Contener la violencia costó 9’4 billones de dólares USA en 2013

Imagen de Global Peace Index

Fuente:  Índice Global de Paz.

Ya hemos hecho referencia al Índice Global de Paz en otro artículo.  En él aparece un dato que nos llamó poderosamente la atención:  el coste global de contener la violencia, que se desarrolla en la siguiente tabla:

COSTES DE LA VIOLENCIA GLOBAL2013
Tipo de violenciaCoste directo (en mil millones de dólares)
Gastos militares2.535
Homicidios720
Seguridad interna625
Crímenes violentos325
Seguridad privada315
Encarcelamiento185
Producto Interior Bruto perdido por conflictos130
Muertos por conflictos internos30
Miedo25
Terrorismo10
Mantenimiento de la Paz5
Desplazados y refugiados2
Muertos por conflictos externos1
Total (coste directo, sólo)4.908
Total (incluyendo el efecto multiplicador 1por 1 del coste de la paz)9.816

En total 4.9 billones de dólares USA en 2013.  179.000 millones de dólares más que en 2012.  

Llama la atención el que llaman «factor multiplicador de la paz».  Este factor lo incluyen porque argumentan que todo gasto tiene efectos multiplicadores en la economía, es decir, genera nueva actividad económica (porque provoca empleo, nuevas inversiones, etc.).  En este caso, al coste de contener la violencia le dan un factor multiplicador de 1 por 1, y consideran que es un cálculo bastante corto. Quiere significar que cada euro invertido generará otro de actividad económica.

La argumentación de este factor multiplicador de la paz se encuentra en la página 9 del informe «El coste económico de la contención de la violencia«, publicado por el Instituto de Economía y Paz (en anagrama IEP).

El IEP es un think tank que se dedica, desde 2007, a cuantificar económicamente la paz, su objetivo es cambiar el paradigma en el que el mundo entiende la paz, aunque el paradigma al que quieren llegar es, también, moderado.

Pero también llama la atención el hecho de que la violencia, en este estudio, no es considerada desde una perspectiva tan estrecha como la usual, sino que acogen otras dimensiones de la misma, para entenderla como algo mucho más amplio, y por lo tanto, sus costes no se limitan a las guerras en el extranjero y los gastos militares, sino que se tienen en cuenta muchos más apartados, 14 en total.

A muchos les parecerá este enfoque exagerado; sin embargo a nosotros no.  Nos parece que le faltan algunos aspectos como la contención de los costes ecológicos que provoca la violencia (en las guerras, intervenciones militares a países extranjeros, contaminación por la preparación militar, etc.), o los porpios de la violencia estructural y cultural, por ejemplo.

Por otro lado, el análisis atento de los items que manejan para su estadístic, en nuestro criterio nos acerca a un enfoque de paz negativa, de paz como ausencia de conflictos, de mero control y contención de la violencia, no de paz positiva.  En ningún momento se habla del gasto de políticas proactivas que intenten imponer un estado de paz positiva en los conflictos, lo cual nos hablaría de un coste mucho mayor de la paz, pero también de un retorno muchísmo mayor de la políticas de paz en el aspecto económico.

A pesar de esta crítica, ellos argumentan que sus mediciones se refieren a una paz positiva y su opinión nos parece un tanto peculiar y discutible, pero un buen punto de comienzo.  En otra publicación:  «Pilares de la paz»  desarrollan 6 pilares de la paz:

  1. Buen funcionamiento del gobierno.
  2. Entorno empresarial saludable
  3. Distribución equitativa de los recursos
  4. La aceptación de los derechos de los otros
  5. Las buenas relaciones con los vecinos
  6. La libre circulación de la información
  7. Alto nivel de capital humano
  8. Los bajos niveles de corrupción

con los que intentan definir las características nacionales que están más estrechamente asociadas a la paz, una paz tal vez algo m ás que ausenci de guerra, pero algo menos que una paz positiva entendida desde un planteamiento basado en la seguridad humana.

¿Dónde quedan en este índice las ongs, los individuos, la sociedad, claves para nosotros en la política constructiva de paz?

No obstante, con los parámetros empleados por la entidad, el gasto mundial en contener la violencia es desmesurado, y habla, sobre todo, de la desmesura de la violencia y de su cultura en nuestras sociedades.

Una asignatura a la que hay que seguir dedicando esfuerzos y trabajo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed