La corrupción militar, una montaña inmensamente desconocida

17+de+Octubre%2C+Madrid%3A+Manifestaci%C3%B3n+por+la+normalizaci%C3%B3n+de+L%40s+Sinpapeles

Por Landahlauts

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Público.

Rastrear las noticias de corrupción y despilfarro en lo militar puede llevar varios meses de tedioso trabajo. Lo podemos afirmar por experiencia propia. Un trabajo ingrato porque, en general, nadie te cree cuando afirmas ciertas cosas.

Pero ahora es, nada menos, que una comandante auditora en excedencia quien afirma que lo que conocemos de la corrupción militar es sólo la punta del iceberg de la inmensa montaña que existe.

Dice la comandanta también

Yo estoy convencida de que esto tiene que acabar. Este país está abriendo las ventanas y las prácticas que había antes ya no se pueden repetir. Espero que el gobierno que venga sea mucho más sensible con este asunto. Hasta ahora nunca ha interesado. Pero creo que ahora ya sí, en este momento todo interesa. Eso espero»

Nada que objetar. todos somos libres de esperar lo que queramos, a veces en contra incluso de las evidencias.

Señala la Auditora en excedencia que la corrupción en lo militar no solo es inmensa, sino que viene favorecida por dos mecanismos que la perpetúan: uno, la gran dificultad que tienen los militares para denunciar las irregularidades de las que son testigos por el entramado de mecanismos que impiden la denuncia y que favorecen la represalia, y dos, porque existe un anacronismo llamado «justicia militar» donde el ejército es juez y parte y «juzgan los que mandan».

Enhorabuena, precisamente lo que venimos denunciando aquí desde hace varios lustros:  la corrupción militar es sistémica.

Existe además otra institucional pensada para que todo quede atado y bien atado, el cuerpo «propio» de interventores que veda el control ajeno e independiente.

Todo el control lo lleva el cuerpo de interventores propio. Lo que ocurre es que están jerarquizados dentro de la estructura militar y su carrera en el Ejército depende de que hagan buenos informes, y así el de arriba le hará buenos informes a él.  Así no te enfrentas al sistema, porque te juegas tu carrera. Si denuncias no asciendes. Cobras menos complementos. Además pueden ir a por ti abiertamente: pueden vengarse destinándote a otra ciudad…

En fin, que a juzgar por el aire de renovación que está trayendo la nueva composición del Parlamento en materia militar, con una comisión de defensa constituida sin pluralismo real, trufada de militares o promilitares, no vemos claro que la prioridad a partir de ahora no vaya a seguir por los derroteros de la prioridad hasta ahora, osea, nada.

Pero merece la pena que alguien, desde dentro de la hidra, se atreva a denunciar la corrupción inmensa y avasalladora de lo militar.

Ya era hora.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed