Otra joya militarista: Defex, comercializadora de armas llena de corrupción y de prácticas poco éticas

Imagen de Urko Dorronsoro

1.-  Defensa arma los líos pero esconde la mano (o, al menos, lo intenta).

La corrupción en el entramado del Ministerio de Defensa no para.  Eso sí, no hay que negar que intentan esconderla y que parezca que debería afectar a otros.  De hecho, Defex fue creada en los años 80 por el Ministerio de Defensa aunque ahora pertenece a la SEPI que depende del Ministerio de Hacienda, es decir, de Montoro.

Es decir, si Morenés fuese muy cínico podría decir que no es su problema, sino el de Montoro.  Sin embargo, también es verdad que en el Consejo de Dirección de Defex se sienta el Ministerio de Defensa.

Parece que quien asume la responsabilidad, por ahora, es SEPI, según informa la SER.

2.-  Cárcel para tres directivos de Defex.

Como se informa, por ejemplo, en cuartopoder:

La empresa pública creada en los años ochenta por el Ministerio de Defensa para vender armas en otros países, Defex, con una plantilla de apenas 20 trabajadores y media docena de directivos, ha sufrido un golpe mortal con la detención y encarcelamiento de su expresidente, José Ignacio Encinas Charro; el director comercial Manuel Iglesias-Sarria y el exdirectivo Angel María Larumbe. Los tres están acusados de desviar y apropiarse de 41,4 millones de euros de un contrato de 152 millones de material policial a Angola. En la trama de corrupción organizada participaba la sobrina de Francisco Paesa, el que fuera famoso espía a sueldo del Ministerio del Interior que ayudó a huir y luego delató al exdirector general de la Guardia Civil, Luis Roldán. La mencionada sobrina, Beatriz García Paesa, facilitó desde un despacho en Luxemburgo el blanqueo del dinero a favor de los directivos de Defex y de funcionarios angoleños. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la interrogó la tarde del lunes y la envió a la cárcel.

3.-  Defex y el Ministerio de Defensa burlan el control parlamentario de la exportación de armas y de material de doble uso.

Además, los desviadores del dinero público para fines personales (enriquecimiento) utilizaron el reciente Real Decreto Ley 19/2012 de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y determinados servicios:

El suministro de material para equipar a la policía de la República de Angola fue acordado por los gobiernos de ambos países en la última legislatura del presidente José Luis Rodríguez Zapatero y se encomendado a una Unión Temporal de Empresas (UTE), formada por  Defex, participada mayoritariamente por Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), de la que es presidente el exdiputado del PP Ramón Aguirre, y Comercial Cueto 92, cuyo consejero delegado, Juan Carlos Cueto Martín, también ha sido encarcelado. Los directivos de Defex y el mencionado Cueto maniobraron para desviar casi un tercio del importe del material militar pagado por el Gobierno de Angola. Al tratarse de un acuerdo intergubernamental, el contrato no pasó el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa (Jimdef), que controla la exportación de armas y material de doble uso y rinde cuentas semestralmente al Congreso de los Diputados.

Es decir, el Real Decreto lo que hace es buscar una forma de burlar el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa y, de paso, evita rendir cuantas semestrales al Congreso.  Suponemos que la forma de realizarlo es mediante el argumento de que las industrias de defensa contratan con el Ministerio de Defensa Español, directamente y, por lo tanto, no exportan.  El argumento es pueril y ridículo, pero no hemos visto otra forma de burlar el control.

4.-  Defex es un negocio sucio lo mires por donde lo mires.

Cuartopoder también informa de que:

Hay que tener en cuenta que Defex ha servido de tapadera a operaciones de los agentes secretos y que cuenta con varios expertos externos en prevención de blanqueo de capitales, capitaneados por Carlos D.

5.-  Los problemas ético es DEFEX vienen de lejos.

Como informaba extraconfidencial en noviembre de 2008:

Defex, empresa pública controlada por la SEPI (que posee un 51% de la empresa) dedicada a la exportación de armamento a terceros países cerró sus dos últimos ejercicios con beneficios gracias a la enajenación de inmovilizado con lo que consiguió unos resultados extraordinarios que compenso las pérdidas de explotación. Así lo reconoce la misma SEPI en su web: “Por otra parte, se ha procedido a la enajenación de inmovilizado, obteniéndose por ello una plusvalía de 0,8 millones de euros. Esto ha contribuido a mantener la trayectoria de beneficios, pese al impacto de un nivel de ingresos inferior a la media histórica de la compañía”. Lo que olvida la SEPI es que este hecho no es aislado, si en 2007 los resultados extraordinarios tuvieron un valor de 1,1 millones de euros en 2006 lo fueron de 3,6 millones.

Y es que parece que la descompensación en DEFEX venía por dos factores:

–  Por las comisiones que cobraba:  el 25 %.

–  Por los sueldos excesivos de sus altos directivos:

1,6 millones de euros en pagos de personal para una plantilla de tan sólo 21 trabajadores, una media de más de 66.000 euros por cabeza. Teniendo en cuenta que como se muestra en la memoria de 2007 presentada en el Registro Mercantil de Madrid, 6 de sus trabajadores tienen una categoría de auxiliares administrativos y otros 4 oficiales administrativos, los 8 mandos intermedios y los 3 directivos se llevan una tajada de más de 100.000 euros anuales, en los que se incluyen desde seguro médico hasta bonos restaurante, pagados por todos los Españoles. 

–  Por el estilo de vida de sus altos directivos:

Pero si seguros de vida, de salud o tickets restaurantes los disfrutan todos los trabajadores de la empresa, sus directivos disfrutan de otros privilegios, entre los que destacan el parque automovilístico, que si no incluimos amortizaciones tenía un valor de más de 200.000 euros. Jaguar, Lexus, Audi son marcas de coche lejos del alcance de muchos pero no para los directivos de Defex, sólo hace falta darse una vuelta por el garaje de la empresa pública en el centro financiero de Madrid para comprobar el derroche de una compañía que tiene que ir vendiendo sus activos para poder sobrevivir. Y lo más grave, su presidente, Jose Ignacio Encinas Charro ha cambiado su coche por un nuevo Jaguar ¿Quién dijo crisis? 

Como se ve, José Ignacio Encinas Charro ya apuntaba la dirección por la que se está haciendo famoso ahora.

En resumen, DEFEX merecer una auditoría externa seria y profunda.  Además, habría que dar la palabra a la ciudadanía para saber si realmente queremos tener una empresa que se dedique a comercializar las armas que produce nuestra industria.

Share

2 comments

  1. […] en un artículo previo  que nos parecía advertir un mecanismo muy artero que tenía como consecuencia saltarse la ley […]

  2. […] Como hemos informado en otras ocasiones, responsables de DEFEX fueron imputados por delitos relacionados con contratos suscritos a nombre de la empresa de defensa DEFEX, participada por la SEPI. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed