Siria y el cinismo político de Occidente

Sarajevo+%28BiH%29+-+Lapidi+in+un+cimitero+islamico+della+periferia+collinare+%28e+una+nota+sulla+guerra+civile+in+Siria%29+%2F+Cemetery+in+Sarajevo+%28and+some+lines+about+the+war+in+Siria%29

Por emilius da atlantide

Fuente: Intermón

Intermón ha publicado el 9 de septiembre el informe  «Un trato más justo para la población siria» en el que denuncia el grado de hipocresía y de abandono a su suerte que los países ricos están teniendo ante el conflicto sirio, el mayor desastre humanitario provocado por la guerras hasta la fecha en todo el siglo XXI y uno de los mayores desastres desde la II Guerra Mundial.

Para caracterizar mejor el drama, señalemos que, como refleja el informe, la guerra siria ha provocado más de 190.000 muertos, 6,5 millones de desplazados, 3 millones de refugiados, y un grave riesgo para la seguridad y estabilidad de los países vecinos.  Para poner en contexto la gravedad de las cifras anteriores hay que tener en cuenta que Siria contaba en 2012 con 22 millones de personas.

Se queda corto el informe, porque, si seguimos otros análisis, esta guerra prefabricada responde a un deliberado plan de las potencias hegemónicas, con Estados Unidos y sus aliados a la cabeza, por desestabilizar la región e imponer su propia idea de dominación.

Obviando este pequeño detalle (la propia responsabilidad de Occidente en la provocación y potenciación de la guerra Siria, a cuyos contendientes venden armas e inteligencia militar a troche y moche) el análisis de los hechos contradice los buenos propósitos con los que los medios de propaganda oficial nos inundan con el rollo de la ayuda humanitaria: la ayuda humanitaria prestada por Occidente para «paliar» la crisis, es insuficiente; el realojo de refuigiados y desplazados mínimo y la transferencia de armas de Ocidente a los contendientes sigue a tope.

Por lo que respecta a España, que no vende armas directamente en este conflicto (aunque aprovecha el clima de inseguridad para vender a varios de los vecinos) resulta que no ha acogido hasta la fecha a un solo refugiado de los que salieron huyendo de la guerra y han cruzado de mejor o peor manera las fronteras españolas y que de los 35,31 millones de euros que se comprometió a aportar para la famosa ayuda humanitaria, ha entregado apenas 9,5, un 27% de lo prometido.

El caso español no es la excepción: los franceses tampoco superan el 33 % de lo prometido, ni los americanos el 60%, a pesar de que ambos países han echo suculentos negocios vendiendo armas a los rebeldes sirios. Los rusos por su parte, han aportado el 1% de lo prometido  (eso sí, han hecho un gran negocio en venta de armas al gobierno sirio).

Ya ven, la política occidental en Siria podría resumirse en la famosa frase de tirar la piedra (a los Sirios) y esconder la mano. Una verdadera muestra de la crueldad e inmoralidad de este imperialismo de nuevo cuño en el que España también aporta su granito de arena.

Eso sí, nuestros medios de comunicación dan a entender que el conflicto nos es ajeno y, para mayor rabia, que no podemos hacer nada.

Aunque a nosotros se nos ocurre que acciones tales como implicarse en la acogida de los refugiados, darles protección internacional, promover verdaderos bloqueos a la venta de armas a los países de la región o luchar contra los intereses bastardos de fragmentar las relaciones de la región, en las que participan nuestros políticos, algo podrían aportar a la mejor salida de la situación.

Como también sería oportuno luchar contra nuestra casta política y quitarla el poder de decisión para poder promover una política exterior alternativa y proactiva en la lucha contra la guerra.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed