Guerra digital en Gaza

Imagen de Naughton

El horror por las imágenes de muertos, heridos y destrucción en Gaza nos ha acompañado este verano de forma tan patente que, quizás, hemos tenido poco tiempo para reflexionar sobre asuntos menores, aunque importantes, de esta guerra.  Nos referimos a todo lo relacionado con la ciberseguridad y con el uso de las redes sociales.  En ellas también se ha librado esta guerra.  Como informa La Razón:

Tal y como sucediera hace dos años con la Operación Pilar Defensivo contra las milicias terroristas de Hamas, durante la Operación Margen Protector que ha tenido lugar este verano, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han empleado masivamente los medios de comunicación digital como herramientas de información pública, propaganda y contra-propaganda. Su empleo no sólo ha vuelto a poner de manifiesto el valor intrínseco del ciberespacio y la información como dimensiones del entorno operativo o la necesidad de emplear la comunicación estratégica en los conflictos armados; sino también han vuelto a ratificar que las capacidades cibernéticas e informativas están plenamente integradas en el planeamiento y conducción de las operaciones militares.

Para comprender la importancia estratégica de los medios de comunicación digitales para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) deberemos retroceder al año 2008, cuando la Comisión Vinograd1 – encargada de depurar responsabilidades y proponer medidas para evitar la repetición de los errores cometidos durante la operación Recompensa Justa (2006) en Líbano – concluyó que la deficiente gestión informativa llevada a cabo por el gobierno y las FDI contribuyeron a que tanto la opinión pública doméstica como la internacional calificaran esta operación como un fracaso israelí a pesar de haber alcanzado la mayoría de sus objetivos estratégicos frente a Hezbolah. Aunque esta Comisión propuso introducir profundos cambios en la política de comunicación del gobierno y de las fuerzas armadas israelíes, la operación Plomo Fundido de invierno de 2008-09 contra Hamas supuso un nuevo revés en la comunicación estratégica del país.

Tras perder la batalla de las narrativas en el Líbano (2006) y en Gaza (2008-09), las FDI se vieron obligadas a replantear sus métodos y herramientas de comunicación estratégica. Durante la Operación Pilar Defensivo (2012) Israel explotó el potencial de los medios de comunicación digitales – especialmente las redes sociales, las plataformas multimedia y los blogs – para informar de sus acciones y alterar la percepción pública del conflicto.

Es decir, Israel prepara sus guerras con años de antelación y hace lo mismo en la cuestión de las Redes Sociales y los blogs.  Se trabajan sus futuras guerras con prevención para ir «conquistando» una visión internacional que les conviene y que les justifica luego, cuando cometen sus atrocidades.

Tienen una estrategia que no es ni mucho menos improvisada y que está basada en:

1.-  Dotaciones económicas importantes:

Tras el éxito informativo de la Operación Pilar Defensivo, las FDI recibieron una importante inyección económica para reforzar su presencia en medios de comunicación digitales con el fin de consolidar su comunicación en distintos canales y en varios idiomas.

2.-  Coordinación e innovación tecnológica.

Además, la Unidad del Portavoz de las FDI2, en su afán por mejorar la capacidad informativa del ejército, adquirió nuevas capacidades tecnológicas que le permiten seleccionar y editar las imágenes procedentes de las unidades que se encuentran en el campo de batalla para enviarlas de forma casi simultánea a los blogs y a las cuentas de las redes sociales de las FDI.

Además, al igual que ocurrió en 2012, un conjunto de cuatrocientos estudiantes israelíes han apoyado la labor de las FDI en las redes sociales mediante la operación ‘Israel Under Attack’ que se desarrolla en treinta y un idiomas en sesenta y dos países.

3.-  Control de lo que dicen en las redes sociales sus soldados:

Además, desde 2012, tras detectar el uso que los adversarios hacen de la información que los soldados comparten en las redes sociales, ha aumentado considerablemente el control sobre su uso, en especial de las de uso más común como Facebook, Twitter y Whatsapp. Como consecuencia se han multiplicado los mecanismos de monitorización de la actividad de los miembros de las FDI en las redes sociales, especialmente la de aquellos destinados en unidades que manejan información clasificada o sensible, y se ha impuesto un estricto código de conducta en el uso de Internet.

La réplica en las redes sociales:

Es de resaltar que en esta última guerra promovida por Israel ha habido contestación en las Redes Sociales y que es necesario resaltar su papel de contrainformación para la opinión pública.

Así, las víctimas de ambos bandos eran permanentemente contabilizadas y nos informaban de una guerra asimétrica con más de 2.000 muertos palestinos y más de 10.000 heridos palestinos, mientras en el bando israelí los muertos han sido 65 muertos, según nos cuentan en Público.

En esta noticia se nos muestran distintos titulares y fotografías que tienen por objeto dejar claro que los periódicos oficiales dan una información muy distinta a las de las Redes Sociales, acusando a los medios habituales de proximidad (por ignorancia o por opciones políticas o económicas) con los postulados israelíes y por la baja solidaridad con los gazatíes.

Sabemos que los medios no son libres ni pueden hacer frente a las presiones. La televisión pública española sacó a Yolanda Álvarez, corresponsal de TVE, de Gaza tras las presiones israelíes. La propia embajada en España la acusó de hacer “propaganda”, de ser una “activista de Hamás” e incluso de crear  escenas “resultado de un cásting y selección de escenarios al dictado de Hamás” para sus “crónicas dramatizadas”. ¿Qué pasaría si no llegase a las redes? Por suerte sí lo hizo y mientras TVE callaba, la periodista multiplicaba por 3 sus seguidores en Twitter en apenas 2 días y sus crónicas aumentaron en visitas.

Otro aspecto a reseñar son los periodistas independientes:

Ante la manipulación de los medios, queda la opción de los periodistas independientes. Sin las ataduras ni las presiones del establishment.  Isabel PérezAlberto SiciliaJuan Gómez o Ana Garralda podrían ser algunos de los nombres de aquellos periodistas que informan libremente a costa de arriesgar su vida al adentrarse en el fuego cruzado.

Y, por último, las redes sociales también han valido para otra forma muy distinta de entender los conflictos y guerras:  desde posturas noviolentas la gente ha usado las redes sociales para ejercer la crítica, las acciones internacionales de protesta y para demostrar su solidaridad.

Los autores del artículo acaban con una reflexión muy importantes:

Una vez más, Internet nos ha enseñado que mientras siga siendo libre, intoxicar la información seguirá siendo inútil. La sociedad civil tendrá la opción de comparar, descubrir y conocer al alcance de un click. El establishment no lo tendrá tan fácil.Estamos ante el verdadero cuarto poder en red.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed