Otro paso más hacia el Polo Militar Industrial made in Spain

002 632 + - + Alcal% C3% A1 + de + Henares

Mr Reivaj

Fuente: Elboletin.com

Lo veníamos diciendo y ahora se confirma. Morenés, en su intento de construir el «polo» militar-industrial español, estaba luchando por quedarse con el control político de las principales industrias «militares» con participación del Estado, entre ellas INDRA (de la que el estado controla el 20,14%) y NAVANTIA y la participación española en AIRBUS (4%) o en HISPASAT (7,8%).

El capital público de empresas pertenecen de facto a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que depende de Hacienda. Es por ello que la mayor parte de la participación del Ministerio de Hacienda en el gasto militar español se realiza a través de esta participación de la SEPI.

Durante los últimos meses se ha vivido una soterrada lucha entre Morenas, ministro de defensa, y Montoro, ministro de Hacienda por posicionar a sus peones en estas empresas para decantar el control político de las mismas a favor del uno o del otro.

El Consejo de Ministros del viernes 25 de julio ha dado la razón a Morenés, y a partir de ahora, será Defensa quien asuma el control de las empresas de defensa encuadradas en la SEPI.

Defensa, según el lenguaje burocrático de la nota de prensa del Consejo de Ministros «dispondrá del ejercicio de los derechos, excepto los económicos, derivados de la participación pública estatal en el capital de sociedades mercantiles cuya actividad se desenvuelva en el sector industrial de la defensa, y liderará la acción de gobierno en relación con los procesos de reestructuración y consolidación de la misma a nivel nacional e internacional»  aunque, eso sí, deberá comportarse y colaborar con los ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Economía y Competitividad dentro de sus nuevas asignaciones.

Además de estas empresas, de las que ahora Defensa se hace con el control, el Ministerio de Defensa, según informa Infodefensa,  ya controla otras de ese «complejo» militar-industrial que quieren montar a toda prisa, como es el caso del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el cual a su vez es partícipe de la empresa Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE), encargada de la comercialización en el mundo mundial de las armas made in Spain, y que a su vez es la dueña del 30% la empresa privada HISDESAT, de la que es el socio mayorista.

Tal vez todo esto parezca un galimatías. De hecho lo es. Y al parecer es tan enrevesado precisamente para conseguir lo que todos sospechamos: que sea un lío comprender los entresijos del manejo de las industrias de defensa en manos del Estado y sus cambalaches con las que están en manos de otros.

Al darle tanto poder a Morenés, seguramente el Consejo de Ministros se ha olvidado del papel relevante de dicho señor como girapuertas en su etapa pre-ministerial y post-secretario de estado de defensa, o del pequeño detalle de que el mismo ya nos ha endeudado con su política de créditos a las industrias militares con una deuda impagable e inmoral, mientras concedía créditos a las industrias militares a interés cero, razones ambas cuando poco, más que de peso para no poner en sus manos este poder de decisión política, pues es capaz de empobrecernos más aún con tal de vender más armas por doquier.

En todo caso, ¿se han preguntado para qué necesitamos un polo militar industrial fuerte, a imitación del americano o del francés, pongamos por caso?

Puede que no se les ocurra ninguna razón a bote pronto. De hecho es lo más probable que la razón «verdadera» tenga poco que ver con lo razonable. Pero, miren, si siguen leyendo la nota del Consejo de Ministros con paciencia (y benignidad para el redactor) encontrarán la razón oficial del empeño:

La industria de defensa es clave para la seguridad y soberanía nacional, al aportar el valor diferencial a los sistemas utilizados por nuestras Fuerzas Armadas en las operaciones, que le confieren la ventaja operativa en la acción y la necesaria capacidad de disuasión.

Y esto nos consuela mucho: porque nosotros empezábamos a sospechar que querían hacer este «polo militar industrial» para forrarse y para imponerse a otros y resulta que no, que no tiene nada que ver con fines tan soeces y poco espirituales, sino que necesitamos ventaja operativa  por el valor diferencial de los sistemas utilizados por nuestras fuerzas armadas (dicho sea de paso, los mismos que los de las demás) y bla, bla, bla.

Osea, traducido al román paladín, que efectivamente no necesitamos este tipo de negocio absolutamente para nada sensato.

Share

3 comments

  1. […] secretario de Estado, anteriormente jefe de la división militar de Boeing en Europa, llaman “polo industrial de la defensa”, enfocado tanto a la fabricación de armamento para el ejército español como a la exportación de […]

  2. el independiente dice:

    esta bien todas esas palabras éticas y morales de las guerras…seguro que se mata a mas gente consumiendo ropa y cosas que compras a base de la explotación infantil y cosas a si y todos los que dicen chorradas de estas viven en su mundo particular en los mundos de yupi al menos los mas radicales que arrastran a los lavaos de celebros…

    • utopia contagiosa dice:

      Si, estamos de acuerdo en que la violencia estructural y cultural es el gran problema. La guerra se hace por medios militres y no militares, mediante la imposición de condiciones de vida que hacen posible la explotación en otros países para que las cosas sean aquí más baratas, mediante el impuslo de una economía basada en petróleo barato que nos facilita tener cualquier cosa rápida y aquí a costa de dominación en otros lados y depredación del planeta y de su entorno ecológico, etcétera. Todo eso es verdad. Una parte. La otra… que quien mantiene esa dominación y esa voolencia estructural que favorece a unos y mata a casi todos es la violencia y la violencia orgsanizada, que suponen los ejércitos (todos ellos). A lo mejor la lectura de nuestra directiva de defensa nacional o de la estrategia de seguridad de «fronteras avanzadas» dos documentos que articulan la política de defensa española, te hacen ver que el papel que tiene nuestro ejército es ese: manteneur un status quo de dominación en favor de un modelo insostenible y que produce muerte y violencia. Y eso no es el mundo de yupi, sino la cruda realidad. POr eso alguna gente quiere alertar de todo esto y llamar a la sociedad al cambio (cambio que implica también el del modelo de consumo y produción, la apuesta por el decrecimiento, etc.). Ya vez, a lo mejor te interesa conocer otras alternativas vitales más congruentes y, de paso, quitarte tantos prejucios de los que somos «radicales» en ir a la raíz de los problemas y no conformarnos con que nos manden los cuatro listos que sacan ventaja de todo esto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed