La Asamblea Parlamentaria de la OTAN y Diego López Garrido

Imagen de europarl.europa.eu

Fuente:  El País.

La trayectoria de Diego López Garrido ha ido bamboleando desde la izquierda (I.U.) hasta la neoderecha del PSOE, en el cual milita actualmente como uno de sus dinosaurios más veteroinstalados.

En las filas del PSOE logró importantes cargos, el más destacado como Secretario de Estado para la Unión Europea.  Ahora, López Garrido es diputado y Portavoz del PSOE en la Comisión de Defensa del Congreso, donde siestea y sirve de refuezo a la política inamovible del militarismo español que PP y PSOE vienen ejecutando en una carrera de relevos interminable.

Ahora acaba de ser elegido, por unanimidad, Vicepresidente de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN. Casi nada para quien pasó del OTAN no al OTAN claro que si, saltando cual contorsionista de las ideas por todas las categorías mentales posibles al respecto.

Vemos que tras Javier Solana, «OTAN, de entrada no», van ocupando cargos en la principal alianza mundial del militarismo y la violencia otras gentes de la «izquierda» española, incluso los que provenían de IU y se reconvirtieron (no mucho si tenemos en cuenta que es dificil pensar lo que no se pensaba) al PSOE con aires de renovación y resultado poco renovado.

La Asamblea Parlamentaria de la OTAN es un foro muy particular:

Fundada en 1955 como «Conferencia de parlamentarios de los países miembros de la OTAN», pasó a llamarse en 1968 «Asamblea del Atlántico Norte» (AAN) y posteriormente, a partir de 1999, Asamblea de la OTAN. Este foro de cooperación interparlamentaria, en el que participan las Cortes Generales, es independiente de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), de la que no forma parte. Sin embargo, las relaciones con la OTAN se han ido formalizando progresivamente.
La Asamblea de la OTAN ofrece un foro en el que los parlamentarios de los 28 países miembros de la Alianza Atlántica se reúnen regularmente, para debatir y dar a conocer la opinión de los parlamentos y del público sobre los temas más diversos. La inexistencia de disposiciones en el tratado constitutivo de la OTAN que se refieran a la creación de un «pilar parlamentario» de la organización, ha permitido que, desde 1989, la Asamblea haya rebasado sus límites geográficos originales, posibilitando la incorporación de los parlamentos democráticos de los países de Europa Central y Oriental. Esta flexibilidad temática y geográfica ha permitido una rápida adaptación a la nueva configuración internacional, el fortalecimiento de la noción de una comunidad transatlántica de países democráticos y el desempeño de un papel constructivo en el establecimiento de un nuevo orden de seguridad en Europa.

Alucinante:  no forma parte de la OTAN, por mucho que su nombre nos indique una estrecha vinculación.

La Asamblea cuenta con 257 delegados de los parlamentos de los países miembros de la Alianza Atlántica y 66 delegados asociados procedentes de los países de Europa Central y Oriental. PArece un parlamento de juguete y sin excesivo poder de decisión, pero eso sí, folclórico y legitimador de la alianza militar.

Los escaños se distribuyen dentro de cada una de las delegaciones de los 28 países miembros de la Alianza de acuerdo con el principio de proporcionalidad y según el procedimiento que cada parlamento nacional establezca, reflejando así la composición política de los respectivos Parlamentos. Estados Unidos cuenta con 36 escaños; Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido con 18; Canadá, España, Polonia y Turquía con 12; Rumania con 10; Bélgica, Grecia, Hungría, Países Bajos, Portugal y República Checa con 7; Bulgaria con 6; Croacia, Dinamarca, Noruega y Eslovaquia con 5; Albania y Lituania con 4; y finalmente, Eslovenia, Estonia, Islandia, Letonia y  Luxemburgo con 3.

Las delegaciones de los 14 países con estatuto de «delegaciones asociadas», que carecen de derecho de voto, también están constituidas según el principio de proporcionalidad. La Federación de Rusia dispone de 10 escaños; Ucrania de 8; Austria, Azerbaijan, Serbia, Suecia y Suiza de 5; Finlandia y Georgia de 4; Armenia, Bosnia y Herzegovina,  la Ex-República Yugoslava de Macedonia, Moldavia y Montenegro de 3.

Participan de forma regular delegaciones invitadas de Japón y Australia.

La delegación española está formada por 11 diputados y 11 suplentes, entre los que figura todo el arco parlamentario, si bien la parte izquierda del arco sólo figura como suplente.

La Asamblea tiene su sede en Bruselas, donde trabajan unos 30 empleados permanentes.  La Asamblea se reúne en sesión plenaria dos veces al año, en primavera y otoño, en los diferentes países que la componen.

En la sesión de primavera se presentan los proyectos de informes de las comisiones y subcomisiones. Durante la sesión anual de otoño, estos proyectos se someten a un examen definitivo y se debaten las recomendaciones dirigidas al Consejo del Atlántico Norte.

A lo largo de un año determinado, la Asamblea organiza varias actividades conjuntas con la OTAN, como seminarios y programas de capacitación para los parlamentarios o personal parlamentario

En la propia página de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN vemos que

Las relaciones de la Asamblea con la OTAN se basan en el reconocimiento mutuo de que las políticas de laAlianza tienen que depender de un amplio consenso nacional en los países miembros, y que los parlamentos son actores clave en este sentido, y los canales esenciales a los ciudadanos. A través de esta asociación positiva, la OTAN y la Asamblea también demuestran que la OTAN es una alianza basada en valores compartidos, y que tiene como objetivo fortalecer las instituciones democráticas

Lo cual parece dulcificar que la Asamblea Parlamentaria de la OTAN es una forma de hacer propaganda del militarismo otanero en los parlamentos nacionales, contando con colaboradores internos en cada nación.

En cuanto a las cuentas de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN, cabe destacar que:

  • En 2014, las contribuciones de los países miembros supusieron 3’689 millones de €.
  • También en 2014, la OTAN contribuyó con 51.600 €.
  • Los costes de personal en 2014 fueron de 2’745 millones de €.
  • Los costes operativos fueron 374.020’61 €.
  • Los costes de las sesiones de la Asamblea 344.382’27 €.
  • Y los costes de misiones, seminarios y relaciones externas 323.484’23 €

Por otro lado, el principal donante es Estados Unidos con 804.102 €, seguido de Alemania con 536.526 €, Francia con 412.127 €, Reino Unido con 406.031 €, Italia con 322.722 €, Canadá con 225.314 €.  El séptimo contribuyente es España con 193.781 €.

¿De dónde salen estos 193.781 € del presuùesto español?

En el post de mañana encontraréis parte de la respuesta:  nuevo gasto militar español, ahora en las Cortes.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed