Despilfarro en la Guardia Civil

Imagen de Rufino Lasaosa

Fuente:  Público.

El Ministerio de Interior tenía proyectados dos únicos nuevos cuarteles en 2014.  Uno de ellos será en Fitero y está diseñado para 15 agentes, pueblo natal del padre del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz:

localidad navarra de 2.000 habitantes de la merindad de Tudela, es también el lugar de residencia de su madre y la sede del balneario donde se reúne habitualmente el numeroso clan Fernández Díaz, formado por diez hermanos.

Varias son las razones que hacían altamente desaconsejable el nuevo cuartel:

  • Fitero contó con un cuartel de nueve agentes hasta 1991, cuando se decidió su cierre por falta de actividad.
  • Actualmente, la localidad navarra cuenta con dos dependencias del Instituto Armado a seis y nueve kilómetros, en los pueblos de Cintruénigo y Corella, respectivamente.
  • La construcción ha desatado las críticas de algunos vecinos así como de los propios agentes de la Guardia Civil, que lo consideran un gasto innecesario y «un capricho» del ministro.
  • «Es un despropósito que haya guardias civiles que no tenemos chaleco antibalas, vehículos con más de 300.000 kilómetros, que no son uno ni dos sino muchísimos, y cuyo mantenimiento es prácticamente inexistente… ¿Cómo levantas un cuartel nuevo cuando hay otros que se están cayendo a pedazos porque no tienen mantenimiento?», se pregunta Juan Antonio Delgado, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).
  • También hay críticas desde la AUGC a la «política de construcción de cuarteles» del Instituto Armado, que en su opinión debe tender a «suprimir todos estos minicuarteles y crear cuarteles grandes que funcionen y sean efectivos».
  • Antes de que Fernández Díaz decidiera utilizar el solar para edificar el cuartel que espera inaugurar en marzo, el Ayuntamiento de Fitero lo había cedido al Gobierno de Navarra para construir un consultorio médico, proyecto que quedó paralizado por falta de fondos.  Parece que los fondos que no existen para Sanidad aparecen, cual brotes verdes, para los verdes guardiciviles.
  • Varios vecinos han llevado el caso ante el Tribunal Administrativo de Navarra, al considerar que ha habido irregularidades tanto en la nueva cesión al Ministerio del Interior como en el uso del terreno, que en la ordenanza municipal aparece como «dotacional» y donde solo se contempla la construcción de una vivienda, en vez de las cinco que necesitará el cuartel.

Ha habido protestas de todo tipo e incluso preguntas en el Parlamento.  Aquí la respuesta brilló por no contestar a nada, por dejar claro que el Ministro hace lo que quiere y por no respetar el juego democrático en el que la ciudadanía tiene que ver, al menos, argumentadas las medidas del Ejecutivo:

En mayo, la diputada de Geroa Bai Uxue Barkos presentó una batería de preguntas al Congreso para que Interior justificara el gasto del cuartel. En su respuesta a las cuestiones, de tres párrafos, el Ministerio utilizó dos de ellos para explicar «conceptos básicos» de geometría y «el área del círculo».

Podríamos dedicar algunas palabras a comentar que los cuarteles de la Guardia Civil tengan que ser, a la vez, casas subsidiadas, lo cual no deja de ser un privilegio para los militares y una forma de mantenerles alejados de la población a la que han de reprimir en estos duros tiempos de Ley Mordaza.  Ello encarece mucho la obra del cuartel e implica un agravante más al despilfarro de construir un cuartel donde todos parecen juzgarlo innecesario.

Un nuevo ejemplo de despilfarro en la Guardia Civil y en lo militar.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed