La agresiva presencia militar española en Mali

M%C3%ADtin+Mariano+Rajoy

Por thierry ehrmann

Fuente: Cuatro

Con el boato preelectoral imaginable y el populismo rancio y casposo de la derecha de siempre, los medios de comunicación han publicitado el viaje de Rajoy, Presidente de gobierno y Morenés, su ministro de la guerra, a «visitar nuestras tropas» a Mali y Senegal.

Hay varios aspectos de los que la información preelectoral no dan cuenta pero nosotros no queremos pasar desapercibidos:

Uno, poner el énfasis no tanto en la paternal visita de un presidente a sus soldaditos desplegados por acá y por acullá y los buenos deseos, trufados de tópicos burdos, sobre lo que les echan de menos los españoles (tópicos además cargados de una falsedad nunca bien explicada), sino en preguntarnos para qué tenemos ese despliegue militar rampante.

Si atendemos a la propaganda del Presidente Rajoy, en Mali está España por su gran generosidad de país proderechoshumanos (a pesar de los recortes de los mismos promovidos por el gobierno del rajoinato o la salida de España de la órbita de países que perseguían el genocidio). Lo explica otra noticia de Cadena Ser que recoge declaraciones del Presidente de Gobierno

Vivimos momentos difíciles, aquí estamos para ayudar al pueblo de Malí para que se llegue a una serie de acuerdos, los mayores enemigos de la humanidad son los que disponen de la vida de los demás a su antojo. Se han librado muchas batallas, el enemigo hoy es el terrorismo, piensen como piensen y sean como sean. Estamos defendiendo la seguridad y los derechos de todos los españoles

Pero dice la noticia de Cuatro que los objetivos de esta guerra en la que estamos son

La EUTM Malí tiene como objetivos frenar el avance del yihadismo en la zona, formar a los militares malienses y dotar al país africano de un ejército capaz de enfrentar a Al Qaeda en el Magreb.

Es decir, dos objetivos diferentes. Uno, combatir a Yihadismo en la zona. Y dos, formar en Mali un ejército capaz de enfrentar a Al Queda en el Magreb.

En cuanto a la primera, nos sitúa en una operación de guerra contra un enemigo definido y demonizado pero ceñido a un territorio: el avance de éste sobre parte de Mali. La segunda aspira a algo más y más peligroso: crear un ejército que combata en todo el Magreb por «nuestros» intereses.

Un pequeño, pequeñísimo, detalle que le ha pasado desapercibido a la prensa o sobre el que no se hacen preguntas apropiadas: ¿de verdad que queremos intervenir militarmente en Mali?, ¿de verdad que estamos involucrados en una guerra a largo plazo por el control del Magreb? ¿Qué explicación tiene la idea de las fronteras avanzadas que convierte el Sahel en parte de nuestra linea «fronteriza» de defensa?  ¿No es una legitimación del intervencionismo militarista e imperialista?  Y si nos apuran más, ¿aprueba y legitima la sociedad el hecho de que España haya participado en más de 70 escenarios de guerra desde la instauración del régimen actual?  ¿Queremos pertenecer a un bloque militar represivo y que impone su voluntad por la fuerza de las armas?.  Pequeños detalles que, en su olvido neutral, los medios de comunicación incurren.

Dos, preguntarnos qué hace el tal presidente Mariano y su ministro militar en Senegal, país que según creemos no está en guerra pero ante el que España mantiente un amplio y no bien explicado interés militar. ¿Es que el tipo de relaciones con dicho pueblo va a ser también por vía militar?

En Senegal Rajoy va a visitar también tropa militar, porque también allí tenemos militares y estrategia militar en marcha. De ello no dan cuenta los medios de comunicación, pero eso no evita conocer que Rajoy, en este caso, amén de hablar con el gobierno de aquel país (y de paso ver si le coloca armas españolas, que para eso lleva a su ministro más internacionalizado en la materia)

 visitará a dotación del patrullero Vencedora, de la Guardia Civil, que en estos momentos se encuentra temporalmente destacada en el puerto de Dakar.

Ya ven, también militares españoles (estos sin que se haya debatido lo más mínimo al respecto) en Senegal.

Tres, caer en la curiosidad de que los soldaditos españoles luchan, o enseñan a luchar, en una guerra no sólo contra los teóricamente malos «terroristas», sino contra todo lo que se mueve. Concretamente en las noticias del 4 de mayo en la Cadena Ser informaron que las tropas de la operación militar de Mali combaten en el norte tanto a Yihadistas como a los Tuareg.

Cuatro: el enorme coste de la operación militar en Mali, que lleva ya gastados más de 120 millones de euros en los dos años que lleva, si tenemos en cuenta los informados para 2013 por el Ministro Morenés en su comparecencia anual para explicar las misiones españolas en el exterior relativas a 2013 y la de 2014, más la previsión de gasto para 2015 a partir de la aprobación por el Consejo de Ministros de 10 de abril de 2015 de un crédito con cargo al fondo de contingencia por importe de 648,28 millones de euros.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed