El Ministro de Defensa en funciones se plantea mandar una unidad de sanidad militar a Irak

En+el+marco+de+las+Jornadas+M%C3%A9dicas+Gratuitas+de+Ortopedia+y+Traumatolog%C3%ADa%2C+gracias+a+la+Operaci%C3%B3n+Rainbow+conjuntamente+con+el+Hospital+de+la+UTPL+se+llevan+a+cabo+las+operaciones+que+beneficiar%C3%A1n+a+personas+de+bajos+recursos+econ%C3%B3micos

Universidad Técnica Particular de Loja

Fuente: El diario

Al hilo de una visita a la sede de la Brigada de Sanidad que ha realizado el Ministro de Defensa en funciones (que como sabemos se niega a ir al Congreso a informar porque, como dice, ya no hace política, sino gestiones de mero trámite) nos hemos enterado de que el Ministro en realidad no descansa en sus ideas de ayudar al mundo.

Ahora está estudiando (eso sí, en funciones, osea, sin dar cuenta a nadie) mandar una unidad de sanidad militar a Irak, a la operación militar que mantenemos allí en apoyo de la coalición internacional de invasión.

La unidad que piensa mandar a Irak, dice el ministro, es la joya de la corona de la sanidad militar y está a disposición de la población civil española por si ocurren casos de terrorismo yihadista, o para responder a ataques químicos o bacteriológicos.  Entre tanto suponemos que no hacen más que esperar a que se les llame.

Claro que la disposición no parece que sea tal cuando, como parece, la idea es desplazarla a Irak (sin pasar la decisión por el Parlamento, es evidente, porque como están en funciones el Parlamento no puede controlar al gobierno en sus tareas rutinarias) a ayudar a la paz mundial con tan amable y humanitaria contribución.

Es curiosa esta política de información del Ministro:  nos dice, sin decirlo, que piensa mandar más compromiso militar a Irak, eso sí, para que nadie se soliviante, se trata de una unidad de sanidad militar que desplaza un hospital de campaña que cuesta un cojonal. Un hospital militar sofisticado  y de un tipo que sólo otros siete ejércitos del mundo (EEUU, Reino Unido, Alemania, Canadá, Francia, Italia y República Checa) tienen algo igual, y que ahora «estudia» poner en el escenario de guerra irakí medios con capacidad de

96 camas de atención hospitalaria, 16 puestos de cuidados intensivos y cuatro quirófanos.

así como

posibilidades asistenciales de hasta veinte especialidades médicas, lo que le permite prestar atención a 1.000 personas por día.

Y nos podemos preguntar ¿qué es lo que va a pasar en Irak o cerca para hacer necesario este despliegue?  ¿A quién va a atender esta unidad?  ¿A los civiles de allí (lo que implicaría la terrorífica constatación de que planean liarla parda en breve)? ¿A los militares de la coalición internacional (lo que nos dejaría ver que la guerra va mal y va a ir peor)? ¿O a nadie en concreto (lo que nos dejaría intranquilos, pues se trata entonces de un caso más de despilfarro y prepotencia de los que Defensa nos tiene acostumbrados)?.

Y nos podemos preguntar más cosas, ¿cómo es que quien tiene capacidades sanitarias para responder a una emergencia química o biológica es el ejército y no la sanidad pública?  ¿Cómo es que la inversión en tanta sofisticación se hace precisamente en garantizar al militarismo y no a la población?  ¿Deja este nuevo despliegue indefensa de nuevo a la sociedad?  ¿Existe algún riesgo real de este tipo de crisis?  ¿Por qué no se habla de nada de esto en el Parlamento?

Ya ven que tontería: de una noticia intrascendente y prefabricada por el gabinete de comunicación del Ministro para que nos vaya calando como lluvia fina la idea de que van a meter más leña al fuego, acabamos por enterarnos de que en Irak, y sin contar ni con la sociedad (con quien nunca cuentan) y ni siquiera con el Parlamento (con el que cuentan solo como florero), van a meter una unidad militar de sanidad que preludia una carnicería a la que al parecer estamos invitados y que, además, los recursos «joya de la corona» para peligros de índole química o biológica están bajo el monopolio militar y no en la sanidad pública, confirmando la idea de que los militares sí que son una casta dentro de la casta, y cuentan con un mini-estado a su disposición y con todo lujo de detalle. Casi nada.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed