El Ejército del aire ve con buenos ojos el pacto PSOE-Ciudadanos

Hercules+Size+Compare+Omega+Supreme

Kurush Pawar

Fuente:  El Confidencial Digital

El pacto PSOE-Ciudadanos tiene un nuevo beneficiario que, como la patronal, la banca, la prensa centrista desde La Razón a El País incluidos y otros grandes electores, se felicita de la cordura y buen tino del Pedro Albertazo.

Y es que el ejército del Aire, ahora, se felicita de lo requetebien que saben negociar, concretamente al incluir en su pacto de grandes reformas «garantizar la plena operatividad de las Fuerzas Armadas asegurando el cumplimiento de las horas de adiestramiento, maniobras, horas de mar y vuelo, imprescindibles para el mantenimiento de nuestras capacidades».

Exactamente lo mismo que pide la OTAN y por lo que suspira el ejército del Aire, que al parecer vuela poco y mete poco ruido sobre nuestras cabezas díscolas y levantiscas.

¿Y quién habrá sido el proponente del pacto, es decir, el recadero de la OTAN? ¿Pedro o Alberto?

La cosa no es especialmente relevante, pero tiene su miga, porque ¿cuál de los dos será en recadero y cuál el fiel escudero?, ¿de cuál debemos tener más miedo?

Porque la cosa, amén del aspecto puramente militar y otanesco, tiene su miga económica: gantantizar más horas de vuelo, o de navegación, o de las cosas absurdas que hacen los militares, no sale precisamente barato. En el año 2013 las volatinadas de los supersónicos de guerra nos supergastó nada menos que 180 millones de euros (por cierto, cuántas emisiones contaminantes supondría esto a su vez), por lo que en 2014 se produjo un drástico recorte que ha molestado a los pilotos y a los de la OTAN, que tenían preparado un informe admonitorio por lo tacaño que se ha vuelto el Ministerio de Defensa en eso de permitirles entrenar sus vuelos de escalofrío.

Y ahora, mira qué bien, resulta que el pacto de gobierno PSOE-Ciudadanos atiende a esta súplica militar y, mientras deja en entredicho los derechos de la gente, pone en el altar el gasto militar.

Lo requetebién que está el pacto sensato y por el progreso que nos van a atizar en las propias narices.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed