La seguridad económica y la OTAN: Dirección de Seguridad Económica (DSE)

Imagen de The U.S. Army

Fuente:  OTAN.

Nos quieren vender, habitualmente, que la defensa se ocupa exclusivamente, de la seguridad de las fronteras, del peligro de las invasiones.

Nada más lejos de la realidad.

Curioseando en la página web de la OTAN hemos encontrado un apartado sobre seguridad económica.  En él, la OTAN se dice preocupada, como subraya su Concepto Estratégico, porque

la interrupción potencial del flujo de recursos económicos que comprende las personas, los bienes y productos estratégicos pueden plantear desafíos y oportunidades para la seguridad de la Alianza

Además, en uno de sus últimos documentos de finales de 2014, la Declaración de Gales, afirman que:

Somos conscientes de que nuestra seguridad y nuestra prosperidad están vinculados entre sí. Nuestras economías y la prosperidad requieren seguridad. Y nuestra seguridad común requiere la inversión, basado en economías fuertes. A medida que salimos de la recesión, lo hacemos con renovada dedicación a promover el libre comercio, la competitividad y el crecimiento a través de la comunidad transatlántica, incluyendo una mayor defensa de la cooperación industrial en Europa y otro lado del Atlántico. 

Su enfoque ha sido siempre global (antes, durante y después del conflicto):

Una comprensión adecuada de la defensa y de seguridad la economía es una contribución esencial para el trabajo de la OTAN en pre-conflicto, los conflictos y las situaciones posteriores a los conflictos.

El interés por la faceta económica de la guerra ha estado presente desde la fundación de la OTAN:

La cooperación económica entre los aliados y, con el tiempo, con los socios comenzaron formalmente en 1957 con la creación del Comité Económico. El Comité llevó a cabo el trabajo de múltiples facetas en la seguridad económica hasta mediados de 2010, cuando se disolvió y sus tareas (pasaron a llevarse) a cabo dentro de otros comités. La sección de Economía de Seguridad (DSE) de la División del Estado Mayor Internacional de Asuntos Políticos y Política de Seguridad Defensa y constituye el equipo principal que se ocupa de defensa y seguridad de economía sobre una base del día a día.

Es decir, desde 2010 la DSE y sus planes económico-militaristas se encuentran escondidos entre otras divisiones de la OTAN.

Es de destacar que la DSE ha estado trabajando en Afganistán luchando, dicen ellos, contra la corrupción en el ámbito de la economía y de la defensa.  También:

DSE interactúa con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en la evaluación de los problemas económicos y financieros que son críticos para mediano y largo plazo el desarrollo económico de Afganistán y la seguridad.

Menudo trío se ha juntado:  OTAN, FMI y Banco Mundial.  Así no nos extrañan los logros económicos de Afganistán en los últimos tiempos:

  • Ha pasado de ser la nación 147 con un Índice de Desarrollo Humano de 0’341 en 2000, a ser la nación 169 con un IDH de 0’468, considerado como muy bajo por el PNUD, y entre los últimos clasificados mundiales.
  • Se calcula que el 86 % de las mujeres y un 57 % de los hombres son analfabetos.  En total se calcula que son 10’5 millones de personas.
  • La producción de opio (base de la cocaína) ha aumentado y es uno de los productos estrella de su economía.
  • El 35 % de la población está desempleada y vive por debajo del umbral de la pobreza.
  • Se estima que más del 60 % de la población de Afganistán vive a más de 2 horas de un centro de salud.
  • La esperanza de vida es de sólo 60 años para ambos sexos.
  • El índice de mortalidad infantil es uno de los más altos del mundo.
  • El número de personas que recurre a la venta de su propiedad o pide ayuda a familiares y amigos debido a la inseguridad alimentaria se ha duplicado en el último año en Afganistán, alerta un informe de varias agencias de Naciones Unidas, junto con sus socios en el terreno.  Según el estudio, la cifra de personas en esa situación aumentó de un 4,7%, a un 5,9%, en un lapso de 12 meses. El porcentaje actual equivale a un millón y medio de personas en condiciones de inseguridad alimentaria grave.  Además, otro 27,3% de la población está expuesto a esa situación, pero en un nivel moderado.

El egoísmo que demuestra la OTAN cuando habla de las implicaciones de la actual crisis económica en la seguridad económica es admirable:

Los desafíos que enfrenta la Alianza en la raíz de la recesión económica mundial en 2008 se han hecho sentir en la presión impuesta a los presupuestos de defensa nacional en un momento de austeridad económica y fiscal. En un mundo financiero y económico cada vez más complejo, la colaboración económica internacional es una condición fundamental para la estabilidad y la seguridad, así como medidas para garantizar que los miembros de la OTAN siguen dedicar los recursos presupuestarios necesarios para capacidades de defensa y seguridad.

Sólo les importa su propia seguridad presupuestaria, para invertirla en armas y en muertes en los países que invaden.  Eso sí, en cada uno de sus comunicados y estudios no falta la profusa utilización de palabras como cooperación y solidaridad.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed