el agua en el centro de la estrategia militar Israelí en Palestina

Seu+Cambra+Espanya+-+Israel_4

Fuente: Público

Desde que Israel ocupó en el 1967 los territorio palestinos, el ejército sionista dictó normas que prescribían la absoluta autoridad militar sobre el agua en los territorios ocupados, de forma que los palestinos necesitaban autorización del ejército tanto para abrir un pozo como para reparar una cañería o una cisterna. De 1967 a 1996 únicamente concedió 13 licencias a palestinos relacionadas con el uso del agua, lo que explica claramente la situación de opresión sufrida por los palestinos de manos del ejército de Israel.

Los acuerdos de Oslo de 1995 intentó reparar esta situación, autorizando a un uso más aceptable del agua del principal acuífero regional, el acuífero «de la Montaña» (que discurre por los territorios palestinos en su casi totalidad), pero los acuerdos, en este punto, se quedaron en papel mojado y la autorización del uso del agua por parte de Israel a los palestinos ha seguido siendo cruel y despiadadamente injusto.

Por poner un ejemplo, según denuncia una comisión de parlamentarios del Parlamento europeo

si en 1999 los palestinos recibieron 138,2 millones de metros cúbicos, en 2007 el volumen se redujo a 113,5 millones, y al año siguiente a 84 millones. Israel alega que esto se debe a que hay menos cantidad de agua disponible, mientras que los palestinos argumentan que Israel practica una sobreexplotación.

Un reciente informe del Banco Mundial abunda en este sentido.

Mientras los palestinos de Cisjordania reciben este trato respecto del agua, los colonos israelíes que ocupan esta tierra reciben un descarado trato de favor también con el tema del agua.

Coincide además, según Amnistía Internacional, que el muro realizado por Israel ha dejado casualmente del lado israelí las zonas más ricas en agua en el lado israelí, dejando las menos húmedas del lado palestino.,

Según uno de los partícipes en esta comisión in situ, Florent Marcellesi, portavoz de Equo en esta comisión toda esta situación del uso del agua

Se trata de una injusticia clara: existe una gran diferencia entre el volumen de agua que se pone al servicio de los israelíes y el que se pone al servicio de los palestinos. Incluso entre los mismos palestinos hay una gran diferencia entre quienes están conectados al servicio de agua que está en manos de la empresa israelí Mekorot y quienes no están conectados

En la zona de Gaza la situación es peor, porque mientra se derivan 450 millonmes de metros cúbicos para los israelíes, los palestinos sólo reciben 80 millones de metros cúbicos. Ni que decir tiene que la población palestina es muy superior a la israelí. Pero, además, según parece, entre el 85 y el 90% de las aguas recibidas por los palestinos son aguas residuales, fruto de la previa sobreexplotación del acuífero por parte de Israel.

Nos parece una estrategia militar cruel esta de privar de agua a los palestinos. Es más, es un ejercicio brutal y constante de la violencia estructural y un cierto modo de terrorismo de estado contra toda una sociedad.

Nos vendan como nos vendan el cuento del conflicto israelo-Palestino, lo que parece claro es que no se trata tanto de una guerra religiosa o cultural, como nos quieren hacer creer, como de una guerra de ricos contra pobres, como siempre.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed