Las clases pasivas, otro capítulo que oculta 3.519’72 millones de € del Gasto Militar en 2015

Tristeza+%2F%2F+Sadness

Por Big Max Power (BMP)

Uno de los componentes importantes del gasto militar de un estado son las clases pasivas militares: el sistema de prestaciones (pensiones, prestaciones de familiares, viudedades, etc) con el que cuentan los militares que ya no están en activo.  La OTAN, criterio que seguimos, así lo computa.

En España hay tres componentes de las clases pasivas militares:

  1. Pensiones a militares y prestaciones a familiares, que se encuentran en el Programa 211 N
  2. Personal no funcionario de la Ley 115/69 (entre otros  las pensiones a los cuerpos extintos militares en Marruecos, con especial referencia al personal marroquí integrado en las Unidades regulares y las Fuerzas Mahzen del ejército español, que pasaron a formar parte de las Fuerzas Armadas Reales Marroquíes (Ley 112/1965, de 21 de diciembre, modificada por Ley 111/1966, de 28 de diciembre) así como a la Agrupación de Tropas Nómadas y Unidades de Policía Territorial del Sahara) que se encuentran en el programa 211 O
  3. y Pensiones de Guerra, que se encuentran en el programa 212N.

Si atendemos a los indicadores que explican en la memoria, el número de personas con derecho a estas prestaciones ha bajado muy significativamente, lo que explica el descenso en la partida presupuestaria total, como veremos, en un 1,72%.

Así, la suma de jubilados militares del primer grupo asciende a 1.022.383 (frente a 1.028.518 del año pasado) y la de sus familiares a 1.219.762 (1.240.610 el pasado año), siendo el total de jubilados y familiares que comen de este presupuesto de clases pasivas por el programa 211N de 2.242.145 personas.

A su vez, los beneficiarios del segundo grupo, adscritos al programa 211O son 22.065, frente a los 28.305 del pasado ejercicio.

Y los que cobran pensiones de guerra suponen 365.313 personas, frente a las 401.673 del pasado año.

Contamos por tanto con 2.629523 personas que comen del enorme gasto militar y están en las llamadas «clases pasivas».

En cuanto a las partidas presupuestarias del ejercicio 2015, que se encuentran en la sección 1 a 8 de los presupuestos presentados, se tienen previstas en los presupuestos recientemente presentados del siguiente modo

CLASES PASIVAS MILITARES

2014

(en millones de euros)

2015

(en millones de euros)

DIFERENCIA

(en millones de euros)

PORCENTAJE
Pensiones y prestaciones a familiares

3.313,82

3.294,96

-18,86

Personal no funcionario Ley 115/69

9,34

9,88

0,54

Pensiones de guerra

258,2

214,88

-43,32

Total

3.581,36

3.519,72

-61,64

-1,72%

Estos 3.519’72 millones de € que no se computan en el Presupuesto del Ministerio de Defensa suponen el ocultamiento del 61’02 % del Gasto Militar de Defensa. 

Share

2 comments

  1. Felicidades y ánimo pues están ustedes haciendo un trabajo riguroso (por la buena documentación que aportan) y radical (por ir a la raíz de los asuntos militares y por mostrarse claramente como antimilitaristas)
    Respecto a este artículo que «cuelgan» sobre las pensiones a ex-militares y familiares, creo no debe cuestionarse que las personas mayores (cualesquiera haya sido su dedicación en tiempos de actividad remunerada) reciban una pensión que les permita una vida digna en los años finales de sus vidas. Es verdad que no recibirá la misma pensión la familia de un ex-general que la de un cabo-raso (desigualdades incomprensibles tratándose de pensiones, si bien el ex-general alegará que aportó más al régimen general que lo que hizo el cabo-raso)
    En cualquier caso, el deseo a través de estas breves notas es la de mostrar mi posición que se resumiría con una sencilla frase: «Con las pensiones no se juega». Animarles a continuar con esta «Utopía contagiosa» tan sanamente antimilitar. Salud

    • utopia contagiosa dice:

      Muchas gracias por la aportación. No proponemos quitar a nadie los recursos para vivir dignamente. Pero conviene explicar de qué fuente proceden precisamente para explicar la dimensión del problema. Desde luego, una política de desmilitarización y transarme, como la que venimos proponiendo, no pretende despojar de pensiones o prestaciones sociales a las personas que han pertenecido o pertencen al ejército, sino la gradual derogación de los instrumentos miltares y la transferencia de lo que sea posible a usos civiles, la reconversión de las industrias enfocadas a producir armas y guerras a fines socialemnte útiles, la transferencia del esfuerzo puesto en investigación militar hacia la ciencia, etcétera. Todo ello en un contexto de cambio de modelo social. En cuanto a las pensiones, son una carga lógica que hay que asumir, en consonancia con la idea de que todas las personas tienen que tener, sea cual sea su condición, una seguridad de vida digna por igual. Un saludo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed