Cooperación militar con Marruecos

06

cesar casellas

Fuente: Infodefensa

El Director General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa español ha aprovechado la feria de armas DSEI celebrada en Londres a mediados de Septiembre, para explicar que el Gobierno Español está haciendo una labor de apoyo a la industria militar española en materia de venta de armas y cooperación militar con Marruecos.

Estamos viendo con la industria española posibilidades comerciales y de colaboración con Marruecos

Si hemos de hacer caso al General García Montaño (DGAM). Marruecos ha pedido ayuda a España para llevar a cabo algunos programas de armamentos que quieren poner en marcha, para los que piden, principalmente, transferencia tecnológica y acuerdos de colaboración.

Aparentemente los marroquíes negocian con las empresas del sector militar industrial, lo que nos hace preguntarnos cómo es posible esta «intromisión» del gobierno, que descaradamente se pone a la cabeza de dicho sector para apoyar sus negociaciones, demostrando el difícil contorno que separa-une los intereses privados y de las élites políticas españolas en lo relativo al complejo militar-industrial.

Sorprende en segundo lugar que sea el Ministerio de Defensa español, que mantiene a los países del Magreb entre sus potenciales enemigos, el que ahora potencia la transferencia de armas y tecnología al ejército marroquí.

O una de dos, o la idea de enemigo es meramente manipuladora (y en ese caso obscena por lo que conlleva de apelación a miedos infundados) y una excusa para justificar un ejército innecesario, o estamos convirtiendo a Marruecos en el territorio interpuesto para que hagan la guerra por nosotros, con nuestros propios intereses y bajo nuestra absoluta dependencia, lo cual además parece patético y de una discutible eticidad.

En todo caso, lo que sí podemos asegurar es que el Gobierno de España va a contribuir decisivamente con el de Marruecos para que los marroquíes tengan que soportar a futuro una ingente  deuda militar en detrimento de necesidades sociales evidentes. Dios los cría y ellos se juntan.

Tal vez si la cooperación con Marruecos se centrara en potenciar el desarrollo compartido y la seguridad humana, los marroquíes tendrían verdaderas razones para considerarnos un pueblo hermano, lo que no parece el caso en las actuales circunstancias.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed