Rusia, paradigma de que el militarismo ahoga a la población propia

Imagen de ..zuzu..

Fuente:  El País.

Los datos son escalofriantes:

  • Gasto para Defensa:  32,11% del presupuesto,
  • Gasto para Educación: 3,59%
  • Gasto para Sanidad: 3,05%.

¿Cómo es posible que una sociedad gaste casi 1 de cada 3 euros en la violencia militarista?  ¿Es sostenible esta situación política, social y económicamente?  ¿Qué futuro espera a su población con tan nimio gasto en educación, qué presente sufren con dicho gasto en Sanidad?

El resultado de la votación de presupuestos fue de 239 votos a favor (se requería un mínimo de 226), los del partido Rusia Unida (gobernante) más un voto de la oposición; y 152 diputados en contra.  No votaron o se abstuvieron 59 diputados.

Los diputados contrarios argumentaron que los gastos sociales cada vez son más escuetos, que la sociedad se está empobreciendo y que el endeudamiento de las regiones crece.

Se da la paradoja de que Rusia opta por defender su política exterior, ninguneando las necesidades de su propia población.  ¿Cuánto puede durar esta situación sin un levantamiento social?

Algunos ejemplos:

En 2016, la pensión de los jubilados aumentará un 4%, muy por debajo del índice de inflación, que según el Ministerio de Desarrollo Económico será del 12,8%.

El descenso de los gastos en sanidad y la insatisfactoria organización de la misma han producido ya un nuevo aumento de la mortalidad a partir de 2014; sobre todo en el contingente en edad laboral.

De provincias llegan informaciones sobre reducciones de sueldos a los maestros de un 30% a partir de enero, clínicas que no pueden atender a pacientes por falta de financiación y recorte de plantillas, por ejemplo en la fábrica de automóviles de AvtoVaz (en el Volga), en un 20% (de 52.000 a principio de año a 47-48.000 en la actualidad). La huelga general de los camioneros de largo recorrido esta semana para protestar por una nueva tasa de peaje puede afectar al abastecimiento.

Y lo contrario ocurre en el ámbito de la industria militar:

Sin embargo, la crisis parece no afectar a empresas militares como la Fábrica de Armamento Misilístico Táctico, cuyos empleados han pasado a trabajar en tres turnos para poder satisfacer la demanda que genera la operación militar en Siria. Es tanta la actividad que, según la publicación Kommersant, ha habido que comprar ocho barcos a Turquía para llevar los misiles a la base militar rusa de Tartus.

Por mucho que los líderes rusos quieran argumentar razones que tienen que ver con la coyuntura internacional, lo cierto es que estos datos y políticas provienen de planes ya ideados en 2013 y que pretendía (y están consiguiendo) aumentar los gastos militares en un 60 %, mientras se reducían los gastos en sanidad y educación.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed