de nuevo el cuento de las fronteras avanzadas y el enemigo

USARAF+Commander+visits+Algeria+December+2010

ez irentsi

 

fuente:CISDE

El ejército sigue con sus obsesiones intervencionistas y, fruto de su estrategia de colocar en la sociedad una nueva idea de enemigo que permita una expansión de la mirada militar sobre países lejanos donde se juegan intereses sucios, han montado unas jornadas a finales de marzo sobre «El Ejército de Tierra y los retos futuros. Contribución del Ejército a la seguridad de África: Frontera avanzada» con participación de toda la parafernalia militar española.

según explica la propia página web del Campus Internacional para la Seguridad y la Defensa, que en eso consiste el CISDE patrocinado por Defensa e Interior

Que las fronteras de España están más allá de Ceuta y Melilla, concretamente en el Sahel, y que la seguridad de nuestro país se decide en esas latitudes es algo que los máximos responsables de las Fuerzas Armadas no se cansan de repetir.

Fijémonos en el desplazamiento: Nuestra frontera «avanzada» está en el Sahel, que por cierto engloba varios países «soberanos» donde España, como otros países de la UE, rompiendo con las reglas del derecho internacional, sitúa sus fronteras propias y ejerce una labor militar porque sí, porque le da la gana, porque los del Sahel no pueden hacer nada para impedirlo.

¿Es esto imperialismo? Creemos que sí y que reproduce un estado de cosas que ya se vio con el auge militarista de la Europa del XIX.

Uno de los grandes pensadores desplegados para esta tóxica visión militarista de la geoestrategia «made in Spain» fue el peculiar Marcelino Oreja, que suponíamos ya desactivado, el cual afirmó sin rubor, después de desgranar que en la zona hay una disparidad de creencias que no comulgan con la de aquí y de asociar directamente este caldo de cultuvo con el nuevo fantasma legitimador de nuestras tropelías en que se está convirtiendo un yihaddismo que «nos amenaza» a distancia que

 se deberían aumentar las unidades preparadas para el despliegue y crear un cuerpo europeo de reservistas comunes, buscar compensación de costes entre presupuestos de Defensa nacionales y establecer en Bruselas un cuartel integrado.

Ya ven, el tipo pertenece al ala dura de los que quieren que Europa se dote de ejércitos propios para defender su parte en el reparto del pastel mundial, bonita manera de decir que lo de los derechos humanos y el desarrollo humano son dos rechiflas para tranquilizar conciencias pero meramente retóricas e ideológicas en la mente de nuestra purulenta clase pudiente.

El embajador español en el Sahel atizó los fuegos con una dosis de realismo mágico que tira para atrás

«España es la frontera sur de Europa y ha tomado conciencia de ello”…“debemos mantener el Sahel en la parte alta de la política internacional y que la política española en África sea, como ocurre hoy en día, de Estado, más allá de los partidos políticos”. y «debemos estar preparados para intervenir tanto a nivel político como a nivel militar, en esto se juega nuestra seguridad y depende nuestro futuro. Hay que detener al terrorismo internacional”.

Ya saben que una verdad construida sobre un castillo de naipes de medias verdades y mentiras podridas, como es el caso, sirve muy bien para potenciar la violencia estructural como motor de la historia y, sobre todo, para acallar a una sociedad paleta y adormecida que sigue creyendo en los políticos como si estos fueran parte de la solución, no del problema.

En nuestro caso, el embajador nos permite además tomar conocimiento, como quien no quiere la cosa, de que hasta ahora esta política intervencionista y burda cuenta con el consenso político de nuestro abúlico parlamento y casta política (osea que todos están de acuerdo), lo que nos recuerda que, efectivamente, nadie ha protestado en el hemiciclo del congreso por estas pequeñas cosas que antaño levantarían ampollas en los sectores que se creen el rollo de la solidaridad y la justicia social, cada vez más alejados del mundo de petiglás de la casta y sus agregados, lo que no excluye ciertas nuevas expresiones políticas.

El General de división José Carrasco Gabaldón, jefe de la División de Planes del Estado Mayor del Ejército, no quiso quedarse atrás, después del despliegue argumental de los anteriores, y explicó su parte propia en la barbarie, para informar rotundamente que el ejército cuenta y contará cada vez más con ocho «brigadas orgánicas polivalentes» que van a sustituir a las diez brigadas policontusas actuales y que con los vehículos 8×8 y otros artilugios van a a ser la maravilla de la intervención en África, donde además

Veamos una traducción plausible de esta jerga: Usamos a los países del Magreb (a los que por cierto hemos edulcorado las ínfulas primaverescas) par aque sean la vanguardia de nuestros intereses más abajo, en el Sahel, y se des de leches en nuestro nombre, como vanguardia que son de nuestro imperialismo.

Remachó el general que

 “volveremos a Libia”.

lo cual nos pone los pelos de punta, porque estos tipos están calculando, a lo que se ve,m una próxima y puede que muy cercana guerra.

Tras una aburrida y llena de los consabidos tópicos charla de un catedrático, el General «Palacios»  jefe de la División de Logística del Estado Mayor del Ejército remató la jugada explicando el material que les tenemos preparado a esos enemigos porosos, Yihadistas y peligrosísimos que amenazan nuestras vidas y seguridad: Se van a cagarm que diría el otro porque nuestra superioridad terreste vendrá por los 8×8 (que estamos comprando en el segundo ciclo de rearme español que nos va a endeudar por otros 10.000 millones de euros más a sumar a los 30.000 dilapidados hasta ahora), junto con los sistemas de armas no tripulados y unos sistemas de telecomunicaciones del copón.

«La polivalencia del VCR 8×8 le hará actuar en diferentes escenarios, ya que cuenta con potencia motora y de fuego (puede batir blancos a más de 1.500 metros de distancia de día y de noche) y con blindaje contraminas»… . “El Ejército quiere estar preparado para los nuevos escenarios que ofrece el Sahel teniendo una ventaja tecnológica contra los posibles adversarios”,

¿Falta algún ingrediente?

Pues sí, pero no se dejaron nada en el tintero: hay que fortalecer la industria militar.

Cerró esta fantasmagoría de horrores el jefe de Estado mayor del ejército, , general Jaime Domínguez Buj,clausurando estas jornadas que, según dice la publicitaria explicación que comentamos

han supuesto una mirada al sur para el Ejército de Tierra, que afronta un cambio de doctrina de combate para ser usado en el ámbito conjunto y hacer frente a amenazas cambiantes en la frontera avanzada de España, teniendo en cuenta la interrelación de los retos geoestratégicos actuales.

Casi da terror que sigan mirando al sur.

Puede parecer inocuo, pero este pensamiento tóxico no es una mera abstracción, sino que cuenta con prácticas de dominación que ya están en marcha y con mecanismos plenamente operativos de dominación que, sin embargo, pasan desapercibidos en nuestra hipócrita sociedad.

¿Es lógico que ninguna propuesta política del presente se ocupe de estas cosas? Desde nuestro punto de vista esto ocurre porque las fuerzas políticas y la preocupación de estas es plenamente colaboracionista con el militarismo y cómplice de la visión neoimperial dominante.

 

 

Share

One comment

  1. […] que consagra la idea de las fronteras móviles y de la injerencia militar a larga distancia, en lo que llama “fronteras avanzadas”, que sitúa nuestra frontera en términos militares en Centroáfrica y otros escenarios bien […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed