Más fallos del NH-90, el paradigma del despilfarro militar

Imagen de Paul Schaller

Fuente:  El Confidencial Digital.

En agosto del 14 explicábamos que en Alemania

las alarmas saltaron cuando el organismo de estudio financiero alemán detectó irregularidades en la renegociación del contrato para adquirir helicópteros NH-90.

Según la reordenación del contrato, Alemania pasaría de recibir las 122 unidades solicitadas según los pliegos originales a sólo 82. En total, el Ministerio de Defensa dejaba de recibir 40 unidades –un 33 por ciento -, aunque el descuento financiero tan sólo era de un 7 por ciento del montante total del contrato.

Tras varias dimisiones de altos funcionarios alemanes relacionados con la Defensa, el ministerio decidió ordenar una revisión de nueve programas especiales de armamento para detectar si se habían producido sobrecostes excesivos o no ajustados al contrato original de compra. Para ello se contrató a la consultora KPMG, a una empresa de ingeniería y a una firma de abogados.

Entre los programas que están siendo investigados figuran cuatro en los que España también está involucrada: el caza Eurofighter, el avión de transporte A400M, el helicóptero Tigre –no se ha recibido ninguno en propiedad aún- y el anteriormente citado NH-90 –sólo se ha recibido uno-.

También de que

El Ministerio de Defensa de Holanda ha anunciado su decisión de suspender la recepción de nuevos helicópteros NH-90 debido a la detección de serios problemas de corrosión y desgaste en los helicópteros del tipo en servicio. Según informa el Ministerio, queda pendiente hasta nuevo aviso la entrega de siete helicópteros NH-90 desde la planta del fabricante, NHIndustries (NHI).

Ahora la noticia es que, con respecto a los NH-90

Alemania ha detectado que un aumento inusual de la temperatura en un panel de control activa el sistema antiincendios. Ha paralizado su flota.

El NH-90, al que se refirió el propio ministro de Defensa como la “espina dorsal del sistema de transporte táctico militar del siglo XXI”, también ha experimentado algunos problemas en su diseño.

El último de ellos, detectado por Alemania, afecta a un panel de control cuya sobrecarga provoca la activación de los sistemas antiincendios, obligando a los aparatos a aterrizar en pleno vuelo.

Se trata de un fallo de fabricación que, como ha informado públicamente Airbus, ya está siendo analizado y se está buscando soluciones. Sin embargo, la flota alemana ha recibido orden de quedarse en tierra, aunque algunas unidades tienen permiso para volar “con limitaciones” explican fuentes militares.

Conclusión:  los NH-90 son un grandísimo despilfarro, en él se aúnan sobrecostes, retrasos, mala calidad, …

Share

One comment

  1. […] a Antonio Fonfría a que siga la saga que va construyendo la propia impericia de la industria militar con sus fallos en el submarino S-80, el helicópetero NH-90, los cazas Eurofighter, […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed