Acuerdos de información secreta relativos a venta de armas

Samara

Fuente: Infodefensa.

Nunca deja de asombrarnos la dimensión turbia del mundo de la defensa.

Ahora España ha firmado unos acuerdos con Bélgica y Arabia Saudí para el intercambio de información privilegiada en el ámbito militar.

No se nos ocurre una conexión muy clara entre estos tres estados, a no ser considerar que las tres tienen un rey, como en los cuentos.

El caso es que escalofría lo poco que se conoce de este tipo de acuerdos, porque una de las características de los mismos es que son secretos, clasificados. Pero veamos, ¿de qué va la información clasificada que pueden suministrarse estos tres sitios tan dispares?  La revista de la patronal de la venta de armas nos aclara con la boca chica:

En concreto, en el campo de la industria de la defensa y el armamento, los contratos de fabricación, montaje o suministro implican a menudo el uso compartido de dispositivos o procedimientos confidenciales, por lo que se hace necesario establecer normas con arreglo a las cuales los Estados puedan compartir sin riesgo esas informaciones clasificadas.

Es decir, que de lo que compartimos secretos es de armas y fabricación y venta de las mismas.

¿Y por qué será secreto todo esto? ¿No tenemos una ley de transparencia precisamente para poner luz y taquígrafos en un negocio tradicionalmente considerado turbio y peligroso y para evitar el lado más peligroso del negocio armamentista?

Aclara aún más Infodefensa

Estos acuerdos constituyen, por tanto,un instrumento jurídico esencial que favorecerá el desarrollo de la industria española de la defensa y los intercambios comerciales bilaterales en este sector.

Es decir, que los acuerdos confidenciales recién firmados (léase secretos y vedados a la sociedad y al propio parlamento salvo la comisión de secretos oficiales de la casta) lo que favorece es la venta de armas sin más.

Y en el caso de Arabia Saudí.  ¿No es precisamente el carácter poco «homologable» de la satrapía Saudí el que obligaría a un mayor control público de los contratos de venta de armas a dicha tiranía?¿Cómo es posible proteger este negocio tan poco claro con secretismo oficializado?

Acuerdos similares tenemos con Turquía precisamente firmado en julio de 2014. Son una minoría dentro de los cientos de acuerdos de cooperación militar y defensa que España tiene firmados con distintos países y que muestran la desmesurada militarización de las relaciones internacionales en la que España está embarcada.

Y lo que es peor, la diputadesca partícipe en la Comisión de Secretos Oficiales tiene el voto de no revelar lo que allí se hable, con la aquiescencia de los partidos, incluidos los que dicen que tienen vocación transformadora, que no rompen con ese maldito y nefasto acuerdo y pisotean la democracia que tan grandilocuentemente proclaman a voz en grito.

Menos mal que el plumero se lo tenemos visto desde hace mucho.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed