Esperando al «Godot» militar.

le+sapeur+de+saint+etienne

Por Guilhem Vellut

Fuente: ABC

Nos ilustra el rancio ABC con su enternecedora nostalgia bélica respecto de las excelentes relaciones fraternales entre el militarismo francés (uno de los más agresivos del planeta) y el carpetovetónico (que no le va a la zaga en «furia»).

España, nos proclama ABC, es el principal socio militar de los franceses en sus aventuras neocoloniales de media estopa. Y la cooperación y el entendimiento en estos menesteres, al parecer, se puede incrementar más aún, pues los franceses están, como quien dice, «esperando a Godot», que vendrá en forma de gobierno promilitar, gobierne quien gobierne, tras el arreglo del gallinero donde los principales gallos del corral ya han cacareado tanto, aunque sin ponerse aún de acuerdo por un tiquismiquis tragicómico y aburrido que obviamos comentar.

Ahora, como quien dice en el precalentamiento del ardor guerrero que vendrá dentro de poco, las tropas francesas y españolas se entrenan conjuntamente a doce millas náuticas de la Bahía de Cádiz (¿estará algún alcalde suplicando que vayan a sus bares para dar trabajo los chicos de la tropa?) y se preparan para lo peor. El ABC nos explica sin rubor ni pudor que

Entrenan y prueban las reacciones de los pilotos españoles y de la dotación francesa ante una posible misión conjunta. Nunca hay que descartarla, dada la inestabilidad de un área de interés común como es el Sahel y el propio Mediterráneo, donde la situación en Libia mantiene en vilo a los países sureños de la UE

Y ya se ve, que de aquí a poco tal vez tengamos guerra en ciernes y, como quien no quiere la cosa, ya la vienen preparando para cuando el que mande nominalmente tenga a bien apretar el botón.

La guerra que entrenan tal vez se extienda más y más y contemple todo el Sahel, donde los intereses, no siempre santos y muchas veces muy lucrativos para unos pocos, tal vez aconsejen un incremento de la pasión bélica. Dice ABC que

 la relación militar hispano-francesa atraviesa por su momento de mayor entendimiento con «señales» que hacen prever que se pueda profundizar mucho más. Sobre todo, una vez que París pueda dirigirse a un Gobierno que no esté en funciones tras las próximas elecciones del 26-J.

Y, por si fuera poco, recogiendo las palabras de un diplomático galo,

Esperemos que esta vez se pueda formar un Gobierno tras las nuevas elecciones, y podamos abordar asuntos de interés común en el plano de la seguridad y la cooperación militar. Esperando a Godot. Así nos encontramos

Tal vez Godot, como quien dice, no llegue nunca, pero por si acaso deberían aclararnos los partidos que se avienen a debatir en la nueva campaña electoral qué piensan hacer al respecto. ¿será posible que nos expliquen si van a incrementar el militarismo que pide Francia o si van a renunciar al aventurerismo intervencionista y depredador que maneja accidente?¿Dira alguien qué piensa hacer con el intervencionismo de un ejécito que desde que entró en «democracia» ya ha intervenido en más de 100 operaciones en el exterior?

Sería lo suyo, pero el cálculo de los votos, la suma de las cuentas y los cuentos con que se manejan tal vez nos dejen como estábamos y, en este como en todos los temas que conciernen al militarismo y a los intereses del complejo militar industrial, acaben no diciendo nada.

Que así de muda y ciega es nuestra democracia en temas de defensa.

 

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed