La militarización y el intervencionismo de la Guardia Civil

Imagen de Escalepade

Fuente:  Estrella Digital.

Jugosísimo el artículo de Carlos Penedo en la Estrella Digital.

1.-  Sobre la militarización de la Guardia Civil.

La Ley Orgánica de la Defensa Nacional de 2005 establece en su articulado la necesidad de definir las misiones militares de la Guardia Civil, que las sitúa bajo la autoridad del ministro de Defensa. En concreto, el artículo 23 de la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional, establece que la Guardia Civil es un Instituto armado de naturaleza militar, dependiente del ministro del Interior en el desempeño de las funciones que se le atribuyen por la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y del ministro de Defensa en el cumplimiento de las misiones de carácter militar que se le encomienden.

La determinación de las misiones de carácter militar y la consecuente dependencia del ministro de Defensa de los miembros de la Guardia Civil que las desarrollen están regulada en un Real Decreto de noviembre de 2010, que no aclara gran cosa en el apartado internacional.

Otros datos y argumentos más para aquellos que niegan que incluyamos en el Gasto Militar anual a la Guardia Civil.

Y como dice Penedo, cada vez es más difícil distinguir entre actuaciones miliares y/o policiales:

En el campo de la seguridad cada vez es más complicado delimitar las amenazas y respuesta en el apartado de seguridad interior o exterior. Sobre el terreno, los contingentes militares de las Fuerzas Armadas muchas veces desarrollan tareas policiales en un escenario conflictivo, mientras que cuerpos policiales como la Guardia Civil van tomando competencias en seguridad dura.

La militarización de la Guardia Civil se realiza desde hace tiempo y cada vez es mayor, también su intervencionismo:

En los últimos años la Guardia Civil ha ido completando capacidades navales y aéreas desconocidas en su historia,actuando incluso a miles de kilómetros de territorio nacional en escenarios habitualmente competencia del Ejército del Aire o la Armada.

2.-  El intervencionismo de la Guardia Civil.

En mayor o menor medida, agentes de la Guardia Civil están destinados en este momento en escenarios como Líbano, Afganistán, Timor Leste, Guatemala, Haití, Níger, Israel, Kosovo, Gambia, Senegal, Mauritania, Cabo Verde o Guinea Bissau.

Es decir, nada más y nada menos que en 13 países.

3.-  La falta de control parlamentario de las acciones de la Guardia Civil en el extranjero.

Mientras el ministro de Defensa está obligado a comparecer para informar sobre las misiones de Defensa fuera de nuestras fronteras, el de Interior se libra de informar sobre estas 13 misiones militares en el extranjero.

4.-  El trabajo clandestino de la Guardia Civil en Mauritania.

La Guardia Civil patrulla en estos momentos por tierra, mar y aire, incluso a pie y hasta en solitario, las fronteras de Mauritania. Su labor es continuada desde hace ocho años, creciente, discreta y habitual, como lo muestra las imágenes que ilustran este artículo: elsacerdote local que ofició una misa el pasado 12 de octubre, día de la Patrona, en Nuadibú se puso el tricornio como homenaje a los asistentes a la ceremonia, en su mayoría agentes de la Benemérita, también del CNI y del Cuerpo Nacional de Policía.

La actividad de la Guardia Civil en Mauritania es seguida

en tiempo real desde el centro subterráneo de mando que la Guardia Civil ha construido en su sede madrileña de Guzmán el Bueno, una inversión de 20 millones de euros financiados en su mayor parte por Frontex, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores.

Es decir, Frontex se convierte (ya lo decíamos) en parte del Gasto Militar anual.

5.-  Programas y financiación comunitaria de la Guardia Civil en África Occidental:

  • West Sahel II, el proyecto más reciente, con un coronel de la Guardia Civil al frente, contempla el desarrollo en los próximos años de actividades de formación con la Gendarmería mauritana, cesión de material y medios para el control de sus fronteras terrestres. Prevé la creación de un Centro de Cooperación Policial Internacional con sede en este país, un destacamento fluvial en el río Senegal y tiene un coste de 620.000 euros, 500.000 a cargo de la UE y 120.000 por España a través de la Guardia Civil. Contempla patrullas conjuntas con las gendarmerías de Mauritania, también Senegal y Malí. Este proyecto es la continuación del West Sahel desarrollado en años anteriores.
  • Red Seahorse, que ha establecido a partir de 2006 la conexión de centros de coordinación con Mauritania, Senegal, Malí, Guinea Bissau, Gambia, Níger, Cabo Verde, Portugal y Marruecos para el intercambio permanente de información. Una iniciativa similar a ésta se ha implantado en 2013 en el Mediterráneo.
  • Medios marítimos: dos patrulleras de altura de la Guardia Civil -30 metros de eslora-, más un buque oceánico incorporado este 2014, están destacadas de forma permanente en Mauritania desde 2006, con tripulaciones mixtas con la Gendarmería local, para patrullar sus aguas y controlar la salida de cayucos que ese año disparó su número hacia Canarias. En origen, con un coste de 180.000 euros, este despliegue fue financiado al 60% por la Comisión Europea en el marco del programa Atlantis.
  • Medios terrestres: el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, firmó el pasado mes de marzo un acuerdo con las autoridades mauritanas  sobre cooperación en el control de la inmigración irregular y «actividades ilícitas» que ha permitido la creación de patrullas conjuntas terrestres, y también en solitario.
  • Medios aéreos: el Servicio Aéreo de la Guardia Civil -SAER- se ha dotado recientemente de dos aviones de patrulla marítima C-235, estacionados habitualmente en Canarias aunque este noviembre uno de los aparatos se ha trasladado a Mauritania, donde opera en los aeropuertos de Nuakchot y Nuadibú. En esta última ciudad, en el límite norte del país, tiene como base un helicóptero Bo-105 de la Guardia Civil desde 2006.

Es decir:

Al menos 800.000 €, 2 patrulleras de altura, 1 buque oceánico, 2 aviones de patrulla marítima C-235, y 1 helicóptero Bo-105.

Formación, cesión de materiales y medios, patrullas conjuntas y patrullas en solitario, intercambio de información.

Y suponemos que etc. porque el excelente artículo de Carlos Penedo no habrá podido descubrir todo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed