Indra y Defensa a la greña

.

.0

. Imagen de Christian c

Fuente:  Expansión.

Han sido ya varias veces las que hemos comentado la pelea, más o menos soterrada, que se está produciendo entre la presidencia de Indra y el Ministerio de Defensa.

Parece que ahora, Pedro Arguelles, Secretario de Estado de Defensa (número 2 del ministerio) ha decidido dar un golpe en la mesa y dejar las cosas claras desde su posición:

  • Después de siete años de recortes, el gasto público en Defensa vuelve a crecer, tal como consta en el proyecto presupuestario de 2015.
  • Desde el Ministerio dirigido por Pedro Morenés aseguran que “ha comenzado un nuevo ciclo inversor” en el sector, sobre todo en lo que atañe a la I+D y a la internacionalización de vehículos fabricados en España.
  • El Gobierno quiere ponerse de acuerdo con la oposición para proteger, por encima de cualquier circunstancia, la viabilidad económica de las Fuerzas Armadas, ahora  prácticamente en quiebra por la nefasta gestión.
  • En este sentido y en relación al presidente de Indra, Javier Monzón, el secretario de Estado de Defensa asegura que “nosotros lo que le decimos a Indra es que tiene que ser un factor principal en la política de defensa y tiene que entender cuáles son las prioridades que, desde el Ministerio, queremos que lidere. Esto requiere un alineamiento de la empresa con estos intereses”.
  • “yo lo único que digo es que fases nuevas requieren medios nuevos. En el Ministerio ya no estamos en una fase heredada del pasado en la que languidecían la inversión y el estímulo industrial. Lo que estamos haciendo ahora es revitalizar la política industrial de Defensa y vamos a poner dinero al servicio de esa política. E Indra tiene que jugar un papel muy importante en esa política, y el diálogo tiene que ser fluido y alineado”.
  • “Para eso necesitamos el respaldo de un sector industrial lo suficientemente grande como para darnos la soberanía y la operatividad que necesitamos. Por lo tanto, siendo la defensa una actividad con un desarrollo tecnológico transversal y especializado, se pensó que el liderazgo de ese esfuerzo debería estar en manos del ministro de Defensa. Me parece algo lógico, y en los países desarrollados es un asunto que no se pone en cuestión”.

Según parece Indra y su presidente, Javier Monzón, quieren tener voz propia en sus líneas de planeamiento de industria militar y Arguelles no está por la labor de que sean independientes, sino que sólo ve la posibilidad de la sumisión a su política.

Ello implica que hay un muy mal ambiente entre la industria de defensa y el gobierno, sobre todo si tenemos en cuenta que el 20’41 % de las acciones de Indra están en manos de la SEPI, es decir del Ministerio de Hacienda y, por lo tanto, del Gobierno.

Parece que los intereses de la industria privada no son coincidentes con los del gobierno o que no gustan en Indra las formas dictatoriales de Defensa.

Pensamos que continuará porque Defensa parece dispuesta a hacerse con la dirección de Indra y a defenestrar a Monzón.

A todo esto, el interés por la defensa nacional queda relegado a un segundo plano y sólo interesan las maniobras políticas entre los gerifaltes para posicionarse en la industria militar para cuando acaben sus horas en el gobierno.

Es decir, el debate es por cómo pillar cacho no por dar posibilidades a la población para que decida qué y cómo lo quieren defender.

Share

One comment

  1. […] durando mucho y deja muy a las claras que en Defensa hay muchas peleas soterradas (o no tanto).  Hace tiempo ya informábamos por ello, pero ahora se dispone de datos más claros y parece que las peleas se han decantado ya […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed