EL CNI y su papel en el «ciberespacio»

%22ESPIAS%22+MADRID+RETIRO+006

Pedro Jiménez Beatríz Rodríguez

Fuente: Heraldo

Hemos leído en un medio promilitar donde los haya una noticia que no sabemos si calificarla de humorística o de ciencia ficción.

Se han celebrado las «VIII jornadas sobre la Defensa del Patrimonio tecnológico frente a los ciberataques», organizadas por el CCN-CERT (Centro Criptológico Nacional), dependiente del CNI, nuestro opaco Centro de Espías.

En ellas el jefe de los espías españoles, según la noticia, ha asegurado que

la ciberdelincuencia y los cibertaques son un «grave problema» y ha destacado el trabajo de los expertos en este campo y su ayuda para que los españoles «vivan mejor» y «más seguros».

¡Cuánto tendremos que agradecer a la abnegada entrega de estos espías, gracias a cuya abnegación y buen hacer vivimos mucho mejor, tanto que ni lo notamos!

El caso es que en 2014 estos buenos señores nos han librado de una buena: gracias a su pericia se han logrado repeler 13.000 ciberataques (ciberincidentes lo llaman ellos), un 80% más que el año pasado, fundamentalmente en los sectores energético, de defensa, aeroespacial, farmacéutico y químico.

Por lo que parece estos ciberataques tienen que ver con el robo de nuestra inigualable competencia en los principales campos científicos y tecnológicos, en los que como se sabe guardamos secretos que no sólo afectan básicamente a nuestra seguridad, sino a la propia estabilidad del planeta y diríamos nosotros del propio universo conocido.

Nos imaginamos, por poner un ejemplo, que los ciberenemigos se hayan hecho con los peligrosos secretos de la fabricación de los submarinos de Navantia (esos que no emergen por un diseño con sobrepeso) o con alguno de los expedientes de licitación de las industrias militares. Todo un peligro.

El jefe de los espías además se creció en el acto y se dirigió a nosotros, los ciudadanos de a pié mondo y lirondo para afirmar que

Pretendemos seguir estando a la vanguardia y trasladar al ciudadano la confianza» de que «hay alguien que le defiende»,

Imagínense, el día menos pensado nos ciberdefienden los ordenadores personales y entonces sí que se monta la mundial.

Mientras tanto, guardemos la confianza. Aunque parezca que la casta nos tiene abandonados a nuestra (mala) suerte, ya saben. Hay alguien que se preocupa por nosotros: los espías.

A lo mejor nos acaban pidiendo hasta el aguinaldo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed