a un uso eficaz y eficiente de los recursos.

24.-  El ciberespacio es un nuevo ámbito de relación fácilmente accesible y escasamente regulado. Los ciberataques son cada vez más numerosos y afectan al ciudadano y a las instituciones públicas y privadas. Implantaremos un modelo de gobernanza de la ciberseguridad para todos, que se adecúe a las características de este medio. Seguiremos ampliando nuestra legislación con la tipificación de nuevos delitos que empiezan a aparecer en el ciberespacio.

25.-  Es preciso reforzar las actuales estructuras compartimentadas en diversos ámbitos ministeriales y organismos especializados, tanto desde un plano político-estratégico como operativo, para ofrecer mejores soluciones.

26.-  La Autoridad Nacional de Ciberseguridad, que dependerá del Consejero de Seguridad Nacional, será responsable de aunar eficacia y eficiencia en la actuación del Gobierno. Esta Autoridad Nacional de Ciberseguridad contará con una potente estructura de apoyo, el Centro Nacional de Ciberseguridad.

27.-  Desarrollaremos la Ley de Seguridad Nacional. Su aprobación ha sido un hito normativo en la historia democrática de España y su desarrollo será una de nuestras prioridades.

28.-  Constituiremos una Comisión Mixta Congreso-Senado de la Seguridad Nacional, como fruto de la convicción del Gobierno de obtener el máximo respaldo y debate parlamentario sobre sus actuaciones en el marco de la política de Seguridad Nacional.

29.-  Crearemos la Conferencia Sectorial para asuntos de la Seguridad Nacional que, materializando el principio de cooperación, contribuirá a transmitir a todas y cada una de las Comunidades Autónomas que la Seguridad Nacional es un proyecto compartido por el conjunto del Estado y, especialmente, por las Administraciones Autonómicas.

30.-  Contribuiremos a consolidar una cultura de Seguridad Nacional cercana al ciudadano, que favorezca la implicación activa de la sociedad en general en la preservación de la Seguridad Nacional como requisito indispensable para el disfrute de la libertad, los derechos, la Justicia, el bienestar y el progreso.

A continuación hay otro epígrafe general que se llama:  Defensa:  más seguridad, mayor libertad.

Aquí se suman 18 medidas que concretan las políticas que desarrollaría el Ministerio de Defensa: aumentar más el gasto militar para llegar al 2 % que propone la OTAN para sus estados miembros (aunque esta situación es mentira porque España gasta el 2’7 % de su PIB en Defensa) y en la política intervencionista.

Luego vienen unas propuestas dedicadas a favorecer la vida de los militares:  política de movilidad, protección a familias de militares, formación, ascenso, sanidad militar, apoyo a la discapacidad, fomento del reservista voluntario, fomento de la igualdad entre hombres y mujeres.  Se desarrollará el régimen de disciplina y un nuevo Código Penal Militar.

Por otro lado, como en todas las campañas electorales, proponen reformar y racionalizar las estructuras del Ministerio de Defensa para ser más eficaces.

Como siempre, las dos muletillas finales tienen su sitio:  se habla de la ciberdefensa y de la cultura de Defensa.  Ambas se potenciarán.

Al final, hay tres propuestas para la política de industria de Defensa:  fomentar la planificación, realizar la primera Estrategia Tecnológica de Defensa y también realizar la primera Estrategia Industrial de Defensa.

31.-  Continuaremos en la senda de convergencia con los objetivos presupuestarios definidos para todos los miembros de la Alianza Atlántica en la Cumbre de Newport (Gales) de 2014. Para ello, trabajaremos en el diseño, implantación y ejecución de un marco financiero estable para la Defensa a medio y largo plazo, con los acuerdos políticos imprescindibles que permitan el incremento progresivo de la inversión en Defensa en un entorno presupuestario realista.

32.-  Mantendremos el firme compromiso de España con socios y aliados, mediante nuestra participación activa y decisoria en las organizaciones internacionales de seguridad y defensa de las que somos miembros, y la aportación a las misiones internacionales que se acuerden, según lo dispuesto en la Ley de Defensa Nacional.

33.-  La política de Personal volverá a ocupar un lugar central en nuestra política de Defensa, ya que el mejor activo con el que contamos son los casi 120000 hombres y mujeres que forman las Fuerzas Armadas. Así, en primer lugar aprobaremos una nueva Ley de Movilidad, para atender las especiales circunstancias y necesidades que se generan en el entorno del militar y de su familia a consecuencia de la permanente disponibilidad y los cambios de destino inherentes a la profesión.

34.-  Continuaremos con la aplicación de las medidas de apoyo y protección a las familias, especialmente para permitir la conciliación, y reforzaremos los acuerdos y convenios con Comunidades Autónomas para simplificar la obtención de plazas en colegios, así como con los centros infantiles cuando no estén disponibles los propios de la Defensa.

35.-  Garantizaremos las posibilidades de acceso y formación que refuercen la calidad profesional de los miembros de las Fuerzas Armadas, así como el progreso en una carrera plena y fructífera. Lo haremos asegurando la reposición necesaria de efectivos para dar cumplimiento a la planificación operativa del JEMAD con vistas al año 2025, mientras potenciamos el aprovechamiento de las capacidades militares en el sector público y privado mediante la implementación del plan SAPROMIL creado durante esta Legislatura.

36.-  Analizaremos los planes de estudio, y su adecuación, permitiendo la convalidación de créditos en los procesos de promoción, desarrollaremos las segundas especialidades de carrera profesional, lo que permitirá el mejor diseño de trayectorias profesionales, perfeccionaremos los procesos de evaluación para el ascenso y fortaleceremos los mecanismos que faciliten la promoción interna entre cuerpos y escalas.

37.-  Consolidaremos y ejecutaremos el plan de acción de la Sanidad Militar, para garantizar el mantenimiento de esas capacidades.

38.-  Aplicaremos con la mayor diligencia el Plan Integral de apoyo a la Discapacidad, completando así las posibilidades de inserción y recuperación de nuestro personal.

39.-  Haremos del reservista voluntario un recurso altamente útil para las Fuerzas Armadas; para ello mejoraremos los perfiles profesionales y los destinos, así como su gestión y los procedimientos de activación.

40.-  En materia de igualdad entre hombres y mujeres en las Fuerzas Armadas, seguiremos potenciando el acceso y las condiciones de trabajo de la mujer en las FAS e implementaremos el Protocolo contra el acoso sexual y por razón de sexo. De esta forma, seguiremos exportando, mediante la cooperación y el intercambio de “buenas prácticas”, el modelo español de incorporación e integración de la mujer en las Fuerzas Armadas Españolas, pionero y ejemplo en las organizaciones internacionales, así como la cultura de tolerancia cero con respecto al acoso sexual y por razón de sexo.

41.-  Se desarrollará la Ley de Régimen Disciplinario de las FAS, así como se completará el de la Ley de carrera militar, modificando los Reglamentos de Especialidades Fundamentales; de Evaluaciones y sus normas subsiguientes; así como el de Destinos y de Ingreso y promoción para dar cumplimiento a las medidas para facilitar la promoción profesional.

42.-  Desarrollaremos también el nuevo Código Penal Militar, entre otras medidas mediante las subsiguientes reformas de la Ley Orgánica Procesal Militar y de la LO de Competencia y Organización de la Jurisdicción Militar, aplicando así las decisiones adoptadas de refuerzo de la independencia de los jueces y para el óptimo funcionamiento de la jurisdicción.

43.-  Consolidaremos las reformas en las estructuras del Ministerio y de las Fuerzas Armadas, para lo que facilitaremos la consecución de la capacidad operativa final de los mandos del Estado Mayor de la Defensa y del resto de los sistemas. Completaremos las dotaciones que permitan la mayor capacidad de gestión de la Secretaría de Estado de Defensa, y continuaremos con el impulso en la racionalización, mantenimiento y modernización de las infraestructuras y equipos de la Defensa.

44.-  Reforzaremos las nuevas estructuras de Ciberdefensa, dotando tan importante campo de suficientes medios y capital humano. Al mismo tiempo, estableceremos convenios con administraciones y centros educativos que puedan aportar talento y valor añadido.

45.-  Potenciaremos la Cultura de Defensa con objeto de que los ciudadanos estén informados de los asuntos relacionados con la Defensa Nacional, así como para dar a conocer las actividades de las Fuerzas Armadas.

46.-  En cuanto a la política Industrial, continuaremos fortaleciendo el modelo de planificación, desarrollo, supervisión y ejecución de la política del Departamento, siguiendo el camino para que España tenga una Agencia de adquisición, gestión y control equiparable a otros países de nuestro entorno.

47.-  Desarrollaremos la Estrategia Tecnológica de la Defensa (ETID), que tiene como objetivo establecer las prioridades tecnológicas para los próximos años, alineadas con las capacidades esenciales identificadas y con las necesidades planteadas por el JEMAD en el Objetivo de capacidad militar.

48.-  Realizaremos la primera Estrategia Industrial de la Defensa en nuestro país, para que el sector industrial esté perfectamente coordinado con los intereses de la Defensa nacional en una época en la que afrontará múltiples desafíos, así como procesos de consolidación en torno a la Industria de Defensa Europea.

Por último, hemos de decir que hay otra propuesta «descolocada» en lo que concierne a política de Defensa, en concreto diciendo que se potenciará, entre otras (lo que en el PP equivale a decir, sobre todo) la innovación en Defensa y:

Seremos especialmente activos en los sectores con mayor potencial innovador, donde España cuenta con grandes oportunidades. Prestaremos especial atención a la automoción, la biotecnología, la agroalimentación, las tecnologías de la salud, las TIC y los contenidos digitales, la química, los sectores relacionados con la energía y la protección medioambiental, las industrias culturales, el sector naval, aeroespacial y de defensa, y la máquina-herramienta.

Como se ve, el PP ha concretado sus propuestas, con este programa queda claramente definido el grueso de su política de Defensa, que, por otra parte, será similar a la que actualmente sufrimos.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed