Propuesta electoral de Izquierda Unida-Unidad Popular en materia de Defensa

Imagen de: izquierdaunidaalcalalareal.blogspot.com

Fuente:  UNIDAD POPULAR   

Ciertamente ya felicitamos a Izquierda Unida, ahora Unidad Popular, por su programa en las pasadas elecciones europeas, pues ofrecieron avances hacia una política de defensa diferente. Ahora lo volvemos a hacer.

No dedican muchas páginas al tema de la defensa y los conflictos internacionales. Sigue sin ser un tema central de su apuesta, pero lo que escriben está muy bien desde una perspectiva de solidaridad, y dan ejemplo de una visión más alternativa de los problemas de defensa.

Nos parece muy acertada su visión global y un punto de partida para avanzar en cambios más profundos en el futuro:

En las últimas décadas el modelo acelerado de globalización comercial y financiera del neoliberalismo ha causado un fuerte deterioro ambiental y social. Para hacerle frente, proponemos un modelo de globalización alternativo, una política basada en la fraternidad y la solidaridad, que permita el desarrollo integral de las personas y los pueblos.

Es necesario un nuevo enfoque de la seguridad, basado en la resolución de conflictos por vías no violentas, que aborde el desarrollo y la seguridad como algo estrechamente relacionado.

No habrá seguridad sin justicia internacional y sin anular la injerencia y la explotación de los recursos de unos países por otros, porque el expolio de los pueblos y las guerras para garantizarlo, son la causa principal del drama de la emigración y el asilo. La mejor defensa se basa en la construcción de la justicia, en la prevención de los conflictos, en la cooperación, en la acción humanitaria, en el conocimiento intercultural y en la construcción democrática.

Como se ve, optan por la noviolencia, por una visión global de los conflictos, atendiendo que estos no atiendes sólo a la violencia directa, que es en lo que se fija tradicionalmente el discurso conservador de la seguridad y la defensa, sino que también, sin mencionarlas con estos nombres, hablan de violencia estructural y cultural, las caras ocultas y sutiles que mantiene todo el entramado de dominación a escala global.  También demuestran una visión alternativa de los conflictos y de sus posibles abordajes, optan por la cooperación, la solidaridad y la justicia global,  la acción humanitaria, el conocimiento intercultural y la construcción democrática.

Espléndido.

Por otra parte abordan, tímidamente, medidas destinadas a ir quitando poder al modelo militar de defensa y dotando en paralelo de una alternativa basada en la seguridad humana. Para nosotros estos procesos se llaman transarme, que es ir más allá del desame. El transarme (camino desde este modelo basado en el paradigma de dominación-violencia hasta otro paradigma basado en la cooperación-noviolencia) tiene dos implicaciones, una, que esbozan bien en la introducción, de crear un modelo de defensa distinto e ir acercándose a él, y otra, que insinúan en las siguientes medidas y que encabezan con el título de «Control democrático de las política de Defensa»·, que es la de ir quitando protagonismo, inversiones y capacidades a lo militar y violento.

Y ¿qué medidas son estas que proponen?

CONTROL DEMOCRÁTICO DE LAS POLÍTICAS DE DEFENSA

 

  • Fortalecer el control parlamentario en operaciones militares exteriores. Retirada de todas las tropas españolas en acciones españolas sustituyéndolas en su caso por ayuda humanitaria de carácter civil.

  • Aplicación y establecimiento de los tratados y leyes relativos al comercio de armas tendentes a su eliminación. Control parlamentario y público sobre esta actividad, con seguimiento en el país de destino del material armamentístico exportado

  • Disminución de los gastos de defensa . Se realizará una auditoría del gasto militar: cuánto es lo que el estado gasta anualmente en armamento y quiénes son los proveedores y las empresas locales e internacionales a las que el Estado compra armas. Se verificarán también si somos proveedores de estados que revenden armas al ISIS y a otras organizaciones de terrorismo internacional. Se aclarará la relación con Arabia Saudí en este punto.

  • Salida de España de la OTAN

  • Revisión del tratado con EEUU.  Conseguir el cierre de todas las bases militares extranjeras en nuestro territorio , incluido GIbraltar.

  • A efectos de garantizar la seguridad de la población civil las distintas instalaciones militares destinadas a acuartelamiento de tropas y/o almacenamiento de materiales de guerra y auxiliar se ubicarán en lugares suficientemente distantes de zonas habitadas

Muy interesantes todas sus propuestas. Y necesarias para democratizar la Defensa, un paso previo para emprender cambios más hondos y no menos urgentes.  Unidad Popular opta por el control democrático de la defensa y lo aplaudimos, pues es un buen inicio.

Aunque, pasando a las ausencias, echamos de menos medidas para fomentar la participación popular en las cuestiones de Defensa (en la toma de decisiones y en la desmilitarización de la misma por ejemplo). Ello profundizaría la democratización de la Defensa al tenernos a todos en cuenta.

Habría sido un buen momento para cuestionar con más énfasis las industrias militares y el complejo militar industrial, para evitar las puertas giratorias que condicionan esta política, para criticar el desmesurado ejército que existe o para proponer cambios que quiten los privilegios fiscales y de uso del territorio por parte de los ejércitos.

Nosotros añadiríamos muchas más, igual de relevantes y necesarias, pero entendemos que en un programa electoral no se puede especificar absolutamente todo.

Los puntos de las propuestas de Unidad Popular nos hacen ilusión. Alguien se atreve a decir otra cosa distinta al consenso militarista vigente.  Quizá ese control democrático de la tantas veces ocultada política de Defensa y esa opción por la auditoría sean las más importante por considerarlas como verdaderas puertas abiertas a una cultura de paz en el futuro.

Además, hay otro manojillo de ideas destacables en el epígrafe «Libertad de los Pueblos». Podemos también las solicita, pero como el sentido general de su propuesta no avanza en una alternativa de defensa, quedan en su propiesta desdibujadas, descontextualizadas, retóricas. Podrían ampliarse a otros pueblos y situaciones mundiales, pero no cabe duda que la apuesta de Unidad Popular apunta maneras:

  • Reconocimiento de la República Saharaui Democratica, exigiendo el cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas de 1975
  • Reconocimiento oficial y pleno del Estado Palestino
  • Apoyo al proceso de paz en Colombia
  • Reconocimiento del derecho de los pueblos del Kurdistán a vivir en paz.

Es una verdadera pena que las encuestas nos hablen del hundimiento en los resultados electorales de Izquierda Unida, justo ahora que parecen tomar (quizá porque no les queda otro espacio político ante la cada vez mayor centralidad por la que optan PSOE y Podemos) posturas nítidamente diferentes y alternativas en las cuestiones de Defensa.  Una línea que en otras muchas ocasiones no habían defendido con tanta claridad y contundencia y ahora, por lo que parece, se quedarán de nuevo sin eco en las instituciones políticas.

Share

One comment

  1. […] del de IU, ya nos referimos en diciembre de 2015 , al analizar los programas electorales de las distintas fuerzas políticas, de los avances que este […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed