La propuesta de seguridad y defensa en el programa electoral del PSOE

Na+reforma+del+Estatutu%2C+yo+doi+la+cara+pola+Oficialid%C3%A1

PSPV – PSOE

Fuente: PSOE

El PSOE tradicionalmente dedica una parte de sus programas electorales a la política de defensa. En esta ocasión lo hace también, y desde parámetros bien parecidos a las ocasiones anteriores, en el programa electoral 2015, de nombre «el cambio que une», lo que da de entrada una idea del énfasis que quiere poner este partido centrista a su campaña electoral.

Empecemos por decir que la política de defensa la encuadra el PSOE dentro de un capítulo más amplio, el de política internacional a la que denomina «Nuestra visión de España en el mundo» (págs. 334 a 375 del programa)

Y ¿cuál es esa visión? Pues muy resumidamente, que España tiene que encontrar (más bien hablan de recuperar, como si antes lo hubiera tenido, sutil modo de decir que con ZP, o con FG vivíamos mejor)  un lugar de cierto «liderazgo» para promover las buenas ideas de gobernanza mundial, y promover nuestra tranquilidad.

Tenemos un proyecto para España que debe estar sólidamente vinculado a nuestro entorno exterior por dos motivos. En primer lugar, porque nuestros valores de paz, democracia, progreso o sostenibilidad no se agotan en las fronteras y, en segundo, porque solo será posible avanzar en ese proyecto si estamos bien conectados con el resto de Europa y del mundo.
1) Diez desafíos:
Para llegar adelante el ideal de proyección exterior de España y los valores que comparte, según el PSOE hay que responder a diez desafíos de política exterior, de los cuales cuatro (los cuatro primeros) tienen nítidamente implicaciones en la política de seguridad y militar.
Los desafíos son los siguientes:
    • Reforzar el liderazgo de la UE en la gestión de la globalización
    • Contribuir a un orden internacional que sea más seguro, equilibrado y sostenible.
    • Fomentar el progreso y la seguridad compartidos.
    • España debe ganar presencia internacional y ser un referente de la UE y en el mundo.
    • 5) Luchar contra la desigualdad
    • 6) Ganar competitividad a través de la internacionalización y la innovación.
    • 7) Articular mejor nuestra política energética con los desafíos globales.
    • 8) Establecer un marco adecuado para responder a las necesidades de la ciudadanía en el exterior
    • 9) Responder adecuadamente al fenómeno migratorio.
    • 10) Una acción exterior al servicio de los Derechos Humanos.

Estos desafíos nos darán una primera imagen de la política de seguridad y defensa que el PSOE quiere ayudar a promover y que puede definirse como una apuesta por promover una actoría y una proyección global de Europa como actor político (y también militar) en la composición del orden mundial, dentro de un contexto de apuesta por el multilateralismo que representa el sistema de Naciones Unidas, definiendo como los principales «riesgos» y «amenazas» la inestabilidad del norte de África, el Sahell, Oriente medio y el llamado terrorismo internacional Yihadista.

Lo vemos en algunas de sus afirmaciones programáticas, como, por ejemplo, refiriéndose al desafío de «Reforzar el liderazgo de la UE en la gestión de la globalización»

“debemos asegurar que la UE tenga capacidades básicas para dar respuesta a cualquier crisis, de cualquier naturaleza. Contribuiremos a que la UE se implique decididamente en la lucha internacional contra el terrorismo y el tráfico ilegal en todas sus modalidades. La Unión debe ser el actor central en nuestras vecindades sur y este.

Y al referirse a capacidades básicas emplea un sospechoso lenguaje similar al que las instituciones europeas y la nomenclatura militar al uso utilizan para referirse a fuerzas militares para intervenir armadamente.

O, cuando se refieren al más enternecedor desafío de «fomentar el progreso y la seguridad compartidos» y explicita que se está refiriendo a que

Participaremos activamente en el desarrollo y la estabilidad del Norte de África, el Sahel y Oriente Medio. Ante la amenaza yihadista,  ofreceremos respuestas adecuadas que incluyan medidas decididas que atajen la violencia y garanticen la seguridad, pero también mediación, diálogo y desarrollo para llegar a las causas más profundas.

Como vamos viendo, el PSOE en esta primera aproximación apuesta por una dimensión militar de la construcción europea como actor global y  para preservar el status quo que garantiza su predominio mundial y regional.

2) Mantener un status quo pro-occidental en materia de seguridad

Más adelante, (pág 242 y siguientes) establece una serie de medidas para conseguir que España tenga el sitio que le corresponde en un mundo globalizado, y entre ellas destacan algunas de índole militar o enfocados desde el punto de vista de la seguridad militar que pasamos a entresacar:

a) Para conseguir que Europa tenga un mayor liderazgo en la gobernanza mundial:

  • Asegurar que la UE tenga todas sus capacidades básicas para dar respuesta a cualquier crisis, de cualquier naturaleza.
  • Promover que entre las prioridades de la política exterior de la UE se incluya a América Latina y el Mediterráneo.
  • Implicar a la UE más decididamente en la lucha internacional contra el terrorismo y el tráfico ilegal en todas sus modalidades, incluida su financiación.
  • Promover la cohesión social y el diálogo interreligiosos e intercultural como medidas no militares para hacer frente a los movimientos extremistas que amparan la violencia.
  • Trabajar en el seno de la UE para solucionar el conflicto en Ucrania sobre la base del respeto a su integridad territorial y al Derecho Internacional. Ello facilitará el restablecimiento del diálogo de la UE con la Federación de Rusia para construir un marco de cooperación a largo plazo beneficioso para ambas partes.
  • Reforzar la figura del Alto Representante, para que pueda ejercer sus responsabilidades de forma más ágil y eficaz.

Todas estas medidas están encaminadas a construir un polo (también) de la defensa y la seguridad en Europa.

A estas se unen otras relativas a lo que podríamos llamar política de desarme, entendida como una política de tratados internacionales para garantizar un cierto control paritario de los medios militares, pero no la transformación verdadera desde una política armamentísta a una política de seguridad humana, o de mantenimiento de un cierto status quo en los principales focos de conflicto militar donde Europa tiene intereses. Entre ellas destacan:

  • Cumplir estrictamente las previsiones de la Ley sobre comercio de armas, reforzando el control parlamentario y la transparencia y denegando su autorización cuando exista riesgo claro de que puedan ser utilizadas de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano; velar por el cumplimiento de los Derechos Humanos a la hora de firmar acuerdos internacionales.
  • Impulsar el progreso y la seguridad compartida en el Norte de África, el Sahel y Oriente Medio.
  • • Plantear una Estrategia Política Europea contra la radicalización y el terrorismo yihadista dotada de elementos para garantizar la seguridad pero incluyendo también los aspectos de integración, educación, cohesión social, diálogo y financiación.

3) Política de paz y seguridad

Tras este marco más general, el programa del PSOE dedica otro apartado a lo que llama «Paz y Seguridad» (págs. 348 y siguientes).

En ella, como ya es tradicional en la variación que está sufriendo la idea de defensa clásica, se afirma que un mundo seguro es aquel que es más justo y, por eso, se parte de la idea de seguridad entendida como seguridad humana, y no como seguridad militar.

Dice así el PSOE:

Favoreceremos el concepto de la Seguridad Humana, que incluye la seguridad económica, alimentaria, sanitaria, medioambiental, energética, personal, comunitaria y política para fortalecer la paz y la seguridad internacionales en conformidad con lo dispuesto en la Carta de las Naciones Unidas.

La cooperación internacional, la ayuda al desarrollo y la estabilidad, la diplomacia preventiva y las soluciones negociadas, así como la defensa cuando sea imprescindible, son los pilares esenciales para la seguridad de España, de la Unión Europea y de su ciudadanía.

Pero observemos, a renglón seguido, que la idea de seguridad humana que se proclama se desdibuja con las medidas de índole militar que la desmienten y así se pretende, por ejemplo, una alianza defensiva para Europa:

La Unión Europea debe dar pasos efectivos para ser, también, una Alianza defensiva, para poder dar una respuesta inmediata en caso de amenazas o agresiones a la integridad territorial de los Estados Miembros. El objetivo es, a medio plazo, caminar hacia unas Fuerzas Armadas Europeas, capaces de garantizar, por sí mismas, la seguridad colectiva de la Unión Europea y de sus Estados Miembros. Una defensa común eficaz refuerza el pilar europeo de la OTAN al tiempo que mejora la capacidad de la Unión Europea de actuar de forma autónoma.

4) El ejército que propone el PSOE: Nada nuevo bajo el sol.

Y llegados a este punto, nos interesamos por el último aspecto que aborda este programa en relación con la defensa: el ejército que, según el PSOE; «necesitamos».

Empecemos por recordar que los grandes principios de esta «gran política de estado» que han mantenido contra viento y marea PP y PSOE han sido los de 1) Modernizar el ejército y su material, 2) Profesionalizar el ejército, 3) Potenciar la indistria militar, 4) Enfocarla a la defensa de occidente mediante la participación en la OTAN y los demás instrumentos militares para ello, 5) participar en las misiones militares exteriores y 6) hacerlo todo desde un consenso cerrado e inamovible, opaco y nada transparente. TOdo ello ha conllevado, además, un enorme y oculto gasto militar en detrimento de necesidades sociales.

Por desgracia tenemos que advertir que nada cambia en este nuevo programa del PSOE, porque lo nuevo se refiere al tiempo en que se hace, no a la novedad (que no la tiene) de sus propuestas, siempre las mismas y siempre las mismas que el PP y los otros partidos del «consenso». Lo resumen de maravilla en el siguiente párrafo:

Los y las socialistas queremos unas Fuerzas Armadas con los recursos humanos y materiales suficientes para desarrollar sus operaciones y cooperar con nuestros socios y aliados. Serán proporcionados a las necesidades operativas y a las posibilidades económicas de nuestro país.

Unas Fuerzas Armadas transparentes en su gestión y actuación que se sientan cercanas a la sociedad española a la cual sirven y sean respetuosas y valedores de los principios democráticos de dicha sociedad

Unas Fuerzas Armadas profesionales altamente formadas y cualificadas, cuyos componentes, sin excepción, puedan desarrollar sus carreras profesionales desde su entrada hasta su pase a retiro, basándose en los principios de igualdad de oportunidades, mérito, capacidad y experiencia.

Y en concreto, descendiendo más aún a la política de personal, el PSOE; como todos los demás partidos del régimen, asumen las reivindicaciones del eficaz lobby sindical de las asociaciones de militares y propone (págs. 242 y ss.):

  • Realizar un plan de reestructuración orgánica y de infraestructuras de la Defensa para fijar las capacidades militares que requiere la Defensa Nacional hasta 2025 y las necesidades consiguientes de cuadros de mando, tropa y marinería, personal civil y reservistas.
  • Realizar la promoción interna de los y las militares de carrera, cualquiera que sea su procedencia o empleo, mediante procedimientos de evaluación públicos y transparentes.
  • Dotar a los y las militares profesionales de tropa y marinería de una carrera profesional completa.
  • Modificar el Régimen Disciplinario, de forma que sin la debida tutela judicial efectiva no se pueda privar de libertad por faltas administrativas.
  • Aprobar una Ley de Programación Presupuestaria Plurianual de la Defensa  Nacional hasta 2020 que asegure su estabilidad financiera dentro de nuestras disponibilidades económicas, y permita recuperar las capacidades militares necesarias en adiestramiento y operatividad para el cumplimiento de las misiones que tienen encomendadas las Fuerzas Armadas, incrementando el nivel de alistamiento  del conjunto de las Fuerzas Armadas.
    • Dicha programación presupuestaria contemplará las partidas necesarias para garantizar el adecuado mantenimiento del material utilizado por las Fuerzas Armadas, fijando como prioridad en todo memento la seguridad de sus miembros. A tal fin:
    • Se revisarán y, si fuera necesario se actualizarán, los programas de mantenimiento.
    • Se establecerá un programa de renovación del material que vaya a quedar obsoleto.
    • Al adquirir nuevo material se tendrá en cuenta el coste de su mantenimiento,cuando éste sea preciso, al objeto de incorporarlo en las previsiones presupuestarias una vez sea adquirido.
  • Establecer un sistema integral para la reinserción laboral del personal de tropa y marinería que termine su compromiso con las Fuerzas Armadas.
  • Potenciar el desarrollo de la industria de defensa y seguridad española con especial atención a las capacidades productivas esenciales, a sus componentes de investigación, desarrollo e innovación, su competitividad, su financiación y su coordinación con la industria militar europea.
  • Fomentar acuerdos con el mundo de la educación, la cultura, la ciencia y, en definitiva, todo el ámbito social para aumentar la difusión de la Cultura de Defensa.
  • Potenciar el papel de la mujer en las Fuerzas Armadas. Asegurar su promoción en las escalas de mando en condiciones de igualdad. Erradicar toda manifestación de acoso sexual y laboral en el seno de las Fuerzas Armadas y sancionar con ejemplaridad los supuestos en que se produzcan.
  • Fomentar las acciones encaminadas a facilitar la conciliación de la vida familiar, adecuación de las jornadas laborales, así como la implementación real en la administración militar de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.
  • •Profundizar el proceso de homologación de la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales, incrementando las garantías de la independencia de los integrantes de los órganos judiciales militares y el sometimiento al régimen sancionador establecido en la LOPJ.
  • Reformar la jurisdicción militar con arreglo a los siguientes principios:
    • Homologar la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales.
    • Profundizar la plena garantía de independencia de los integrantes de los órganos judiciales militares.
    • Atribuir al Consejo General del Poder Judicial el nombramiento de todos los órganos judiciales militares, unipersonales y colegiados.
    • Garantizar la inamovilidad de quienes desempeñen funciones judiciales en los órganos de la jurisdicción militar.
    • Someter en exclusiva a las personas que forman parte de la Jurisdicción militar al régimen sancionador previsto para Jueces y Magistrados en la Ley Orgánica del Poder Judicial.
  • Velar por el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de comercio de armas y material de doble uso

En definitiva, más de lo mismo.

5) Lo que obvia el PSOE a pesar de la que está cayendo

El PSOE, que se preconiza partido de la izquierda, olvida esta máscara cuando de política de defensa hablamos y se alinea con lo más rancio del complejo militar industrial y, en concreto, deja de hablar de:

  • Las puertas giratorias en materia de defensa, tal vez porque exministros y cargos de sus administraciones participan del puertagiratorismo del sector.
  • Del opaco y desmesurado gasto militar oculto, de su auditora y de su recorte en beneficio de otras partidas sociales
  • Del desmesurado capítulo de despilfarro y corrupción militar y de cómo atajarlo
  • Del desmesurado ejército y su megacefálica composición
  • De la inmoral e impagable deuda militar por compra de armas que no sirven a objetivos de defensa
  • De auditar y evaluar las operaciones en el exterior
  • De las bases militares y de las alianzas militares
  • De los enormes beneficios fiscales del militarismo patrio y la derogación de la legislación en interés de la defensa que limita los usos civiles del territorio y de la necesidad de recuperar para la sociedad este enorme patrimonio
  • Del enorme impacto ambiental de los ejércitos
  • Del inmoral mantenimiento bajo el dominio militar de una gran parte del territorio y, sobre todo, de amplios espacios de alto valor ecológico.
  • Del enorme impacto en la paz mundial que tiene el favorecer una industria militar exportadora (séptima exportadora mundial de armas) y de la necesidad de reconversión de la industria militar
  • Del enorme impacto negativo que ha tenido para las zonas sometidas al monocultivo militar (Ferrol, Cádiz, etc) esta dependencia y de la necesidad de reconversión
  • De la enorme factura democrática que, junto al PP, están imponiendo a la sociedad al mantenerla en la minoría de edad en los temas de seguridad, sin dejarnos decidir en ninguno de sus aspectos e incluso hurtando al parlamento la toma de decisiones en esta materia.
  • De las medidas que desde un planteamiento de cooperación, lucha contra la pobreza, y noviolencia se pueden plantear para sustituir la defensa militar por una defensa alternativa basada en la idea de cooperación-novioencia y enfocada a la seguridad humana.

En definitiva el PSOE en materia de defensa no es alternativa, sino continuismo.

Share

One comment

  1. […] como Estado plural y de su ciudadanía. Se plantean una serie de desafíos que coinciden con los que ya se planteaban en el anterior programa electoral, como gran parte de esta primera visión general. Para llevar adelante esta política proponen […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed