El Inspector General de Sanidad Militar sancionado por Hacienda

Imagen de Bastian Klak

Fuente:  El BOE nuestro de cada día.

Otra cosa más huele a podrido en Defensa, ahora es un Inspector General, el de Sanidad Militar, quien se ve implicado en algo turbio:

El BOE recoge hoy la orden del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que sanciona a Luis Hernández Ferrero, alto cargo en el Ministerio de Defensa, por incumplir la normativa sobre conflictos de intereses. Hernández fue nombrado Inspector General de Sanidad de la Defensa por Pedro Morenés en junio de 2012, y ejerció en el cargo hasta el 16 de enero de 2015.

En concreto, el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, considera que cometió dos faltas: una grave y otra muy grave. La muy grave corresponde al incumplimiento de las normas de incompatibilidad que marca la ley. Aunque la resolución publicada hoy en el boletín no aclara cómo infringió esa norma, las posibilidades pasan porque, durante su cargo, estuviera vinculado a empresas con relaciones con las administraciones públicas o no respetara la dedicación exclusiva marcada por ley.

La segunda falta, considerada grave, sanciona “la omisión deliberada de datos y documentos que deban ser presentados conforme a lo establecido en dicha ley”, como pueden ser datos relativos a las declaraciones de patrimonio o actividades. Se daría este caso, por ejemplo, si hubiera ocultado información sobre participaciones en empresas en conflicto de interés con su trabajo de alto cargo.

Ambas sanciones se saldan con la publicación de las mismas en el BOE y la prohibición de volver a ser nombrado alto cargo durante siete años.

Y es que cuando el Ministro de un ministerio y el Secretario de Estado no dan ejemplo porque son practicantes habituales del girapuertismo, sus empleados no saben a qué carta quedarse y optan por lo que más les conviene a ellos y no por lo que más conviene a la sociedad.  Es el peligro del mal ejemplo, que se propaga.

De cómo se solventaron, solucionaron, o de cómo se mejoró los malos actos del gestor nada se dice, parece que no importa, que aquellos que fueron perjudicados por la gestión no tienen nada que decir, que la sociedad no necesita explicaciones.

¿Hará Morenés alguna declaración condenatoria?  Posiblemente no, dado que él bastante ha tenido que callar en esta legislatura.  Aprovechará para seguir dando mal ejemplo y ejerciendo de ministro en funciones para lo que le interesa.

¿Quién será el nuevo o nueva ministro de Defensa?  ¿Se atreverá a hacer una auditoría del gasto y de la forma de hacer política de este ministerio tan opaco?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed