Violencia cultural: lo que la medicina debe a la I Guerra Mundial

Imagen de Alejandra H. Covarrubias

Fuente:  El País.

Nos hacemos eco hoy, con mucha indignación, del artículo de Miguel Ángel Criado, que basándose en una serie especial publicada por la prestigiosa revista científica The Lancet, nos explica todo lo que la medicina debe a la I Guerra Mundial.

¡Qué poco sentido crítico!  ¡Cómo nos gusta dejarnos llevar sin analizar, paso a paso, las frases que citamos!

Y con estas actitudes, quizá sin darnos mucha cuenta, contribuimos a que la cultura dominante del paradigmo cultural actual basado en la dominación-violencia se extienda, se perpetúe y nos parezca a todos el único que lo explica todo.  La actitud de Criado y de El País nos parece apología de la violencia y de las guerras, inadmisible en una sociedad que está harta del terrorismo y de la violencia en cualquiera de sus formas.  Su código ético les tendría que haber alertado de que este enfoque laudatorio de la Gran Guerra rompe no sólo los criterios de objetividad periodística, sino que también desprecia los avances civiles de la investigación médica (los mayores) y privilegia, por contra, lo que se deriva de las actividades violentas.

La verdad es que estamos hartos de que todo el mundo se declare anti guerras, pero que luego en su quehacer diario use las gastadas mentiras que justifican este modo de relacionarnos tan inhumano y bestial.

Lo primero que la medicina debe a la I Guerra Mundial es la dramática cifra de entre 10 y 31 millones de personas muertas entre civiles y militares.  Ya sólo este dado nos debería alertar contra el titular de El País y el ejercicio de propaganda militar que hacen en él.

Si los millones de millones que dedicó todo el mundo durante esos 4 años a matarse se hubiesen dedicado a sanidad, investigación, potabilización de aguas, alimentación de niños, etc., seguro que la salud humana hubiese sufrido una mejora de características no vistas anteriormente.

Las principales enfermedades infecciosas fueron combatidas con métodos científicos por primera vez en un tiempo donde no se conocían los antibióticos

Pues bien, una breve historia de los antibióticos nos puede indicar, con facilidad, que estos ya se conocían en los inicios de la I Guerra Mundial.  Entonces, en muchas partes del mundo se investigaba con ellos y sobre sus formas de uso.  La I G.M. lo que hizo fue paralizar, en gran medida, dicha investigación detrayendo recursos de la investigación sanitaria para usarlos en armas.

En ciencia se suele exigir demostrar la relación causa-efecto para afirmar que algo (la I G.M.) es el origen de otra cosa (avance de la medicina).  El autor del artículo no lo hace.  Que un médico militar aislase la bacteria de la disentería, que se avanzase en la visión moderna de algunas enfermedades psiquiátricas, o en la práctica quirúrgica a la hora de amputar, no son suficientes, ni de lejos, para estimar que la medicina debe mucho a la I G.M.  Lo más seguro es que todos estos hechos hubiesen ocurrido, y mucho antes, de no haberse interpuesto la I G.M., como, por otra parte, parece asumir parcialmente Criado cuando dice:

lo que supuso para la ciencia médica de entonces y, más importante, una vez que regresó la paz.

Efectivamente, los pilares de todos los avances que menciona ya estaban puestos de antes y en épocas de paz.  Sin embargo, El País y Criado se dejan llevar por la emoción bélica y todo lo fían a la gran carnicería mundial.

En fin, mal artículo, muy sesgado y tendencioso, muy bélico y violento, muy enaltecedor de la violencia máxima, muy poco crítico y analítico.

Una pena más de la amplia panoplia de artículo periodísticos que fomentan el paradigma de dominación-violencia.

Otro ejemplo más de lo que es violencia cultural y de las profundas diferencias que hay entre cultura de defensa militar y cultura de paz.

Quizá estaría bien que nuestros lectores escribiesen comentarios en la noticia de El País para que quede reflejo de nuestra repulsa.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed