Nuevo capítulo del culebrón de INDRA

Pr%C3%AAmio+Best+Blogs+Brazil+2008

Por fdecomite

Fuente: El Confidencial

Esta no es ni la primera, ni la  segunda, ni la tercera vez que hablamos del tema. Constituye al menos la cuarta entrada que hacemos sobre el culebrón de INDRA y el empeño del Ministro de Defensa y Secretario de Estado en hacerse a cualquier precio con el control de esta empresa para usarla a favor de los intereses de venta de armas que ambos comparten.

Ahora, al parecer, el Ministerio de Defensa recela de su anterior compañero de viaje, Telefónica, que le sirvió (mediante la adquisición por parte de dicha compañía de un 6% de accionariado de INDRA) para sumar votos y echar al anterior presidente de INDRA (que se oponía al control de INDRA por parte de Defensa y contaba con el apoyo de parte del gobierno).

Antes de esto Defensa maniobró para que el Estado comprase las acciones de BANKIA en INDRA a precio muy apañado: una vez que el Estado nacionalizó a BANKIA con eso de su quiebra técnica, le obligó a vender sus acciones en INDRA a la SEPI. Este paso estratégico lo hizo comprometiendo a su vez a la SEPI, perteneciente al Ministerio de Hacienda, para que comprase las acciones que quería Defensa, pero con el pacto tácito de que la SEPI daría el control de la compañía a Defensa  y llegado el caso le vendería ese 20% del accionariado que acababa de comprar a BANKIA al «organismo autónomo militar INTA», dependiente de Defensa.

Ahora las cosas están en que Defensa posee el 10% del accionariado de INDRA por medio del INTA, y el otro 10% del Estado lo posee la SEPI que, parece ser, tampoco está por la labor de hacer lo que quiere Defensa, situación que se agrava porque Telefónica ha dejado clara su intención de poseer el 12% del accionariado (es decir, más que el 10% de Defensa) y por tomar decisiones autónomamente.  (Y por tanto puede que no en sintonía con lo que desea el Ministerio de Defensa) en INDRA.

Defensa entonces presiona a la SEPI para que la venda a precio irrisorio su 10% de INDRA para tener más acciones que nadie y asegurarse que INDRA forme parte inequívoca del «polo militar industrial» que Defensa está empeñado en dejarnos como legado (legado con una deuda ingente, todo sea dicho) de la legislatura.

Mucho nos sospechamos que el culebrón de INDRA no ha dado aún su último coletazo y todavía nos depara alguna que otra novedad escandalosa.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed