Israel también hace la guerra en la prensa

Imagen de Nicola Baruzzi

Fuente:  El Diario

Cada vez es más clara la presión continua que ejercita Israel sobre los medios extranjeros y, sobre todo, contra los periodistas independientes.

Xabier Abu Eid nos lo cuenta muy bien en su artículo:

  • Cada corresponsal que quiera cubrir la situación palestina sobre el terreno ha de tener, primero, una credencial de prensa israelí.  Dado que las fronteras de Palestina están controladas por Israel, esta credencial es la que le permite obtener el visado.
  • Israel limita la presencia de cámaras extranjeros o con políticas tributarias o con otros medios que buscan que las cadenas extranjeras contraten cámaras israelíes.
  • La inmensa mayoría de los corresponsales extranjeros vive en Isarel.  O por comodidad o por miedo o por imposibilidad de acceso a Palestina.  Por ello, muchas noticias no están basadas en la constatación directa de la realidad, sino que lo están en fuentes indirectas.

Un simple ejemplo: ¿cuál es la presencia en Belén de los medios españoles vinculados a la Iglesia católica? Nula ¿Otro? En los reportajes desde Israel los palestinos con ciudadanía israelí son prácticamente inexistentes, dando así cabida a la idea de un “Estado judío” y olvidando que más del 20% de sus ciudadanos son palestinos. ¿Quién conoce la existencia de cincuenta leyes aprobadas por la Knesset (el parlamento israelí) que discriminan a este segmento de la población? Generalmente esos corresponsales no son víctimas de las campañas de deslegitimación lideradas por la Hasbara(propaganda) israelí.

  • Israel gasta mucho dinero en acompañar a periodistas extranjeros:

Cuando Israel invita a periodistas en visitas pagadas, ¿no es deber del medio asegurar que el corresponsal vea además la otra parte? Así, hemos visto reportajes, por ejemplo, sobre la tecnología utilizada por el ejército israelí, pero no sobre los resultados que ésta provoca en la población palestina.

  • Incluso, influye el uso torticero, interesado y partidista del lenguaje:

Ello, junto a un particular uso de la terminología (por ejemplo, Jerusalén Este no se describe como ocupado o el internacionalmente reconocido Estado de Palestina es calificado como “los territorios palestinos”), contribuye a una visión que no refleja todos los elementos de la realidad.

Es decir, en estas épocas de guerra global, no sólo cuenta lo militar y la violencia.  Ésta se puede ejercer también sin armas y la prensa es un objetivo muy importante para los intereses de los contendientes.

Como se ve, en lo militar, la transparencia brilla por su ausencia.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed