José Luis Cortina y el Grupo Atenea: vinculaciones al 23-F y al PP

Imagen de Antonio

Nos llamó mucho la atención el comentario de Vozpópuli.com en el que, en una noticia sobre el CNI, decían:

Antes de enero próximo, el Gobierno tendrá que decidir si esta unidad de Vigilancia Económica sigue en el CNI, bajo dependencia directa de La Moncloa, o pasa a depender directamente del Ministerio de Defensa. El grupo Atenea, una consultoría que dirige el coronel retirado José Luis Cortina, famoso por su protagonismo en el golpe del 23-F, trabaja desde hace tiempo para esta última opción, pero el Gobierno se ha tomado su tiempo para decidirlo teniendo en cuenta que pronto entrará en el Congreso el proyecto de ley de Seguridad Nacional que quiere pactar también con el PSOE. En el juego de influencias ya se han empezado a mover altos mandos militares, cargos de Defensa y técnicos comerciales del Estado, interesados en controlar las estrategias orientadas a prevenir los riesgos económicos para España y también los fondos que las amparan.

Ignorábamos que José Luis Cortina fuese el Presidente y Director del Grupo Atenea, pero así lo confirma su web.

El 20 de febrero de 2011, El País publicó una artículo largo en el que se preocupaba por los actores del golpe de estado del 23-F.  Uno de ellos es José Luis Cortina, y de él escriben lo siguiente:

Cortina, de 72 años, estaba en 1981 al frente de la Agrupación de Operaciones para Misiones Especiales (AOME) del Cesid. Detenido a raíz de las declaraciones de Tejero, entre otros, pasó un año en la cárcel hasta que el Consejo Supremo de Justicia Militar le absolvió, en junio de 1982. Poco después se casaba con Margarita Aracil Pizarro, veinte años más joven.

Cortina, que dejó el Ejército en 1991 con todas las condecoraciones posibles (la Cruz Blanca del Mérito Militar y la Cruz y Placa de San Hermenegildo, que se otorga “a una conducta militar intachable”) es hoy un exitoso empresario. Preside i2V, una consultora en torno a la que se ha creado el grupo de actividades Atenea, que se dedica al asesoramiento y análisis de mercados para empresas de Defensa, edita una revista, Atenea, y tiene un diario electrónico dedicado también al mundo militar. El grupo se ha convertido en un think tank, que colabora también con universidades y escuelas de Defensa en promover la información sobre estos temas. A Cortina se le puede ver en lugares como el Salón de Tecnologías de la Defensa, que organiza su firma en Ifema, o en buenos restaurantes cerrando algún trato empresarial. Vive en Madrid, ha engordado un poco, tiene blanco el escaso pelo que conserva. El excomandante del Cesid pasó a la reserva con el grado de coronel.

Pese a haber sido absuelto de cualquier implicación en la intentona golpista, su nombre sigue ligado al 23-F en los miles de artículos, análisis o libros que se han escrito sobre el tema. Cortina, por puro culto a la discreción, a la cultura de silencio en la que se ha formado, no concede entrevistas ni ha hecho declaraciones públicas para aclarar nada. Los que lo conocen aseguran que sigue insistiendo en que no hubo intervención del Cesid en el golpe, ni la más remota implicación del Rey en el mismo. Dicen que lee con morbosa curiosidad todos los libros que se escriben sobre el 23-F, y le parecen auténticas “novelas”, en las que los autores no aciertan jamás cuando hablan de él.

De la misma promoción que el Rey en la Academia Militar de Zaragoza, y de su misma compañía, todavía decora su despacho empresarial la foto de una audiencia que le concedió el Monarca. La que tenía dedicada de puño y letra de don Juan Carlos se quemó en el trágico incendio que se produjo en su casa de Madrid en 1983, en el que falleció su padre.

Tras su detención, Cortina no regresó al Cesid quizá por temor a que su reincorporación fuera interpretada erróneamente. Pero, tras una etapa en Barcelona, regresó al Cuartel General del Ejército, donde se produce el pequeño escándalo de los papeles filtrados sobre los planes para enviar una brigada española a la primera guerra del Golfo. Cortina era uno más de los muchos que se había llevado esos papeles a su casa, y eso provocó una sanción, pero una investigación posterior le exculparía de la filtración. En 1991 sale del Ejército con el grado de coronel.

Es notoria su falta de sintonía con Tejero y con Pardo Zancada. Para Cortina, el 23-F fue un intento chapucero de torcer el destino de España. Un golpe de fin de semana que no tenía posibilidades de triunfar, ni conexión alguna con las rumoreadas negociaciones, en aquellos años de profunda crisis de la Transición, para crear un Gobierno de concentración, con la aquiescencia del Rey, posiblemente presidido por el general Armada e integrado por algunos socialistas.

Tejero le inculpó en el juicio del 23-F asegurando haber recibido ayuda de los servicios secretos militares, y aunque Cortina fue absuelto, un hombre del Cesid, el capitán de la Guardia Civil Vicente Gómez Iglesias, fue condenado por su participación en el golpe a seis años de cárcel y tuvo que dejar el cuerpo. Gómez Iglesias no estuvo mucho tiempo en prisión porque recibió el indulto en 1984.

También El País, publica el 15 de octubre de 2013, en su sección de biografías:

(…) José Luis Cortina abriría una segunda vía de adscripción política para todo el grupo “calderoniano” facilitando su incorporación en el “Equipo XXI”, una especie de club de opinión coordinado por su hermano Antonio, a través del que todos ellos terminarían desembarcando en el Gabinete de Orientación y Documentación S. A. (GODSA) ya desde su misma formalización notarial, fechada el 6 de julio de 1974. Esta “sociedad de estudios”, fue, en realidad, el germen constitutivo de Alianza Popular, una federación de partidos políticos conservadores creada en 1976 y que, tras diversas vicisitudes y fracasos electorales, en 1989 pasó a convertirse en el actual Partido Popular.

A partir de aquel incidente, José Luis Cortina potenció sus actividades profesionales privadas, constituyendo el 24 de noviembre de 1992 una empresa consultora denominada “i2v”, en la que ejercería como administrador único, contando con Florentino Ruiz Platero como asociado. Ambos incrementaron entonces su colaboración con el Partido Popular hasta que, con la llegada de éste al poder en 1996, terminaron asesorando directamente al vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez-Cascos, en materia electoral y demoscópica y en otras actividades de naturaleza “sensible”.

La familia Cortina-Aracil también participa en el accionariado de OMBUDS, empresa de seguridad creada en 1995 que durante los gobiernos del Partido Popular registró un desarrollo exponencial mediante espectaculares contratos oficiales, como la prestación de protección personal a cargos políticos amenazados por ETA. Otra empresa titulada anteriormente por la familia Cortina y dirigida personalmente por Antonio Cortina, hermano mayor de José Luis e histórico responsable de seguridad del Partido Popular, ASEPROSA, ya había sido también beneficiada con contratos del CESID en la época en que Javier Calderón fue su secretario general, particularmente dando cobertura a la Agrupación Operativa de Medios Especiales (AOME) que dirigió el propio José Luis Cortina.

Además, el artículo acaba contando la génesis y posterior éxito glamuroso de Cortina y su Revista Atenea:

Más tarde, en 2008, el mismo complejo empresarial participado por José Luis Cortina, puso en marcha un lobby vinculado a las necesidades logísticas de defensa/seguridad, aglutinado en torno a la revista “Atenea”, cuyo Consejo Asesor fue fundado por un buen número de altos mandos de las Fuerzas Armadas históricamente vinculados a este tipo de aprovisionamientos: los generales García González, Herrera Ruiz, Parra Cuadro, Mosquera Silven, el almirante Lorenzo Montero… La dirección de la publicación fue asumida por Joaquín Tamarit, otro experto en logística y equipamientos militares, cuyo ascenso al generalato fue muy discutido por su implicación, junto al propio Cortina, en los sucesos del 23-F.

Curiosamente, el progreso económico del Grupo Atenea terminaría facilitando la “redención” del controvertido José Luis Cortina ante sus antiguos compañeros de las Fuerzas Armadas y de los propios Servicios de Inteligencia. Cuando en marzo de 2011 dicho lobby empresarial organizó en el recinto de IFEMA el HOMSEC 2011 (III Salón Internacional de Tecnología para la Seguridad y Defensa), contando con el apoyo oficial de la misma Administración de Defensa que veinte años antes le había sancionado por falta disciplinaria grave, Félix Sanz, antiguo JEMAD y entonces nada menos que director del CNI, rompió esta lanza en su favor: “Hoy puedo afirmar que me llevé una gran alegría cuando me confirmaron que HOMSEC renacía, y de la mano de un gran amigo y compañero de Estado Mayor como José Luis Cortina” (Revista “Atenea”, edición digital, 17/03/2011). Un sospechoso puente tendido entre posiciones políticas teóricamente antagónicas,

 

 

 

 

 

Share

One comment

  1. Juan Montero dice:

    El Coronel hoy retirado D. Jose Luis Cortina ha sido un Español que ha prestado importantes y sacrificados servicios a la Nación. Su gran capacidad e inteligencia personal es difícil de evaluar por quienes pretendan criticar una operación de trasplante por haber leído un manual de primeros auxilios en carretera.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed