¿Controla el gobierno las armas que vende a Arabia Saudí?

Mosqu%C3%A9e+Masjid+el+Haram+%C3%A0+la+Mecque

Tribes of the World

Fuente: Infolibre

Ya en 2012 el actual Ministro de Defensa justificó el gran pelotazo de la industria militar española con algunas dictaduras militaristas y agresivas, más en concreto con Arabia Saudí, diciendo que para él España estaba legitimada para vender armas a cualquier país que estuviera admitido en la ONU y tendiera a la mejoría, y acuñó la máxima pragmática, y a nuestro entender algo cínica, de que  «nada es perfecto en política y en el mundo, pero si al menos se tiende a que las cosas mejoren, pues es bastante admisible».

De este modo, que ahora reincida diciendo que España tiene garantías de que Arabia Saudí no hará un mal uso de las armas que les vendemos (y las que le pretendemos seguir vendiendo) no supone una novedad, sino una persistencia en las malas políticas.

Dice el Ministerio en la respuesta facilitada a la pregunta del diputado Tardá que

los usuarios finales fueron organismos o empresas de naturaleza pública y las licencias estuvieron acompañadas de garantías de uso final y de estrictas cláusulas de no reexportación

Y, sin más, se queda tan fresco, como si eso fuera garantía de algo cuando la prensa a diario describe un panorama alarmante y diferente. ¿No merecería esta sospecha la verificación, el control efectivo, por parte del Gobierno español del uso de estas armas? Parece que no. Confían en la palabra dada.

Morenés ha tenido que recurrir de nuevo a la retórica porque la ley prohíbe formalmente que el gobierno autorice la venta de armas a otros países cuando no existan garantías de que estas no vayan a usarse para atizar conflictos latentes, o para la represión interna o la violación de los derechos humanos y que, por si fuera poco, para considerar qué países no cumplen con estos niveles deberán tenerse en cuenta las opiniones de las organizaciones sociales que velan por los derechos humanos de dichos destinos.

Ocurre que Arabia Saudí ha comprado armas a España desde 2003 a 2014 al menos por valor de 725 millones de euros, según informa Público y que prestigiosas ONG han venido considerando a dicho país de forma permanente como un peligro y un lugar sospechoso y poco recomendable en cuanto a la venta de armas.

Ocurre además que Arabia Saudí no goza de prestigio en cuanto a la puesta en práctica de los derechos humanos, sino, todo lo contrario, como uno de los candidatos número uno en su incumplimiento.

Ocurre además que en Arabia Saudí sí existe represión interna a la población, tanto la autóctona como los miles de inmigrantes existentes, como podemos ver en los informes de dicho país de Amnistía Internacional, o los de Human Right Watch

Ocurre también que se denuncia cada dos por tres el apoyo de Arabia Saudí a grupos terroristas.

Ocurre que Arabia Saudí está luchando en el Golfo por todos los medios por mantener la hegemonía regional, enfrentándose  Irán, como denuncia el Real Instituto Elcano en uno de sus últimos análisis y que en la actualidad mantiene diversas guerras en pié, como la emprendida recientemente en Yemen.

Y ocurre que tanto Arabia Saudí como Irán se preparan militarmente para una hipotética guerra hegemónica y por el control del petróleo de un área que abastece más de 1/3 de la demanda de crudo mundial, y para esa guerra Arabia Saudí acumula armamento y compra a las industrias internacionales (principalmente de EEUU y Europa) cuanta arma sale al mercado.

Son todo esto razones más que alarmantes para quedarnos perplejos ante las explicaciones del Gobierno español a la venta de armas a Arabia Saudí «con garantías», pues así las cosas, de lo que casi podemos dar garantía es de que estamos contribuyendo a polarizar un conflicto latente que ha entrado ya en fase peligrosa y a desencadenar una futura guerra que, tal vez, será muy rentable para las industrias militares y para los intereses occidentales de debilitar una región donde está la tercera parte del crudo en venta.

Es por eso que, como señala Infolibre, ningún experto se cree las garantías de uso final del armamento que el gobierno español vende a Arabia Saudí y a otros por el estilo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed