El nuevo plan de incendios forestales 2015 militariza la intervención apagafuegos

IMG_8274001

Globovisión

Fuente: Consejo de Ministros

El último Consejo de MInistros, de junio de 2015 ha servido para la aprobación por parte del gobierno del «Plan de actuaciones contra los incendios forestales», del que el mismo Consejo de Ministros ha elaborado una nota explicativa.

Según esta nota, en la actuación estatal contra incendios 2015 están involucrados varios ministerios (justicia, Interior, Fomento, Agricultura, Alimentación y Medioambiente, Hacienda y Administraciones Públicas, Presidencia, Economía y Competitividad  y Defensa).

Las atribuciones y actividades de cada uno de ellos son curiosas de leer, pero destaca sobre todas ellas la del Ministerio de Defensa.

Se encomienda la labor apagafuegos a  la Unidad Militar de Emergencias, que contará para ello con 1.500 efectivos más otros 1.500 para apoyo logístico, un total de 3.000 personas.

Lo dice así el Gobierno:

La UME contará con un total de 1,500 militares en lucha directa contra incendios forestales, encuadrados en los Batallones de Intervención y articulados en treinta secciones, entre las que se incluyen sus bases principales, los despliegues temporales (Pontevedra, Granada, Cáceres, Menorca y Mallorca) y las dos secciones ubicadas en Canarias. Además, dispondrá de apoyos logísticos y operativos, lo que elevará a 3.000 el número de efectivos involucrados

Con este despliegue, afirman, podrán llegar a todo el territorio estatal en menos de cuatro horas desde que se autorice su intervención (y ojo, que este es el primer pero no el único requisito), salvo en Baleares, Ceuta y Melilla, donde tardarán no se sabe cuánto y mientras tanto intervendrá el Ejército de Tierra.

Para esta actividad, la UME desplegará hasta un máximo de 13 aviones de sus bases «secundarias», pero además,

operará los aviones apagafuegos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

No parece mala solución:  aviones que pertenecen al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que es quien los ha comprado, pero que están en posesión del Ejército, que es quien los usa. ¿Podemos considerar esto un gasto militar encubierto?

Defensa, durante los años anteriores, ha suscrito acuerdos con diversas administraciones para realizar esta actividad apagafuegos. Como hemos indicado en otras entradas de este mismo blog, luego pasa factura a los restantes ministerios o comunidades autónomas por su actuación, lo cual nos deja muy asombrados. Tomando un ejemplo, en 2013 la UME recibió al menos 26,8 millones de euros del Ministerio de Medio Ambiente. ¿No sería mejor que el Estado y las Comunidades Autónomas contaran con sus propios recursos o mejoraran los que ya tienen (por cierto desatendidos y sin reconocimiento) y no gastaran dinero en financiar esta actividad del ejército, que por otra parte no está pensado para apagar fuegos que se sepa?  ¿No es una forma indirecta de contribuir a engrosar la expansión militarista a todo tipo de actividad humana?

Este año se tiene previsto mantener un conveio de colaboración del Ministerio de Defensa con la Xunta de Galicia, que delega esta función en los militares en vez de desarrollar sus sistemas de protección.

Además de apagafuegos externos, los militares tienen encomendado cuidar su extenso patrimonio (que por cierto suelen incendiar de forma constante en estas fechas) para lo cual las actuaciones este año serán

Actualmente hay una superficie de más de 99.500 hectáreas reguladas por planes técnicos en propiedades del Ministerio de Defensa. Las actuaciones para este año abarcan el tratamiento silvícola preventivo en áreas cortafuegos, la construcción y mantenimiento de fajas cortafuegos, caminos y pistas forestales, la construcción de depósitos de agua, la formación del personal y la dotación de diverso material contraincendios.

Una vez más, la lucha contra incendios queda absolutamente militarizada.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed