EE.UU. se autofabrica sus enemigos

Imagen de kairoinfo4u

Fuente:  ABC.

Parece ser que hay fuertes sospechas de que Estado Islámico nació en la cárcel irakí de Basora llamada Camp Bucca.  La regentaban primero los británicos y luego los estadounidenses.

Así lo confirman varios analistas y los comandantes a cargo de la instalación, así como los soldados que trabajaron en ella.

Ya está claro que EE.UU. estuvo en el origen de Al Qaeda, ahora parece que también tienen que ver con Estado Islámico.  Pleno al quince.

La prisión, situada a las afueras de la ciudad de Basora, fue considerada la cárcel modelo de EE.UU., con habitaciones de cemento y techo de madera, actividades gestionadas por los propios reclusos, y derecho a visita familiar y atención médica.

Llegó a tener 27.000 detenidos repartidos en 24 campos.

Por sus instalaciones pasaron, entre otros, nueve miembros de la cúpula de EI.

Coincidieron el número 1 de E.I.:  Abu Bakr al-Baghdadi, el número 2:  Abu Muslim al-Turkmani.

Los analistas señalan que es probable que estos hombres fueran extremistas cuando entraron en la prisión, pero seguro que lo eran cuando salieron de ella. «Antes de su detención, Al Baghdadi y otros eran radicales violentos (…), pero su tiempo en prisión hizo más profundo su extremismo y les dio la oportunidad de aumentar el número de seguidores», escribió el antiguo militar Andrew Thompson en en diario «The New York Times» en noviembre de 2014. «Estos extremistas estaban básicamente gestionando una universidad para entrenar terroristas en nuestras propias instalaciones»

Parece que la política militarista y violenta de EE.UU. se empeña con denuedo no sólo en buscar enemigos, sino en crearlos.

Luego, se desentienden de sus actos e, incluso, reniegan de ellos, como si no tuviesen responsabilidades por sus acciones.

Tener unos enemigos tan duros y despiadados le viene bien a EE.UU.  Así se autojustifican.  Y autojustificarse es muy importante porque si no nadie entendería el despilfarro del militarismo y de las guerras.

Por otro lado, autofabricarse los enemigos les permite tener el culpable perfecto en la zona del mundo en que lo necesitan.

Luego la propaganda estadounidense se encargará de que los demás países y personas acaben horrorizados por las actuaciones de sus enemigos, y a la vez piensen que las fuerzas armadas yankis son indispensables para vivir seguros.

Entretanto, los yankis irán distribuyendo bases militares y flotas por todo el mundo para apoderarse de las políticas regionales y locales, de los bienes, de los recursos energéticos, de la reconstrucción de las zonas asoladas por la guerra, etc.

Y, así, el imperio crecerá fabricándose sus propios enemigos.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed