La Guardia Civil no quiere ser militar, un paso más para el transarme

Imagen de Aitor Méndez

Fuente:  Público.

Tres de cada cuatro agentes de la Guardia Civil (el 75,77 por ciento) se pasarían a la Policía Nacional, y la mitad de ellos alega como razones fundamentales para ese cambio el régimen disciplinario del instituto armado y su carácter militar.

Son las conclusiones de una encuesta que la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, ha realizado entre los agentes para pulsar su opinión después de que el Ministerio del Interior haya propuesto en el proyecto de ley de personal de la Policía una «pasarela» para que puedan acceder a ella agentes de otras fuerzas de seguridad, entre ellas la Guardia Civil.

Por lo tanto, parece claro que los guardias civiles, de manera masiva, están más por las labores policiales que por las militares.

Las razones son el carácter militar y el régimen disciplinario derivado de dicho carácter que siguen manteniéndose en el cuerpo.  Más claro agua.  Lo militar no gusta ni tan siquiera en la Guardia Civil.  Es mucho decir.

Tamaño desinfle nos hace pensar que quizá la militarización de muchas actividades que podrían ser perfectamente civilizadas tampoco son agradables para los guardias civiles ni a la sociedad española.

El SEPRONA (servicio de protección a la naturaleza) podría ser tranquilamente civil y no chuscamente militar, la labor en las carreteras otro tanto, la lucha contra el narcotráfico podría también civilizarse un poco, como la labor de vigilancia de  aeropuertos y otros espacios similares, que  podrían también civilizarse sin ninguna reticencia social.  Si esto es así, lo único que falta es la voluntad política y demilitarización al canto.

Confiamos en que en la peregrinación a Lourdes de la Guardia Civil para este 2015, sufragada con el dinero del erario, por supuesto, encuentren la inspiración necesaria para progresar en su desmilitarización.  Nosotros, sorprendentemente para ellos, les apoyaremos en esa rogativa, aunque se ahorren el viaje.

En nuestra agenda política figura el término transarme.  Se basa en la progresiva desmilitarización y en la construcción paralela de una alternativa noviolenta de defensa.  Una de las objeciones que nos suelen poner es la poca gracia que les haría a los militares.  Sin embargo, esta encuesta nos hace ver algo más posible la consecución de la desmilitarización de la Guardia Civil sin que hayan ruido de sables ni peligro de involución al franquismo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed