El militarismo intervencionista de la aspirante a la Casa Blanca Hillary Clinton

Imagen de Nathania Jonhson

Fuente:  resumenlatinoamericano.org

Todos conocemos a Hillary Rodham, también Hillary Clinton.Los medios se hjan encargado de empacharnos con su imagen. Quizá por ello no nos preocupamos mucho en revisar quién es y qué ha hecho a lo largo de su larga vida política.

Esta imagen prefabricada y algo superficial beneficia algunas de sus facetas que no son publicitadas habitualmente por los medios de comunicación de masas.

Resumen Latinoamericano recuerda dos artículos publicados por el New York Times en febrero de 2016 sobre los aspectos que tienen que ver con Hillary y la Defensa.  Hay que recordar que el Times ha respaldado a la Clinton para la nominación a la Casa Blanca en las elecciones de este año, es decir, no es un periódico contrario a la mandataria.

Como Secretaria de Estado promovió la intervención militar de EE.UU.-OTAN en la guerra de Libia.  También fue proclive a otras intervenciones militares:  luego de los ataques del 11 de septiembre respaldó las acciones militares en Afganistán y la resolución de la guerra en Irak, pero posteriormente, se opuso a la administración Bush en el manejo de la guerra en Irak.

Parecen claras las pruebas sobre sus ansias de intervenciones militares en el extranjero con el objetivo, simplemente, de no quedarse atrás con respecto a otras potencias y no perder presencia en la zona:

Dentro del gobierno, informa el Times, ella presionó por la intervención militar directa de Estados Unidos en razón de que el gobierno británico y el francés seguirían adelante sin Estados Unidos y Washington sería “dejado atrás” y “sería menos capaz de dar forma” a la pelea por el control de Libia y su riqueza petrolera.

Promueve el intervencionismo desde todos los ángulos posibles:

Consideró al «poder inteligente» como la estrategia para afirmar el liderazgo y valores de EE. UU. en el mundo, mediante la combinación del poder militar con diplomacia y capacidades estadounidenses en la economía, tecnología y otras áreas.

Como suele ser habitual en Estados Unidos, para justificar sus intervenciones militares utilizan excusas que acaban demostrándose falsas:

El pretexto, que las fuerzas del gobierno libio estaban a punto de cometer una “masacre genocida de manifestantes” en la ciudad oriental de Bengasi, fue refutada posteriormente por grupos internacionales de derechos humanos, y el número total de muertos en enfrentamientos armados antes de que los Estados Unidos y la OTAN comenzaron sus bombardeos contra Libia ascendieron apenas a 350.

Esta falta de sinceridad y de ética constante hacen que se le pueda catalogar dentro del stablishment estadounidense.  Por ejemplo, no tiene muy en cuenta aquello de no aliarse con sus enemigos declarados.  Pareciera como si lo que le interesase fuese sólo lo que rige la política internacional de USA:  fomentar los negocios de la guerra:

El artículo establece que Clinton “presionó por un programa secreto que suministrara armas a las milicias rebeldes”, compuestas en gran parte de grupos islamistas, algunos con vínculos directos con Al Qaeda.

Su negativa como Secretaria de Estado a explorar las soluciones negociadas, en las que se diluye el papel militar preponderante de EE.UU. son la tónica:

Al comienzo de esta campaña de bombardeos, relata el artículo, funcionarios libios, funcionarios de las Naciones Unidas, otros gobiernos africanos y la Unión Africana realizaron numerosas tentativas para negociar un alto el fuego y lograr un arreglo político, todas las cuales fueron rechazadas por Washington. A Charles Kubic, un almirante retirado que recibió una propuesta de un alto oficial del ejército libio para un cese al fuego de 72 horas, el comando militar de Estados Unidos le ordenó cortar inmediatamente la discusión en base a órdenes que habían llegado desde “fuera del Pentágono”.

¿Habrá que alegrarse si, finalmente, la Clinton gana la nominación del partido Demócrata?  ¿Habrá que alegrarse si al final gana la carrera electoral a Trump?

Lo vemos difícil por los argumentos que hemos dado más arriba.  Negros tiempos se acercan para la paz en el mundo.

En la foto que encabeza el artículo se lee “Luchando por nosotros”.  Sólo hace falta especificar quiénes son los nosotros a los que se refieren.  Posiblemente, los militares, los fabricantes de armas, las multinacionales que esquilman al Tercer Mundo, los estadounidenses ricos.

Pero nosotros, los de aquí y muchos otros países seguiremos siendo intervenidos por sus guerras y bases militares.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed