Fomentar las filtraciones en Defensa

Imagen de Pimkie

Fuente:  Público.

UPyD ha lanzado un buzón de filtraciones (lasfasquequieres@upyd.es) en forma de correo electrónico para enviar las quejas sobre las irregularidades que se presentan en la vida militar.

«Tenemos problemas para conocer la vida real de las FFAA», ha reconocido este miércoles la portavoz de Defensa magenta en el Congreso de los Diputados, Irene Lozano, revelando que los militares tienen «miedo» de denunciar las prácticas «opacas, arbitrarias o corruptas» de sus mandos por miedo a represalias.  (…)  UPyD quiere ofrecer a los militares una herramienta con la que su anonimato esté asegurado.

Parece que también el blog del teniente Segura, «Un paso al frente«, quiere cumplir con ese objetivo.

Pero esta es una moneda con cara y cruz, la cara, lo que ahora se intenta llevar a la luz pública, es la represión militar; pero la cruz es la impunidad militar, la impunidad de los otros militares que intentan (y consiguen) que todo siga igual y no se cuestione nada, la impunidad de los militares que quieren mantener sus privilegios y la impunidad de los gestores de la Defensa que sigan negándose a asumir sus responsabilidades políticas y penales cuando es necesario.

No vamos a negar la oportunidad, urgencia incluso, de que Defensa se democratice y de que muchas de sus prácticas cambien profundamente. Pero con ello, no estaremos ante un punto de llegada, sino ante el punto de salida hacia cambios más hondos.

Antes bien, pensamos que en nuestro blog hemos contado muchas cosas y ejemplos que propiciarían la necesidad de un cambio radical en la función y estructura de la defensa.  Muchas de ellas valdrían para algo complementario (y también imprescindible) de lo que quiere hacer UPyD. Pero las más importantes van más allá porque pretenden cambiar de perspectiva, de paradigma de la defensa, de modelo total de defensa para llegar a algún lugar alternativo.

Aún reconociendo la utilidad y oportunidad de la iniciativa de UPyD, vemos claro que en un futuro en el que los militares pudiesen hablar sin necesidad de anonimato y sin temor a las represalia, serían necesarios otros muchos y más profundos cambios en el sistema de defensa porque su esencia, la violencia, la guerra, el organizar una fuerza militar, el crear enemigos, su enorme papel de rémora a la seguridad humana, etc., seguiría inamovible de lo contrario.

Y precisamente ese es el nucleo que hay que remover a fondo. No basta con un mero remozado de la casa cuando lo pésimo son las propias estructuras sobre las que se ha construído.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed