Drones de madera para el activismo social

El Flone es un dron dedicado al activismo social /LABoral/S. Redruello

/LABoral/S. Redruello

 

Fuente: El diario

Conocimos a uno de los promotores del proyecto en Elche hará tres años. Nos mostró algunas de sus creaciones y habló largo y tendido de su idea de poner la tecnología de los drones y otras cosas al servicio del activismo social.

Ahora leemos la materialización de la versión 3.0 de aquella idea de usar drones para el activismo social. Un drone activista puede valer para grabar excesos policiales, desahucios o acciones noviolentas. Puede documentar activismo y puede informara los activistas de diversos escenarios.

El Drone social, que llaman FLONE (Flying Phone)10, se ha diseñado en material accesible, barato y reciclabe para generar los menos residuos y quitar complejidad al proceso, facilitando su uso por los activistas

…es un plataforma de madera con hélices y unas gomas de sujeción para albergar un teléfono móvil. La última versión puede cargar 400 gramos y se maneja desde otro teléfono, a través de una aplicación específica, a una distancia de 200-300 metros, con wifi, o 50 metros, por bluetooth.

Su  hardware y su  software son libres, otra característica que los hace altamente útiles para el activismo.

El prototipo es pequeño para poderlo sacar del taller sin un vehículo y carece de cámara y GPS para aprovechar los recursos que supone simplemente adosarle el teléfono que ya llevamos en nuestros bolsillos y, así, generar menos residuos y abaratar su fabricación.

Los activistas han hecho ya uso del aparatito en varias ocasiones, las más sonadas

Flone también ha tomado planos cenitales de un mural de cartulinas verdes y rojas en una concentración de la PAH para decir que «Sí se puede». O proyectado sobre la sede de la editorial RBA la corona llena de mierda que Juan Carlos I pasaba a su hijo al abdicar en la famosa viñeta autocensurada de El Jueves. O mapeado el suelo con objetivos medioambientales, a través del empleo de la fotografía para hacer cartografía.

La última iniciativa, efectuada por Amorós en colaboración con un activista japonés, Takahiro Yamaguchi, (Aeracoop ya no trabaja de manera conjunta) hace apenas medio mes, supone una vuelta de tuerca al prototipo. En vez de un teléfono, han incorporado en esta ocasión un mecanismo que activa una lata de spray para hacer grafiti. Ya hay colgado un vídeo con los primeros ensayos. Amorós apunta a otros usos potenciales, algunos de los cuales prohibiría la nueva ley de seguridad ciudadana, como documentar vertederos ilegales o «devoluciones en caliente» en la frontera con Marruecos.

Le deseamos a Flone larga vida como una herramienta más al servicio del activismo social.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed