Propuestas políticas alternativas en relación al comercio de armas

control_arms

Por Radio Cápsula

Fuente:  Por un Mundo Más Justo.

Las políticas de la casta han propiciado hasta ahora, sin solución de continuidad, desde el Felipato de González hasta el Rajoynato de Mariano, la promoción del comercio de armas como uno de los activos de la exportación española y del prestigio militarista de la Marca España con el que aspiran a ser «cola de león» en el concierto mundial.

1.- El panorama actual: España, séptima potencia en venta de armas.

Hacer del negocio de la guerra uno de los puntales económicos y políticos españoles ha sido una obsesión para los ministros de Defensa, desde Serra «Primero»  hasta Morenés, con absoluto desprecio a los pequeños hilillos de ética que se han ido desprendiendo en el intento, como es el pequeño detalle de haber contribuido al rearme de regiones muy beligerantes del planeta (por ejemplo el mundo árabe o el Sahel), que son parte de nuestros principales clientes, o a la represión de pueblos que no nos hicieron nada (como puede ser Egipto, Marruecos o indonesia, por poner solo algunos casos), al empobrecimiento de sus sociedades que gastaron en armas en vez de en desarrollo, o a la consideración de España como una potencia enemiga que les vende (a precio de oro) algo que ni necesitan ni tienen con qué pagar.

Somos con todo ello la séptima potencia exportadora de armas del mundo. El séptimo agresor del mundo, con una cifra de negocio anual superior a los cuatro mil millones de euros en venta de armas y una presencia avasalladora en el mercado de la muerte. Y como lo uno conduce a lo otro, nos podemos preguntar si el hecho de haber intervenido militarmente desde 1982 a la fecha actual en 69 operaciones militares en el exterior, o la casualidad de la frecuencia de viajes al exterior que el ex-rey, los ministros y ministriles varios y al parecer también algún expresidente de gobierno han efectuado con el catálogo de armamentos en mano, no tiene que ver con el mismo negocio de la venta de armas. ¿Qué no decir del girapuertismo político-militar-industrial en el que se han prodigado varios de nuestros ministros de defensa y una gran parte de los altos cargos ministeriales?

2.- ¿Qué dicen los partidos políticos?

Y este panorama, hasta la fecha, no ha tenido una oposición articulada y con una agenda de propuestas coherente en las restantes fuerzas políticas fuera del PPSOE, incluyendo las que se autopredican alternativas. ¿Por qué?

Al parecer porque no tenían mucho que decir o mucho rédito que obtener.

Al parecer porque el militarismo consiguió generar un cautiverio de trabajadores de regiones deprimidas (Ferrol y Cádiz principalmente) gracias al fomento y la subvención burda de un monocultivo militar en dichas regiones. Esta pléyade de trabajadores cautivos, parece ser, ataban de pies y manos a partidos y sindicatos ante cualquier atisbo de crítica al militarismo. Todo sea por conservar los puestos de trabajo a cualquier precio.

Nos volvemos a preguntar ¿Cabe o no cabe una propuesta diferente que empiece a abordar desde otro ángulo el comercio de armas, hasta suprimirlo y reconvertir a trabajadores y actividades empresariales hacia fines socialmente justos, sostenibles y acordes con las verdaderas necesidades sociales?

En ningún programa político hemos visto tal tipo de propuestas.

3.- ¿Es posible una propuesta diferente?

Es ahora que hemos encontrado un listado de propuestas que suena a otra cosa. Tal vez no sea una propuesta completa, acabada, y es probable que quepa plantear mejoras y logros más ambiciosos, pero, con todo, es diferente a lo oído hasta ahora.

Veámoslo.

Parten de una serie de lineas de acción que enmarcan las propuestas relativas al comercio de armas:

  •  Desarrollar una política de cooperación que trabaje simultáneamente, no secuencialmente, en desarrollo y seguridad.
  • Establecer una Unidad de Construcción de la Paz en la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional (SECI)/ Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID) en coordinación con los órganos correspondientes del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) y del resto de la Administración, identificando las áreas de construcción de la paz en las que España debe especializarse. Estos aspectos ya fueron especificados en el tercer Plan Director de la Cooperación Internacional española.
  • Potenciar el Sistema de Alerta Temprana ya existente.
  • Aplicar íntegra y estrictamente la Ley 53/20071 sobre el control del comercio exterior del material de defensa respecto a comercio de armas.
  • Conseguir que el Tratado Internacional sobre Comercio de Armas sea un instrumento efectivo de control (con mecanismos de vigilancia y sanción) sobre todo tipo de armas, e incluir el desarrollo en el corazón del Tratado.
  • Eliminar cuanto antes las discrepancias entre las informaciones que aportan el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, la Agencia Tributaria y las empresas del sector militar y de seguridad, dando detalles de los avances conseguidos.
  • Entregar las estadísticas (de ….) a los miembros de la Comisión de Defensa del Congreso con antelación suficiente, para facilitar el control parlamentario y público sobre esta actividad exportadora. Los datos deberían recibirse con tiempo suficiente para realizar un análisis previo a la comparecencia del representante del Gobierno ante la Comisión de Defensa.
    • Reforzar el seguimiento del material armamentístico exportado en el país de destino, contando para ello con el personal de las Embajadas españolas sobre el terreno y especialmente, en caso de que exista, con el agregado de defensa en cada delegación diplomática.

y respecto de la venta de armas, basada en este cuadro de lineas de trabajo:

  • aplicación exhaustiva de las leyes vigentes de control de la venta de armas, que España incumple sistemátivamente
  • Coherencia política. Queremos destacar la incoherencia de los Gobiernos, como el de España, que primero hace negocio con la venta de armas a países empobrecidos, y luego les pretende dar ayuda para hacer lo que su propio Gobierno no hace por sus habitantes por falta de presupuesto que ha gastado en la compra de armas. Sin olvidar la falacia de que el aumento de la compra que nos realizan es el doble que la ayuda que reciben
  • Reconversión del sector armamentístico español. La mejor manera de asegurar que las ventas de armas no tienen repercusiones negativas en el desarrollo socio-económico, es que existan criterios específicos de desarrollo en las negociaciones. La falta de regulación del comercio de armas está paralizando el desarrollo de los países empobrecidos, por el agravamiento de conflictos, desvío de recursos de otros sectores más cruciales en aumento cada año y aumento de corrupción, como se expone en el análisis publicado el 13 de junio por Oxfam, “Armas y desarrollo.
  • Control sobre el comercio de armas con un impuesto 
    • La capacidad financiera del Ministerio de Defensa desde el inicio de los Planes y la capacidad de afrontar los compromisos adquiridos.
    • El nivel de endeudamiento originado por los citados compromisos.
    • La planificación, económica y financiera, y las garantías existentes para hacer frente a los créditos asumidos.
    • El modelo de contratación llevado a cabo en relación con la salvaguarda de los intereses patrimoniales del Estado.
    • Las relaciones, institucionales y personales, con las empresas contratistas.
    • La gestión administrativa de los Planes, incluyendo la evaluación previa y el seguimiento.
    • La concepción y planificación de los Planes, su coherencia interna y el control ejercido sobre los mismos.
    • La adecuación de los Planes a los compromisos adquiridos que justifican la realización de los mismos, en particular la aportación al desarrollo del tejido industrial nacional, los empleos consolidados, el efecto sobre la I+D+i, las exportaciones realizadas y los convenios de cooperación suscritos.
    • El análisis de coste/oportunidad en relación con otras posibles inversiones en áreas distintas con mayor impacto social.
    • Las medidas de transparencia establecidas para mantener informada a la sociedad.
    • Las garantías establecidas para evitar financiar a empresas que comercian con armamento sin las debidas garantías de que su uso sea meramente defensivo o para misiones de paz.
    • El riesgo moral de convertir a la sociedad española en una potencia militar
  • La objeción fiscal contra el pago de la franja de los impuestos referidos al gasto militar.
  • El apoyo a las medidas de control de armas propuestas por la campaña Armas bajo control.

¿Quién hace esta propuesta?  También sorprendente. Un partido político que se llama «por un mundo más justo«, del que los medios oficiales tampoco dan excesiva información.

Como decimos, cabe una crítica a estas propuestas, mejorarlas, ampliarlas, discutirlas… Pero es evidente que marcan un ejemplo de que es posible pensar de otra manera y otra política en materia de defensa y seguridad.

¿Veremos en próximos comicios capítulos destinados a la defensa que agenden verdaderos temas y compromisos más allá de las panoplias declarativas?

Share

3 comments

  1. […] Su constitución establecía el servicio militar obligatorio para los varones noruegos, y ahora una ley, en realidad de 2013 y no de 2012, aprueba el servicio militar obligatorio para ambos sexos con el fin de conseguir en 2015 un ejército “neutral en materia de género”, según nos informó la prensa en su día. […]

  2. […] hojarasca mediática, titulares que dicen que Podemos renuncia al antimilitarismo. Así lo dicen El confidencial, Vozpopuli, El plural y […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed