El cabo Noval murió por 0’30 pesetas, los militares africanistas le hicieron héroe para justificar su ascensión hacia la dictadura

Imagen de La Nueva España

La semana pasada estuvimos en Pola de Siero haciendo un taller sobre antimilitarismo.

Allí sacamos el tema de que Asturias disfruta de:

  • 10.307.000 metros cuadrados de terrenos militares
  • 59 inmuebles propiedad del INVIED, el Organismo Autónomo Militar que gestiona las Infraestructuras, Vivienda y Equipamiento militar.
  • facturan 2 millones de € anualmente en Defensa
  • Tienen la fábrica de armas de Trubia que surte de munición tanto al ejécito español como a otros, algunos del tercer mundo
  • UGT ha pedido que se sigan fabricando armas para sostener los puestos de trabajo, sin replantearse la ética de esta producción y, mucho menos, las posibilidades de conversión de esta industria.
  • Arcelor fabrica 2.000 toneladas de chapa para los nuevos buques multipropósito de la Armada.
  • Tienen en Siero el Regimiento de Infantería Ligera Príncipe 3, llamado «el osado».

En este momento nos comentaron que el regimiento se conocía como Cabo Noval.  También nos dijeron que el Cabo Noval era toda una institución militarista y que tenía monumentos por muchos pueblos de Asturias.

Hemos visto que también existe una estatua frente al Palacio Real en Madrid y que, cómo no, no faltan las calles y avenidas dedicadas a tan insigne español en Madrid y otras ciudades.

Una breve historia sobre Luis Noval Ferrao se puede encontrar fácilmente.  En ella destaca que nació en el siglo XIX en Oviedo y que murió en 1909 en Marruecos:

Ingresó en el Tercer Regimiento de Infantería del Príncipe y fue trasladado a Melilla. Participó en la toma de el-Had de Benisicar. Fue hecho prisionero por los rifeños, quienes le obligaron a llevarles a la entrada del campamento español. Los soldados españoles no dispararon al ver venir a Noval, pero él gritó: «Disparad, soldados. Aquí están los moros», para advertir de la trampa, muriendo en la refriega que se produjo entre rifeños y españoles.

Esta historia fue convertida en mito del patriotismo español por parte de los militares africanistas que luego dieron el golpe de estado que instauró en España una dictadura de 40 años y secuelas en los posteriores.

Todo depende.  Y lo podéis ver y comparar en la crónica reciente de ABC:

Con el fusil en la mano y el recuerdo de su España natal en el corazón. Así fue como murió en Melilla el cabo Luis Noval en una fría noche de 1909 cuando, al observar que una patrulla mora pretendía acceder en plena noche a uno de los campamentos españoles en el Rif, gritó «¡Tirad que son los moros! ¡Viva España!». Aquel día, este militar salvó miles de vidas a costa de la suya, pues fue asesinado a sangre fría por los rifeños pocos segundos después.

Mucho más marcial, con más vivas a España, y, sobre todo, con ese asesinato a sangre fía por los rifeños.

Como «los moros» mataron a nuestro cabo, para nuestra épica patriotera lo hicieron a sangre fría y fue un asesinato.  En este caso no cabe la obediencia debida, ni el estado de guerra, ni nada.  Asesinato y a sangre fría. Los moros matados por los soldados españoles del otro lado no cuentan.

¡Qué curiosa es la historia! Y qué unilateral.

Parecería que los rifeños fueron conscientes en aquel momento de que mataban a un gran héroe español.  Seguramente celebraron ese tiro, quizá perdido, con grandes alharacas y condecoraciones al tirador, visto que se habían cargado, casi casi, a la resurrección de Don Pelayo.

106 años después, nuestra cultura militarista y violenta sigue reconociendo y ensalzando al cabo y, sobre todo, a la campaña de loa al militarismo y a la violencia que se hizo para justificar la guerra en Marruecos.  106 años después nuestras calles se nombran y se decoran en su honor.  ¿Qué pensarán los marroquíes cuando nos visiten o lo que ya viven aquí y son, también, españoles?

Seguramente, cuando hagamos turismo en Marruecos y nos cuenten la historia de esta guerra desde el punto de vista marroquí, sentiremos un cierto resquemor, cierta ofensa porque ensalcen a sus héroes, que fueron nuestros verdugos.

La Nueva Asturias nos informa de algunos detalles de aquella campaña:

«Los devengos que disfrutarán los señores jefes y oficiales o individuos de tropa desde su salida de esta plaza serán: Coronel: 10 pesetas. Tenientes coroneles y comandantes, 8. Capitanes, 5. Subalternos, 4. Sargentos, 1. Cabos y soldados, 0,30. Maestros armeros, 3. Los señores jefes y oficiales tienen el 12% de descuentos en sus indemnizaciones».

0’30 pesetas (suponemos que al mes).  Un cabo o un soldado cobraban 33 veces menos que un coronel.

Por ello había que llenarles de patriotismo, de odio a los marroquíes, de hombría, de violencia, de enemigos.  Y de vino

«A las diez se distribuirá a la fuerza que debe marchar medio litro de vino por plaza, que regala la Comisión de la Cruz Roja de Oviedo.

Carne de cañón.  Como ahora y como siempre.

Share

2 comments

  1. Lince dice:

    ¿Podríais concretar qué tipo de munición se fabrica en Trubia? Se permite utilizar la imaginación, se os da bien y os hará falta.

    • utopia contagiosa dice:

      estiamdo Sr: Desde 2014 Trubia fabrica carros de combate para el ejército británico. EN concreto participa en la construción de 589 de estos artilugios de muerte, como puede comprobar pinchando aqui. La empresa pertenece ahora General Dynamics, como puede comprobar en este otro enlace y en un tercer enlace, la gama de productos (incluida la munciión) que fabrica esta compañía.
      Por ello, sin mucha imaginación, puede verse que Trubia participa del armamentismo nefasto y poco ético que debemos desterrar siquiera sea por la propia perviviencia de poblaciones extensas e inocentes que no tienen por qué sufrir la codicia y el ánimo de riqueza injusta de unos cuantos canallas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed