Las normas bancarias no frenan la venta de armas

Amnistia+Internacional+-+Guant%C3%A1namo+NO+%21+Barcelona+13%2F1%2F2008+%5BIMG_6849_b%5D

Por Juanky Pamies Alcubilla

Fuente: Anmistía Internacional

Amnistía Internacional de Luxemburgo acaba de producir un informe llamado Banks, arms and human rights violations

En dicho informe se sostiene que

las normas y las políticas bancarias sobre la financiación del sector armamentístico son incompletas e insuficientes. Esto provoca que sea muy difícil impedir que los bancos financien e inviertan en la producción y transferencia de armas prohibidas internacionalmente o empleadas para cometer violaciones graves de derechos humanos.

Sobre la banca armada ya hemos alertado alguna vez en este blog. Existen además otros informes que denuncian la implicación de la banca y el mundo de las finanzas en este negocio de muerte.

En la presentación del informe de Amnistía, el Presidente de la sección de dicha organización en Luxemburgo ha declarado además que

La financiación y la inversión no son actividades neutrales; determinan y facilitan la actividad económica, incluso en el sector armamentístico. Los bancos y otras instituciones financieras desempeñan un papel crucial en los esfuerzos globales para frenar la fabricación, transferencia y uso de armas prohibidas internacionalmente y el uso de armas convencionales autorizadas para cometer violaciones graves de derechos humanos y crímenes de derecho internacional

Por su parte, la asesora jurídica de esta organización ha manifestado también que

Los Estados tienen obligaciones y responsabilidades en virtud del derecho internacional de garantizar que no son cómplices en la comisión de violaciones graves del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, incluso en la financiación de la producción de armas. Los bancos podrían incurrir asimismo en responsabilidad cuando proporcionan financiación o hacen inversiones que respaldan actividades relacionadas con armas prohibidas internacio-nalmente y armas empleadas para cometer crímenes de derecho internacional y violaciones graves de derechos humanos

Miren por donde empezamos a ver una interrelación evidente entre el negocio asesino de la venta de armas, las responsabilidades de los gobiernos que no hacen lo suficiente para luchar contra la venta ilegal de las mismas y las violaciones de derechos humanos, tres aspectos que, puestos en común, nos obligan a exigencias de políticas que, hasta ahora, los partidos dominantes y las élites a las que representan no están dispuestos a poner en práctica.

Amnistía de Luxemburgo pone el dedo en la llaga:  debería haber una regulación legal seria y consistente que obligase a los bancos a cumplir con unas normas éticas mínimas en sus inversiones.  Es decir, se les debería exigir responsabilidades políticas desde la ciudadanía.

Lo que, de rondón, nos lleva al tema de la responsabilidad propia, la nuestra, para convertir la reivindicación de transparencia y prohibición de venta de armas a mansalvo en normas prohibitivas y en responsabilidades politicas que pasen factura y exijan reparaciones a los culpables de este estado de desidia.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed