Objeción de conciencia al servicio militar: la lucha continua

Imagen de desobedienciayesperanza.wordpress.com

La lucha contra la conscripción, es decir, contra la obligación de servir en el servicio militar obligatorio, es un fenómeno mundial.  Ciertamente en España hace años que se ganó esta batalla, pero no es bueno olvidar que aún se está dando en muchos países del mundo.

Recurrimos a los datos de la Internacional de Resistentes a la Guerra:

  • En Corea del Sur, varias organizaciones internacionales han presentado más de 8.000 firmas, de 108 países, incluidos parlamentarios alemanes, de la U.E. y de Corea de Sur, al Ministro de Defensa de Seúl.  Le piden que se reconozca la objeción de conciencia en Corea del Sur y que se libere inmediatamente a los objetores presos.
  • En Turquía, el 6 de enero de 2016, el objetor de conciencia Yannis Vasilis Yaylali fue condenado a una pena de 7 meses y 15 días de cárcel por haber escrito artículos que defendían la objeción de conciencia y se oponían a la guerra en las regiones kurdas.
  • En Bolivia, un objetor de conciencia, José Miguel Orías, ha sido reconocido como tal en un juzgado de La Paz, puesto que cumple las condiciones estipuladas para ello. El Tribunal Constitucional revisará ahora la decisión tomada en La Paz; esto seguramente tendrá lugar en los próximos seis meses. El Ministro de Defensa boliviano ha rechazado públicamente la posibilidad de que Bolivia reconozca el derecho a la objeción de conciencia al servicio militar, con lo que puede ser que el Tribunal Constitucional refleje su opinión.
  • En Siria, la Red de Derechos Humanos de Siria ha acusado al régimen sirio de detener a civiles para obligarles a realizar el servicio militar, habiendo documentado, solamente en las últimas seis semanas, más de 1.000 casos de detenciones con este fin.  UNICEF dice que varias partes enfrentadas están reclutando a niños. Al menos varios cientos de niños fueron reclutados en 2015 y miles murieron o resultaron heridos en el conflicto.

Como se ve, la lucha por desobedecer al militarismo y a la conscripción que impone es lenta pero tiene carácter mundial.  Ánimo, compañer@s.

Share

One comment

  1. […] poco informábamos de que la lucha pro objeción de conciencia continua en muchos países.  Es decir, la tensión militarismo-antimilitarismo, o guerra-paz, o violencia-noviolencia […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed