Navantia se adjudica el mantenimiento de los destructores yankis en Rota

Estación de trabajo + - + + abril 2011

BuquesdeGuerra.com

Fuente: Infodefensa

Cada vez se ve con mayor claridad la apuesta de EE.UU. por España como socio canalla privilegiado en materia militar y el regusto de los políticos españoles por este abrazo singular con el nuevo emperador; abrazo que nos convierte en cola de león, un puesto patético pero que colma las ilusiones y la vanagloria de nuestra casta zafia.

Ahora los americanos hacen un nuevo guiño, y ofrecen a Navantia (con astilleros en la provincia de Cádiz) el mantenimiento de los destructores desplegados a Rota (Cádiz) para terminar de completar su escudo antimisiles y amenazar con ello a medio mundo, sobre todo a África.

¿Donde mejor, más cerca, más servilmente y más barato iban a encontrar mantenimiento para sus armas de guerra de Rota?

El gesto y el gasto, al fin y al cabo nada del otro mundo para el poderoso ejército americano, será de 171 millones de euros, y al parecer el compromiso tiene varios años de duración, pero salva la cara a los políticos del PP en período preelectoral, pues actualmente se encuentran con un problema grave por la inviabilidad económica objetiva de Navantia, la conflictividad laboral asociada al paro que esto ha generado, y las propias promesas que hicieron los altisonantes políticos populares a los trabajadores de Cádiz de reflotar Navantia al precio que fuere.

¿Importa que el precio de este empleo sucio sea el que España, principal colaborador de EE.UU. en el escudo antimisiles a las puertas de los países árabes, pase a ser considerado enemigo por parte de estos?  ¿Importa algo que ahora los países del este europeo bajo la órbita rusa pongan también el punto de mira sobre el gran socio militar americano?

Pecata minuta, dicen los del PP. Para cuando todo esto pase ellos ya estarán cobrando sus pensiones de jubiliación y que les quiten lo bailao.

Unos y otros se entienden bien y se prestan favores: dinero se traduce en promesas de empleo y promesas de empleo en votos. El PP gana, pero EE.UU. gana por partida doble, pues consigue consolidar su dispositivo de agresión mundial del escudo antimisiles y mitiga la crítica social que a este expansionismo militarista acompañaría si no fuera porque la gente hundida por el monocultivo militar se vende por un plato de lentejas.

La pena:  Cádiz multiplicará por mucho y durante bastantes años su dependencia económica y laboral de las bases americanas.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed