Contra el polígono de tiro de Bardenas Reales

 

 

Marcha Bardenas 2016

Fuente: Diario de Navarra

Será el próximo 5 de junio cuando tenga lugar la tradicional marcha contra el campo de tiro de Bardenas Reales; una reivindicación histórica y que agrupa a gran parte de los colectivos sociales y políticos de Navarra y Aragón desde hace 29 años.

Los compañeros de Bardenas Ya, con quienes venimos trabajando desde hace un par de años en la lucha contra este polígono, además de su apoyo a la citada marcha (a pesar de la extrañeza que nos causa el comprobar que no aparecen entre los apoyos del cartel de la misma), promoverán el mismo día una asamblea abierta en el Yugo titulada ‘Caminando hacia el referéndum 2018. Bardenas sin militares‘ en la que se planteará una consulta popular sobre la presencia del polígono militar antes de 2018. Una iniciativa más a sumar a las cada vez más plurales y desbordantes iniciativas contra el militarismo en las riberas del Ebro.

Aplaudimos todas las iniciativas que se promueven desde distintos lugares, sensibilidades y posiciones ideológicas contra el campo militar de Bardenas, desde donde ejércitos de todo pelaje se entrenan para las diversas guerras y el incremento del militarismo a escala global. No es admisible que ejércitos de diversos países «aliados» y de la OTAN, empeñados en la constante preparación de la guerra, utilicen el territorio de pueblos amantes de la paz para sus desmanes.

Y nos parece más oportuno que nunca promover la lucha por la soberanía del territorio de Bardenas entre los vecinos de las riberas del Ebro y en favor de presionar para que sean los propios vecinos quienes decidan si quieren tener o no una base de entrenamiento militar en su territorio, sea o no el referendum un mecanismo previsto en los acuerdos poco transparentes entre el ejército y la «junta de Bardenas», dos instituciones que no se caracterizan ni por su representatividad, ni por su democracia interna, ni por la defensa de lo que a la gente le interesa defender.

Bardenas es el ejemplo de una lucha social contra el militarismo que hay que extender a otros lugares regentados o usados de forma peligrosa por los ejércitos de todo el mundo. No en vano, el ejército español es el segundo terrateniente del Estado, algo que no tiene ni pies ni cabeza.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed