Fusiles de asalto chapuceros

 

Salvas+en+honor+a+los+ca%C3%ADdos+por+Espa%C3%B1a

por Contando Estrelas

 

Fuente: Hoy

El ejército de tierra sustituyo sus fusiles de asalto antiguos (CETME) por los más modernos G36, pura tecnología alemana y diseñados por la empresa Heckler & Koch.

Ahora superamos los 70.00 de estos fusiles tan precisos y especiales, que por cierto han valido un pastón (sin contar con los sobre-costes y las posibles comisiones y mordidas que suelen ir aparejadas a los contratos de compra de armamento).

Resulta que el Alemania han detectado que este arma es una mierda y se ha montado el escándalo padre, porque los alemanes son muy suyos.

No nos referimos únicamente a la consideración ética que desde este blog compartimos respecto de todas y cada una de las armas, tanto por cómo se han hecho, como por el para qué se han hecho, sino también a que, desde el punto de vista (terrible punto de vista) militar, el arma en sí es una mierda. Está mal hecha. Tiene defectos y… ha costado un dineral desmesurado.

Dice la noticia que, según un informe de casi 400 páginas encargado por el ejército alemán,

existe un serio problema de precisión cuando se recalienta por su uso continuado o cuando la temperatura externa es muy alta.

Osea, no vale ni para lo que la pensaron, que un arma se recaliente es lo suyo si se usa y que se use en escenarios con la temperatura alta, a juzgar por las nuevas preferencias de injerencia militar europea, más que previsible y debió ser previsto.

Dice el informe de los alemanes que

Tras disparar dos cargadores no se puede asegurar que se dispare acertadamente contra el enemigo. El nivel de acierto con el arma caliente baja a un 53%, cuando la exigencia mínima es del 90%. El G36 muestra apreciables fallos de capacidad cuando se trata de garantizar la «supervivencia y aguante» de los soldados. Dicho de otra manera: el fusil de asalto que utiliza la tropa en Alemania pone en peligro su vida.

Con estas, los alemanes, como es propio de su forma de actuar, han puesto patas arriba los contratos de este armamento y esperan obtener reparaciones del fabricante por los más de 180 millones de euros que invirtieron en este armamento deficiente.

Dos son los temas que nos sugiere este escándalo:

El primero tiene que ver con la cacareada eficacia y tecnología fidelísima de la industria militar, que se nos va revelando, poco a poco, en una tremenda chapuza: armas que disparan mal, aviones cuya vida útil se reduce por fallos de diseño, submarinos que no flotan… Todo un elenco de chapuzas sonoras que despejan la supuesta excelencia de la industria militar y desvelan lo peligroso que son las armas no ya para quiens las padecemos, sino para quienes hacen uso de ellas.

La segunda, que hace relación al ejército español. ¿Qué ha hecho el MInisterio de Defensa español al saber del informe alemán? Lo de siempre, mirar para otro lado.

El ejército español fabricó estos nuevos fusiles de asalto en Coruña, en la ya cerrada empresa Santa Bárbara pero bajo patente alemana, con lo cual ahora nos encontramos con que, incluso, de tener que reclamar a alguien no está claro a quién.

Según otra noticia, España no tendría 70.000 de estas armas, sino 75.219, al precio unitario de 778,99 euros por unidad, lo que supone que valieron 58.594.848,8 euros inútilmente gastados en un arma que al parecer es un problema y un hazmereír.

Si tenemos en cuenta que nuestro generoso ejército, tras sustituir los antiguos CETME por los nuevos G36,  dejó losprimeros en almacén hasta que hace poco, se les ocurrió que donar estos CETME podría ser la contribución española a la guerra de Siria, tenemos todo el tomate montado. Regalamos armas obsoletas que no queremos para nosotros, pero las sustituimos por armas que fallan más que una escopeta de feria que no quieren los alemanes y que nos han costado la friolera de 58,6 millones de euros, 9.750,45 millones de las antiguas pesetas, que se dice pronto.

Y por cierto, no por ello estamos indefensos, lo que viene a demostrar de rondón que el ejército tampoco es que nos defienda de nada y es pura apariencia sin sustancia.

 

 

 

Share

One comment

  1. […] ejército español tiene su aquel:  el ejército español se desprendió de los cetmes, como hemos explicado en otra entrada del blog, para sustituirlos, por considerarlos obsoletos, por los alemanes G36, que costaron un pastón y […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed